Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Traición al espejismo progresista y el acuerdo neoliberal después de Chávez

23
- +
18/09/2019 03:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se regaron unas moneditas de oro y plata con puntos de oro negro en Venezuela

Aventis

Una de las razones de esta ceguera es la confusión de las nociones de imperialismo y conquista colonial: con la excepción de Irlanda del Norte y Palestina ocupada, las colonias pertenecen al pasado y, por lo tanto, el imperialismo también. Pero la dominación colonial es solo una de las posibles formas de imperialismo; su esencia inmutable es el saqueo de las riquezas humanas y naturales. El capitalismo ha engendrado nuevos y más efectivos medios de saqueo que el envío de tropas que saquean a los países pobres y masacran a sus poblaciones. Del mismo modo que la esclavitud como posesión de seres humanos fue reemplazada por la moderación silenciosa de la esclavitud asalariada, mediante la cual los trabajadores venden libremente su fuerza de trabajo a los capitalistas, el saqueo colonial fue reemplazado por lo que conocemos bajo el eufemismo del "libre comercio".

Aunque en la región latinoamericana, la transición violenta comenzó en Colombia, con el entrecruzamiento de violencia económico-anónima y violencia político-destructiva, esta obra demuestra que México ha ido más lejos con el capitalismo necro-político, por sus aceleradas formas de acumulación por desposesión con base en la política de muerte y la economía criminal. La descripción de la coyuntura mexicana durante las décadas en que se impone esta acumulación militarizada necro-política es tan escalofriante como verídica en sus consecuencias para los millones de mexicanos que han sufrido una catástrofe humanitaria, con fuerzas armadas de las más letales del orbe, con miles de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas, con desplazamientos internos y fuera del país.

Luego Venezuela, donde miles de jóvenes se han ido del país y otros se fueron al mundo extra terrenal por la justicia del gobierno marxista y la traición al pueblo de calificados dirigentes que suelen decirse socialdemócratas o cristianos, hasta existen los que utilizan una bandera de símbolo protestante. De los anteriores presidentes progresistas, nuestro presidente Nicolás Maduro Moros, es el único que gobierna férreamente junto a Evo en Bolivia y, ahora piensa sumarse Cristina Fernández en Argentina, de nuevo.

La corriente principal de la vida política en Europa y América del Norte se divide cada vez más en dos campos opuestos: por un lado, conservadores y reaccionarios que glorifican el imperialismo y desean resucitarlo, y por el otro, aquellos que afirman ser progresistas, liberales y socialistas, expresando en diversos grados una vergüenza por el pasado, pero negando que el imperialismo siga siendo un elemento significativo que pueda usarse para definir las relaciones entre países ricos y pobres. Incluso el debate sobre las reparaciones por los crímenes de esclavitud y colonización se define en términos de correcciones de errores pasados, excluyendo cualquier idea de que el saqueo imperialista de la naturaleza y el trabajo vivo puede continuar felizmente en el mundo moderno "postcolonial".

En general, todos los gobiernos de la región –de derecha e izquierda, obviamente defensores a ultranza del libre mercado– se arrodillan ante las directivas norteamericanas. Las oligarquías nacionales no osan enfrentársele porque, así como están, están muy bien. En todo caso, son socias menores del capital estadounidense, y los gobiernos mantienen amables amistades (tanto, que un genuflexo presidente argentino: Carlos Menem, llegó a decir que eran “relaciones carnales”). De ahí que cada vez que algún mandatario de la región se sale un milímetro del guion trazado por el gran imperio, altaneramente la Casa Blanca se permite las más groseras intromisiones. En tal sentido, la injerencia en los asuntos internos de nuestros países es proverbial. Tanto, que el ex candidato presidencial hondureño Salvador Nasralla, pudo decir sin vergüenza, casi con candidez, que “al final todos sabemos que EEUU es quien decide las cosas en Centroamérica” (expresión que se podría extender a toda Latinoamérica).

Por todos esos motivos el subcontinente latinoamericano sigue siendo el patio trasero de la geoestrategia de la Casa Blanca. Es una región tremendamente controlada; de ahí que existan al menos 89 bases militares de Washington con gran capacidad operativa, de las que no se sabe a ciencia cierta qué potencial tienen. La más grande se está construyendo en Honduras, cerca de las reservas petrolíferas de Venezuela. ¿Coincidencia?

