Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Jimenez escriba una noticia?

Tráfico de órganos en China

19/10/2009 09:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Ley y la Ética de la Procedencia de Órganos de los Prisioneros en China

Por David Matas

David Matas (izq.) y David Kilgour (der.)

David Matas (izq.) y David Kilgour (der.)

Ponencia presentada en el Congreso Internacional de Donación de órganos en Berlín, Alemania, 7 de octubre del 2009

  1. A. El problema

La procedencia en China de prácticamente todos los trasplantes viene de los prisioneros. A mediados del 2006, el Viceministro de Salud Huang Jeifu, habló en la conferencia de cirujanos en la ciudad sureña de Guangzhou, dijo: "Aparte de una pequeña parte de victimas de tráfico, la mayoría de los órganos vienen de los cadáveres de prisioneros ejecutados."

En la práctica, la procedencia de los órganos de prisioneros es sin su consentimiento. El Viceministro de Salud Huang Jeifu en su discurso de noviembre, dijo: "con demasiada frecuencia los donantes de órganos no dan su consentimiento".

Entonces, los órganos se venden sin consentimiento. En el discurso de noviembre, Huang Jeifu, agregó: "los negocios debajo de la mesa deben prohibirse" y que "con demasiada frecuencia los órganos... se venden a precios elevados a los extranjeros".

Hasta hace poco China no tenía un sistema de donación de órganos. El gobierno anunció en agosto del 2009 que se ponía en marcha tal sistema, pero solo como un plan piloto en diez lugares. Este anuncio no crea por si mismo una fuente importante de donadores de órganos.

Además, existe una aversión cultural a la donación de órganos. El establecimiento de un sistema de donación en pleno no cambiaría por si mismo esta aversión.

Los prisioneros en China que son la fuente de órganos son de dos tipos: prisioneros sentenciados a muerte y entonces ejecutados y los practicantes de Falun Gong. Falun Gong es una serie de ejercicios con una base espiritual.

La práctica de Falun Gong empezó en 1992, al principio con al aprobación oficial, se difundió rápidamente por toda China. En 1999 había más practicantes que los entonces miembros del Partido comunista. En este momento, el partido tuvo miedo de su popularidad y la prohibió.

Los que continuaron con la práctica fueron detenidos y les pidieron que se retractaran. Los que se negaron fueron torturados. Los que se retractaron después de la tortura fueron liberados. Los que seguían negándose desaparecieron dentro del sistema de campos de trabajo forzado chino. Hay millones de tales personas en los campos de trabajos en China.

China tiene la pena de muerte por un gran número de delitos, incluso los delitos estrictamente económicos y políticos cuando el acusado no cometió ningún acto violento. No obstante, practicar Falun Gong no es un delito mayor.

Algunos detenidos practicantes de Falun Gong fueron enjuiciados y condenados por delitos tan vagos, como alterar el orden social. La típica sentencia es de tres años. Sin embargo, incluso los que son declarados culpables y condenados, no son liberados una vez que vence el término de su condena si no renuncian a Falun Gong.

A pesar del gran número de ejecuciones de prisioneros condenados a muerte, los órganos de estos presos son insuficientes para explicar el mayor número de trasplantes. David Kilgour y yo, en un informe publicado en su primera versión en julio del 2006 y una segunda versión en enero del 2007, concluyó que esta fuente de órganos es inexplicable por la pena de muerte pero se puede explicar por la desaparición masiva de la población de Falun Gong en el sistema de campos de trabajos forzados.

Nuestro reporte está disponible en internet. El gobierno chino niega nuestras conclusiones.

Si se está de acuerdo o no con las conclusiones de nuestro informe, es innegable que la procedencia de la inmensa mayoría de los órganos trasplantados en China es de los prisioneros. El debate que tenemos con el gobierno chino no es si los órganos provienen de los presos sino que tipo de presos. Sin embargo, éticamente, la procedencia de los órganos para trasplantes de cualquier tipo de presos es incorrecta.

