Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pilar15 escriba una noticia?

Trastorno obsesivo compulsivo en niños

27/06/2017 20:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dr. Stephen Whiteside, Psiquiatría y Psicología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota

El trastorno obsesivo compulsivo (OCD, por sus siglas en inglés) es una afección caracterizada por un patrón de pensamientos y miedos irracionales (obsesiones) que llevan a las personas a adoptar conductas repetitivas (compulsiones). Las personas con el trastorno obsesivo compulsivo pueden intentar ignorar o detener sus obsesiones, pero eso solo aumenta su ansiedad y desasosiego. Pese a los esfuerzos por ignorar o desechar esos molestos pensamientos y urgencias, los mismos continúan regresando y llevan a un comportamiento de ritual y a que el ciclo del trastorno obsesivo compulsivo continúe.

El trastorno obsesivo compulsivo puede aparecer a cualquier edad y se sabe que afecta a niños pequeños, incluso menores de 5 años. Sin embargo, lo más frecuente es que el trastorno obsesivo compulsivo aparezca en los niños alrededor de los 10 años, generalmente un poco antes en los varones que en las mujeres.

Comportamientos como alinear los juguetes u otros objetos, arreglarlos de cierta manera y verificar que estén ordenados no son problemáticos en sí mismos, y de igual manera, seguir una determinada rutina a la hora de ir a la cama es bueno para los niños y puede ayudarlos a sentir seguridad. Sin embargo, esas actividades pueden ser la señal de un problema subyacente, como el trastorno obsesivo compulsivo, si el niño no disfruta haciéndolas, pero cree que no se sentirá bien si no las hace o se enfada mucho si no puede hacerlas. Otra señal de un problema sería si el niño siente la obligación de hacer esas actividades hasta el punto de que interfieren con otras cosas.

Por ejemplo, si el niño tiene dificultades para ir a la escuela por la mañana cuando no ordena primero las mantas y papeles, o se angustia cuando se le interrumpe en su intento por arreglar los peluches para pedirle algo (como ir a cenar), entonces sería oportuno que un médico o un profesional de la salud mental lo evalúen.

Si a un niño se le diagnostica el trastorno obsesivo compulsivo, el primer tratamiento debe ser un tipo de psicoterapia llamada exposición y prevención de la respuesta. Esa terapia implica exponer gradualmente a la persona al miedo y enseñarle a lidiar con la ansiedad y el temor que desencadenan. En un niño con el trastorno obsesivo compulsivo, eso significa romper las reglas que él mismo fijó, tal como ordenar, redistribuir y revisar varias veces, y entender que no necesita esas rutinas para sentirse bien.

A medida que considere la evaluación de un trastorno obsesivo compulsivo en un niño, tenga presente que lo que hay que examinar son los sentimientos provocados por esas conductas, así como los comportamientos mismos. Si al niño solo le gusta alinear los peluches y ordenar sus cosas, pero eso no altera la casa ni causa estrés innecesario, entonces puede quedarse tranquila y dejar que disfrute de esas actividades.


Sobre esta noticia

Autor:
Pilar15 (346 noticias)
Visitas:
2351
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.