Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Los trastornos alimentarios en la adolescencia

17/09/2009 18:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Carecterísticas psicológicas, insatisfacción corporal y personal, purgas, vómitos, laxantes, diuréticos, bulimia, anorexia

LOS TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN LA ADOLESCENCIA

”En los adolescentes el autoconcepto es el rasgo de personalidad que mayor relación mantiene con los trastornos alimentarios. Está muy documentada la relación que guardan con otras características: el perfeccionismo, el miedo a madurar, la ansiedad y la desconfianza interpersonal”. Estos conceptos corresponden al experto en adolescencia y trastornos alimentarios, Alfredo Goño Grandmontagne, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad del País Vasco.

El catedrático afirmó: “Muchas personas no están a gusto con su cuerpo y tiene directamente que ver con nuestra sociedad, donde impera el ideal corporal de la delgadez asociada al éxito, a la belleza, al autocontrol y a otras cualidades positivas. Los medios de comunicación difunden persistentemente este modelo difícil de alcanzar.”. Remarcó que “ cuando la gente compara la imagen corporal propia con el ideal interiorizado, surgen sentimientos de insatisfacción corporal y personal, de ansiedad y una necesidad compulsiva de cambio físico.

Entonces, aparecen los trastornos. La gente recurre a la inanición, a purgas mediante vómitos, diuréticos o laxantes, ejercicio físico compulsivo o desgaste de zonas corporales concretas que, como sucede en el caso de la anorexia y la bulimia, ponen en grave peligro la salud física y psicológica”.

En torno a la insatisfacción corporal, Goño argumentó: “Los medios de comunicación no son los únicos factores etiológicos de las patologías alimentarias, hay que sumar los comentarios de otros significativos, como familiares, amigos, la insatisfacción de la madre con su propio cuerpo, las costumbres familiares en la alimentación, o la práctica de deportes que requieren un cuerpo extremadamente delgado:gimnasia rítmica y atletismo, entre otras.

La exposición a todos estos factores hace que la patología, una vez instaurada, tienda a mantenerse. La dificultad de librarse de estas influencias de naturaleza sociocultural es precisamente la que explica el aumento de la prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria.

El porcentaje de población general afectado por anorexia oscila entre el 0.2 y el 0.8, pero la cifra sube hasta el 1.3 si se toma en cuenta sólo la población femenina adolescente”.

Respecto a la bulimia señaló que “es la patología sobre la que se dispone de datos menos precisos y se sitúa entre el 1.13% y el 1.20%, predominando entre las jóvenes adolescentes.

Se hace necesario resaltar que, aunque la anorexia y la bulimia son patologías típicamente femeninas en una proporción de 9 a 1 en relación con los hombres, se está observando en los últimos años un aumento de la incidencia entre la población masculina.

Por otra parte, este tipo de patologías, muy propias de los estratos sociales medio-altos, ahora se comprueba en todas las clases sociales y en la población inmigrante.

El afán de perfeccionismo, la ansiedad, siempre están presentes en los adolescentes con alta insatisfacción corporal, derivada del rechazo a su cuerpo y de la búsqueda del cuerpo ideal.

En relación al vínculo entre el miedo a madurar y la insatisfacción corporal no es tan evidente, como inicialmente se pensó, ya que se encontraron resultados contradictorios. Tampoco se confirma que las personas que tienen un autoconcepto físico negativo, presenten más dificultades en sus relaciones con los demás. Podemos decir que la asociación entre los factores de personalidad y la insatisfacción corporal no es bien conocida en todos sus extremos, a pesar de su indudable relevancia.”

Es la insatisfacción corporal –agregó- la que se ha revelado como el único predictor fiable, por lo que un índice bajo de autoconcepto físico puede utilizarse como síntoma no desdeñable, es un posible trastorno alimentario.

EL deporte practicado de forma habitual mejora el autoconcepto físico, lo que redunda en menor insatisfacción corporal y menor riesgo de desarrollar anorexia o bulimia. No obstante, está también perfectamente comprobado que no toda práctica deportiva produce tales efectos positivos; aun más, determinadas prácticas deportivas pueden interpretarse como un síntoma de posibles problemas psicosomáticos””

Sobre la actividad física, abundó en más detalles: “un nivel moderado de actividad deportiva realizada de forma sistemática ayuda a prevenir los trastornos alimentarios, ya que el ejercicio físico procura un mejor cuerpo, con lo cual la insatisfacción corporal es menor, así como la impulsividad por adelgazar.

Pero la línea que separa el ejercicio físico saludable del realizado por obsesión es muy delgada; en numerosas ocasiones la práctica deportiva se convierte en un intento de controlar el peso y de reducir dicha insatisfacción. La práctica clínica afirma que resulta conveniente realizar deporte en los trastornos bulímicos, aunque no siempre es adecuado hacerlo en los anoréxicos.“

Generalmente, antes de desarrollar anorexia o bulimia, las personas han realizado numerosas dietas, por lo que hay que prestar atención a este aspecto, ta que aplican dietas restrictivas y son “expertas” en alimentación y contenidos calóricos. “


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
7981
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.