La izquierda quebrajada por el pacto Maduro - Ledezma, Zambrano, Falcón, Fermin y nuestros jóvenes muertos, ¿ Donde están?. Nos quedamos con Putin y Rusia, no con Cuba

Todo lo que acontece en términos políticos en nuestra sufrida zona, tiene siempre como actor –más o menos directo, más o menos oculto– a EEUU. Los golpes de Estado que barrieron nuestros países en prácticamente todo el siglo pasado, las fuerzas armadas de cada país preparadas en estrategias contrainsurgentes y anticomunistas desde la Escuela de las Américas, las actuales frágiles democracias, las decisiones que toma la Organización de Estados Americanos –OEA– (ministerio de colonias, según expresión del cubano Raúl Roa García), o el actual Grupo de Lima, no son sino movidas de la política de Washington. Su injerencia, su abierta y grosera intromisión en nuestros asuntos, ya se acepta como normal.

Por esto, Juan Guaido, Claudio Fermín, Ledezma, Guevarita, Leopoldo López y Timoteo Zambrano son agentes de USA y de una parte de la izquierda que aúpa el neoliberalismo y el libre comercio, con descaro se han burlado del presidente Hugo Chávez Frías, a la vez se ha encriptado nuestros datos en robots con inteligencia artificial bajo los auspicios de programas sociales como las bolsas CLAPS.

Una gran traición a la patria y un vil engaño al ciudadano.

¿Con qué derecho Washington declara ahora ilegal, ilegítimo o usurpador al gobierno bolivariano de Nicolás Maduro? No hay ahí sino el interés encubierto de mantener la reserva petrolera más grande del mundo bajo su influencia, la cual, con la revolución popular y antiimperialista que está teniendo lugar en Venezuela, no está asegurada para su proyecto hegemónico.

¿Hasta cuándo las burguesías nacionales y los blandengues gobiernos de la región van a seguir permitiendo la injerencia norteamericana? ¿De verdad que quieren las relaciones carnales? Es un poco vergonzoso, ¿no? Como vemos, solo el socialismo puede ser realmente antiimperialista.

Da lástima, el esfuerzo que perdió el Che en Latinoamérica. Bueno, él fue entregado por la traición del Partido Comunista Boliviano y Regis Debray.

Los principales países desarrollados cuentan con reservas estratégicas de petróleo que destinan exclusivamente para uso en situaciones críticas para garantizar el consumo interno durante un par de meses, inventarios que habrían sufrido una caída por debajo de la media de los últimos cinco años. Ello, aunado con un aumento de la demanda energética mundial cercana a 1, 5 millones de barriles al año, el recorte de producción pactado entre Rusia y la OPEP y una peligrosa caída de la producción en países como Venezuela (600 mil barriles menos al día), Angola (300 mil barriles menos al día), posibles disrupciones en el bombeo de países inestables como Nigeria y Libia y el incremento de sanciones de EEUU a Irán podría desembocar en un recorte de 1, 5 millones barriles a futuro, lo que conlleva a un peligroso incremento de los precios del crudo que darán lugar a tasas de inflación desbocadas e incrementos del precio del dinero por parte de los Bancos Centrales, lo que provocará la asfixia económica de países con una Deuda Pública estratosférica.

Respecto a América Latina y el Caribe, la contracción de la demanda mundial de materias estaría ya provocando el estrangulamiento de sus exportaciones y la depreciación generalizada de sus monedas debido a la fortaleza del dólar, lo que se traducirá en aumentos de los costes de producción, pérdida de competitividad, tasas de inflación desbocadas e incrementos espectaculares de la Deuda Exterior. Así, según el directorio del FMI, expresan, “la fortaleza del dólar junto con la debilidad de los precios de los productos crea riesgos para los balances y financiación de los países deudores en dólares”, de lo que se deduce que las economías de América Latina y Caribe estarán más expuestas a una posible apreciación del dólar y la reversión de los flujos de capital asociados, fenómeno que podría reeditar la “Década perdida de América Latina” (Década de los 80) agravado por un notable incremento de la inestabilidad social, el aumento de las tasas de pobreza y un severo retroceso de las libertades democráticas. Pero algunos sectores del gobierno progresista de Chávez y Maduro se han llevado presuntamente de las arcas del Estado Bolivariano de Venezuela contrayendo la economía y creando crisis en la energía eléctrica e hídrica. Ahora aparecen concordatos firmando acuerdos y permitiendo el dolo público.

Eres o son de derecha o izquierda, definanse


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1153 noticias)
Visitas:
820
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.