Así, los trasplantes de órganos en China presentan una constelación de problemas: procedencia sin consentimiento, venta de órganos, procedencia de practicantes de Falun Gong y procedencia en general de presos. ¿Cómo podemos poner fin a estos abusos?

Representación de la extirpación de órganos a practicantes de Falun Gong vivos

Representación de la extirpación de órganos a practicantes de Falun Gong vivos

Pidiendo al gobierno que deje de abastecerse de los órganos de los practicantes de Falun Gong apresuraría por parte del gobierno ambos desmentidos y ataques verbales a Falun Gong. Si bien, provocar esta bravata puede parecer a primera vista, sin sentido, desde mi punto de vista si lo hace tiene un propósito. Tomando nota de los abusos de China comunista, hace del asunto que el gobierno chino pueda mentir, pero no lo pueda ocultar.

El gobierno chino puede pensar que atacando verbalmente a la práctica de Falun Gong, están refutando los cargos de violación a los derechos humanos infligidos en contra de los practicantes. En realidad, estás respuestas logran lo opuesto. Los ataques verbales son en sí mismas pruebas de violaciones a los derechos humanos.

Graves violaciones a los derechos humanos están invariablemente precedidas y acompañadas por incitación al odio contra el grupo de víctimas. La marginalización y la deshumanización son preludio y acompañamiento de la tortura y los asesinatos. El mismo vituperio que acompaña los desmentidos del comunismo chino ayuda a probar todo por sí mismo, que estos abusos están sucediendo.

Además, la pared de ladrillo que la retórica del gobierno chino lanza en respuesta a la preocupación por la violación a los derechos humanos en contra de Falun Gong, no es en sí mismo un indicador confiable de la conducta del gobierno chino. Aquí, como en otros lugares, el gobierno chino dice una cosa y hace otra. Aunque la persecución a Falun Gong no se ha mitigado en lo más mínimo y de hecho incluso se ha incrementado después de que salió nuestro informe, desde la primera versión de nuestro informe, ha habido cambios sustanciales en la legislación china y la práctica de los trasplantes de órganos, que se discuten en la próxima sección.

Que nos queda si dejamos a un lado el problema, el gobierno chino niega la procedencia de los practicantes de Falun Gong, su procedencia de los órganos de los prisioneros. El gobierno chino reconoce y condena esta procedencia. El Viceministro de Salud Huang Jeifu, en el momento que anunció un proyecto piloto de donantes de órganos en agosto del 2008, declaró que los prisioneros ejecutados "no son definitivamente una fuente adecuada para trasplantes de órganos."

La procedencia de órganos de los prisioneros es, por supuesto, un problema de China. Pero también es un problema para el resto del mundo. La pregunta que se plantea no es lo que China va a hacer, sino también que es lo que el resto del mundo va a hacer.

  1. B. El derecho en China

La ley china sobre trasplantes promulgada en 1984 contempla la extracción de órganos de los prisioneros "que ofrecen donar sus cuerpos o los órganos a instituciones médicas". Incluso contempla donaciones involuntarias de "cadáveres no identificados o los que los miembros de la familia se niegan a recoger."

El 1º de julio del 2006, entró en vigor una ley que prohíbe la venta de órganos. La recolección de corazones vivos es ilegal aún para aquellos con muerte cerebral. La propuesta original de esta ley incluía la disposición para la extracción de órganos de personas con muerte cerebral. Pero la nueva ley al final no tenía esta disposición. La explicación oficial fue, de nuevo, la aversión cultural, la actitud tradicional china considera la muerte en el momento en que cesa el latido del corazón y la respiración de la persona.

La ordenanza de mayo del 2007 establece que la donación de órganos debe ser voluntaria y sin pago. La ley se opone a la fuerza, el engaño y el incentivo a la donación. Si una persona no ha indicado antes de su muerte su intención de donar sus órganos, sus familiares; cónyuge, hijos adultos y los padres en forma conjunta, se pondrán de acuerdo para donar los órganos de la persona muerta.

