Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Trastorno crónico de la piel en bebés y adultos, se controla con tratamiento

27/09/2009 22:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Erupciones, causas, síntomas, factores que empeoran síntomas, tratamiento, expectativas, complicaciones, cuándo recurrir al médico, prevención

ECCEMA: TRASTORNO CRONICO DE LA PIEL EN BEBES Y ADULTOS, SE CONTROLA CON TRATAMIENTO

El eccema es un trastorno crónico de la piel que consiste en erupciones pruriginosas (con picor) y descamativas.

Causas

Obedece a una reacción de hipersensibilidad (similar a una alergia) en la piel, que lleva a una inflamación prolongada con picazón y descamación. El rascado y la irritación prolongada pueden hacer que la piel se vuelva gruesa y adquiera una textura como la del cuero.

Es más común en bebés y tiende a darse en familias.

Las personas con eccema a menudo tienen antecedentes de afecciones alérgicas como asma, rinitis alérgica (afecta a la mucosa nasal) o el mismo eccema.

Síntomas

* Ampollas que supuran y forman costras.

* Áreas de la piel secas y curtidas.

* Secreción o sangrado del oído.

* Picazón intensa.

* Erupción cutánea (en menores de dos años las lesiones empiezan en las mejillas, los codos o las rodillas; en los adultos, compromete el interior de las rodillas y los codos).

* Áreas de la piel en carne viva debido al rascado.

* Cambios en el color de la piel: más o menos color con respecto al tono normal de la piel.

* Enrojecimiento o inflamación de la piel alrededor de las ampollas.

Factores que empeoran los síntomas

* Piel reseca

* Exposición a irritantes ambientales

* Exposición al agua

* Estrés

* Cambios de temperatura

Tratamiento

Varía según la apariencia y etapa de las lesiones. Las lesiones "exudativas", las lesiones secas y descamativas, o las lesiones gruesas, secas y crónicas se tratan cada una de manera diferente.

* Hay que evitar irritantes y alérgenos como la lana y la lanolina.

* Al bañarse o ducharse, mantener un contacto mínimo con el agua y usar menos jabón de lo habitual. Después del baño, es importante atrapar la humedad en la piel aplicando una crema lubricante sobre ella mientras está húmeda. La piel reseca a menudo empeora la afección. De igual manera, los cambios en la temperatura y el estrés pueden provocar sudoración y magnificar la situación.

* Tratar las lesiones exudativas con cremas hidratantes y calmantes, jabones suaves o compresas húmedas.

* Utilizar lociones suaves antipruríticas o corticoesteroides tópicos para calmar las áreas menos severas o en proceso de cicatrización, o las lesiones secas y descamativas.

* Las áreas crónicas engrosadas se tratan con ungüentos o cremas que contengan compuestos de alquitrán, medicamentos antinflamatorios potentes, e ingredientes que lubriquen o suavicen la piel.

* El médico puede prescribir corticoesteroides orales para reducir la inflamación si la infección es severa.

* En algunos casos, se pueden prescribir unos medicamentos, llamados inmunomoduladores tópicos (IMT), los cuales no contienen corticoesteroides y abarcan el tracolimus (Protopic) y pimecrolimus (Elidel).

Expectativas

El eccema es una afección crónica, pero se puede controlar con tratamiento y evitando los irritantes. En los niños, a menudo desaparece a comienzos de la vida adulta.

En los adultos, por lo general es una afección prolongada o recurrente.

Complicaciones

* Infecciones bacterianas de la piel

* Cicatrices permanentes

Situaciones que requieren asistencia médica

* El eccema no responde a los humectantes o al hecho de evitar los alérgenos.

* Los síntomas empeoran o el tratamiento no es efectivo.

* Hay signos de infección (fiebre, enrojecimiento, dolor).

Prevención

Los estudios han demostrado que los niños que se alimentan con leche materna tienen menos probabilidad de desarrollar eccema, al igual que cuando la madre lactante ha evitado la leche de vaca en su dieta.

Otras restricciones en la dieta también pueden incluir los huevos, el pescado, el maní y la soja.

Esta afección tiende a darse por antecedentes familiares.

El control del estrés, del nerviosismo, la ansiedad y la depresión puede ayudar en ciertos casos.

Fuentes: Habif TP. Clinical Dermatology. 4th ed. St. Louis, Mo: Mosby; 2004:41.

Goldman L, Ausiello D. Cecil Textbook of Medicine, 22nd ed. Philadelphia, Pa: WB Saunders; 2004:2458-2460.

Lewis-Jones S, Mugglestone MA; Guideline Development Group. Management of atopic eczema in children aged up to 12 years: summary of NICE guidance. BMJ. 2007; 335:1263-1264.

Ascroft DM, Chen LC, Garside R, Stein K, Williams HC. Topical pimecrolimus for eczema. Cochrane Database Syst Rev. 2007 Oct 17; (4):CD005500.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
5950
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.