Más sobre

Las leyes del 2006 y 2007 son deficientes en al menos dos formas. En este contexto, la prohibición de pago no tiene sentido. Ni a los practicantes de Falun Gong, ni a los presos condenados a muerte les han pagado por sus órganos. Ni a sus familiares que les sobreviven. El dinero que los pacientes pagan por los órganos de los prisioneros va a parar a los hospitales y cárceles, no a la fuente de los órganos o a sus familiares.

Antes de que saliera nuestro informe, los órganos de los prisioneros chinos donados sin su consentimiento se vendían a turistas del trasplante de todo el mundo. Una lista de precios fue publicada en un sitio web oficial de China.

El Ministerio de Salud del gobierno chino, por separado de las dos leyes, anunció que a partir del 26 de junio del 2007, se daría prioridad a pacientes chinos a acceder a los trasplantes de órganos en relación con los extranjeros. Esta política parece tener un efecto. El turismo de trasplantes extranjero se ha reducido sustancialmente.

Sin embargo, este cambio solo modificó el tipo de destinatario, de los extranjeros a los chinos. El número de trasplantes se ha mantenido constante.

La caída en el número de trasplantes fue el resultado de una disminución en el número de condenados a muerte y luego ejecutados. Este a su vez, fue el resultado en un cambio de los procedimientos penales en China, el cambio del 1º de enero del 2007, la aprobación necesaria de la pena de muerte por los Tribunales regionales, los Tribunales superiores del pueblo y la aprobación del central Tribunal Supremo Popular.

Si la cantidad de trasplantes volvió a su nivel tradicional a pesar de las cantidades más bajas de pena de muerte, esto significa que el sistema de salud logró cambiar el abastecimiento de órganos de los casos de pena de muerte a los practicantes de Falun Gong. Así, en esos términos, incluso con la nueva ley que prohíbe la venta a extranjeros, las cosas están empeorando, no mejorando.

  1. C. La Ética en China

Los profesionales de trasplantes chinos no están sujetos a ninguna restricción ética aparte de las leyes que gobiernan su trabajo. Otros países tienen profesionales autónomos con sus propios sistemas disciplinarios. Los profesionales del trasplante que violen las pautas éticas pueden ser expulsados de su profesión por sus colegas sin la intervención del estado.

Para los profesionales del trasplante en China, no hay nada de eso. Cuando se trata de cirugías de trasplante, mientras el estado no intervenga, todo se vale. No existe un organismo de supervisión independiente que ejerza un control disciplinario sobre los profesionales de trasplante.

  1. D. La ley en el extranjero

El tipo de trasplantes que el sistema médico chino emplea, origen de los prisioneros, es ilegal en todas partes del mundo. Pero no es ilegal que un extranjero de cualquier país vaya a China, se beneficie de un trasplante que sería ilegal en su país y luego volver a casa. La legislación de trasplantes en el extranjero es territorial, no tiene alcance extraterritorial.

Muchas otras leyes tienen alcance global. Por ejemplo, el turismo sexual infantil, pueden ser procesados no sólo en el país donde tienen sexo con niños, pero, en muchos países, regresan a su casa. Este tipo de legislación no existe para turistas de trasplante que pagan por el órgano sin preocuparse en determinar si el donante del órgano dio su consentimiento.

Ha habido algunas iniciativas legislativas. Por ejemplo, el senador belga Patrik Vankrunkelsven en diciembre de 2006, propuso una ley penal extraterritorial que castigaría a los pacientes que reciben trasplantes en el extranjero, cuando haya razones para creer que los órganos se tomaron sin el consentimiento del donante, si los donantes fueron condenados a muerte, o cuando el pago es tan grande que se puede suponer que se lucró con ello. El grupo de trabajo del senado que propuso el proyecto de ley fue remitido en febrero de 2007, se aprobó en principio la legislación para reducir el turismo de trasplante sin pronunciarse sobre los detalles de dicha legislación. La legislación propuesta murió en la disposición del Parlamento cuando fue disuelto en mayo de 2007.

  1. E. Ética en el extranjero

La Sociedad de Trasplantes, un organismo internacional no gubernamental, se opuso al trasplante de órganos de prisioneros sentenciados a muerte, pero sólo en julio del 2006. Su sentencia fue:

"Debido a las restricciones a la libertad en un medio carcelario es imposible determinar si los prisioneros son verdaderamente libres para tomar decisiones independientes y por lo tanto no se puede obtener un consentimiento autónomo informado para la donación. Por lo tanto, la Sociedad de Trasplantes se opone a cualquier uso de órganos de presos ejecutados."

En noviembre del 2006, la Sociedad envió una carta a todos sus miembros sobre la interacción con los trasplantes de China. La Sociedad dice de la presentación de estudios de trasplantes en China:

"no se deben aceptar presentaciones de estudios sobre los datos de pacientes o muestras de los receptores de órganos o tejidos de los presos ejecutados"

Y sobre la colaboración en estudios dice así:

"Colaboración con los estudios experimentales sólo debe considerarse si no hay materiales procedentes de presos ejecutados o si se utiliza receptores de órganos o tejidos de presos ejecutados".

El problema de esta política es que no se ocupa de cuestiones de responsabilidad a nivel de prueba. A la luz del uso abrumador en China, de órganos de prisioneros para trasplantes, se supone salvo probar lo contrario más allá de toda duda, que los órganos para trasplantes en China provienen de presos. Sin embargo, la política de la Sociedad de Trasplantes no requiere este tipo de prueba.

La Asociación Médica Mundial que abordó también esta cuestión, tiene aún normas más débiles. La Asociación aprobó una política normativa en materia de donación y trasplante de órganos en octubre del 2000, revisada en octubre del 2006, que declaró que:

"Debido a que los presos y otras personas en custodia no están en condiciones de dar su consentimiento libremente y pueden ser objeto de coacción, sus órganos no pueden ser utilizados para trasplante, excepto para los miembros de su familia inmediata." (Párrafo 16)

En un comunicado de prensa de fecha 5 de octubre de 2007, la Asociación Médica Mundial anunció en la Asamblea General anual celebrada en Copenhague, un acuerdo con la Asociación Médica China de que los órganos de los presos y otras personas en custodia no deben ser utilizados para trasplante, excepto para los miembros de su familia inmediata. Este acuerdo es problemático por varias razones. No tiene ninguna aplicación o incluso mecanismo de evaluación de cumplimiento. El Gobierno chino se ha distanciado del acuerdo. Y la excepción de los miembros de la familia inmediata, especialmente en un país con un abanico tan amplio de delitos de pena de muerte, no debería existir.

  1. F. Conclusión

Ni yo ni David Kilgour somos profesionales de trasplantes. La tecnología de trasplantes presenta una gran variedad de cuestiones que trascienden la procedencia de órganos de los practicantes de Falun Gong.

Soy un abogado que ejerce en Winnipeg, Manitoba, Canadá en inmigración, refugiados y derechos humanos internacionales. David Kilgour es un diputado jubilado, ex Secretario de Estado para Asia-Pacífico. Nuestra contribución específica al debate de trasplantes es nuestro informe sobre el asesinato de practicantes de Falun Gong por sus órganos.

Debido a que somos defensores de derechos humanos, así como investigadores y escritores, ambos abogamos por el final de este abuso terrible. Que el abuso terminaría si la persecución a Falun Gong cesara, algo que el gobierno chino parece decididamente no interesarle. También terminaría si el régimen chino para el abastecimiento de órganos de los presos, algo que el gobierno chino ha apoyado como un objetivo a largo plazo.

Terminar con el abastecimiento de órganos de prisioneros ejecutados, pero mantener la persecución a Falun Gong deja otros problemas: la tortura, detenciones arbitrarias, desapariciones y ejecuciones arbitrarias de estos practicantes. Pero al menos, la muerte de los practicantes de Falun Gong por sus órganos se detendría.

Traducción del inglés al español: Lucía Aragón


Sobre esta noticia

Autor:
José Jimenez (237 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
10637
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.