Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El trabajo artístico hecho con bananas viejas muestran que el valor es subjetivo

9
- +
24/12/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl truco de Datuna simplemente ilustraba lo que todo el mundo debería haber sabido: el valor de la obra de arte no tenía casi nada que ver con la banana en sí. Su valor no provenía de la cantidad de mano de obra que se le dedicaba ni del costo de los materiales físicos involucrados. Una portavoz del museo resumió la verdadera fuente del valor del objeto, señalando: «Él[Datuna] no destruyó la obra de arte. La banana es la idea. »

En otras palabras, la gente que compró el arte no estaba comprando una banana y una cinta adhesiva. La persona que compró el arte estaba comprando la oportunidad de comunicar a sus compañeros que él o ella era lo suficientemente rico como para tirar alrededor de 120.000 dólares en una obra de arte que pronto dejaría de existir. Esta fue una transacción que involucró el estado de compra a cambio de dinero. La banana era sólo una pequeña parte del intercambio.

Además, la transacción ofreció a la galería, al vendedor de arte y al comprador de arte la oportunidad de aumentar aún más su estatus al ser el tema de discusión en innumerables artículos de noticias y discusiones en los medios sociales. Como seguramente anticiparon los artistas y todos los demás en la venta de bananas, se podía contar con los medios para que actuaran como si este arte fuera algo nuevo, escandaloso o emocionante. «El mundo del arte enloqueció», anunció el New York Post en su primera plana. Cientos de miles de comentaristas en varios foros de medios sociales intervinieron para comentar el asunto.

Uno se pregunta, sin embargo, cuántas veces este truco puede repetirse una y otra vez hasta que la gente pierda interés. Aparentemente: muchas veces. Después de todo, este tipo de arte no es algo nuevo. Durante décadas, los artistas de vanguardia han utilizado la basura y otros objetos encontrados para crear arte . Y la gente con muchos ingresos disponibles ha estado dispuesta a pagar mucho dinero por ello. Todo es básicamente una broma interna entre la gente rica. Y la gente normal tiene la misma reacción una y otra vez.

Pero no hay absolutamente nada que sea chocante, confuso o incomprensible desde el punto de vista de una economía sólida. Las transacciones de este tipo sólo deberían sorprendernos si seguimos siendo esclavos de teorías de valor erróneas, como la idea de que los bienes y servicios se valoran en función de la cantidad de mano de obra y de materiales que entran en ellos. Eso no es cierto para ningún bien o servicio. Y ciertamente no es cierto en el caso del arte.

¿Es basura o es arte?

De hecho, dos elementos idénticos pueden valorarse de dos maneras completamente diferentes simplemente si el contexto y la descripción de los objetos cambian.

Según el Daily Mail, un estudio de 2016 sugiere que las personas valoran los objetos ordinarios de manera diferente dependiendo de lo que se les dice sobre ellos: «Según la nueva investigación, el que nos digan que algo es arte cambia automáticamente nuestra respuesta, tanto a nivel neural como de comportamiento».

En este caso, investigadores en Rotterdam, Países Bajos, dijeron a los sujetos que calificaran cómo valoraban los objetos en las fotografías. Cuando se les dice que esos objetos son «arte», la gente los valora de manera diferente.

En otras palabras, el valor percibido de los objetos puede cambiar sin que se les añada mano de obra adicional y sin ningún cambio físico.

El valor, al parecer, lo determina el espectador, y nos recuerdan las observaciones pioneras de Carl Menger sobre el valor:

El valor es un juicio que economiza a los hombres sobre la importancia de los bienes a su disposición para el mantenimiento de sus vidas y su bienestar. Por lo tanto, el valor no existe fuera de la conciencia de los hombres.

Más sobre

En un momento el espectador puede pensar que está mirando basura, que probablemente ha aprendido que es de poco valor. Cuando se les dice que dicha basura es realmente «arte», toda la situación cambia. (Por supuesto, necesitaríamos ver sus preferencias puestas en acción a través del intercambio económico para conocerlas con seguridad)

El cambio, tal como lo entendieron Menger y Mises, no se produce por cambios en el objeto en sí, sino por cambios en el contexto y en la valoración subjetiva del espectador.

El valor de un vaso de agua en un desierto reseco es diferente al de un vaso junto a un río limpio. De hecho, un vaso de agua expuesto en un museo como arte ?como en el caso de «Un roble» de Michael Craig-Martin ? es diferente del agua que se encuentra tanto en los desiertos como a lo largo de los ríos. Del mismo modo, el valor de un urinario expuesto en un museo como arte ?como el de «La Fuente» de Marcel Duchamp ? es diferente de un urinario físicamente idéntico en un baño.

El artículo del Daily Mail intenta vincular las observaciones de los investigadores con las teorías de Immanuel Kant sobre la estética. Pero, no hace falta saber nada de estética para ver cómo este estudio simplemente nos muestra algo sobre el valor económico: es, parafraseando a Menger, lo que se encuentra en la «conciencia de los hombres».

Y es en gran parte debido a este hecho que la planificación centralizada de una economía es tan imposible. ¿Cómo puede un planificador central explicar los enormes cambios en el valor percibido basados en poco más que decir que algo es arte?

¿Se utiliza mejor un vaso de agua en un estante de un museo, o se usa mejor para beber? ¿Quizás el agua es mejor usada para la energía hidroeléctrica? ¿Exactamente cuánto se debe usar para cada propósito?

Al discutir los problemas del cálculo económico en el socialismo, Mises observó que sin el sistema de precios, simplemente no hay manera de decir que una cantidad específica de agua se utiliza mejor para beber que para exhibiciones de arte moderno. El hecho de que la gente necesite agua para beber tampoco es la clave para determinar el valor del agua. (Ver la paradoja del diamante y el agua .)

En un mercado que funcione, los consumidores realizarán intercambios de agua de una manera que refleje cuánto prefieren cada uso del agua a otros usos. En algunos momentos, algunos consumidores pueden preferir beberlo. En otros momentos, es posible que prefieran regar las plantas con él. En otros momentos, tal vez quieran contemplar una muestra de arte compuesta por poco más que un vaso de agua. El precio del agua en cada momento y lugar reflejará estas actividades.

Sin estas señales de precios, intentar crear un plan central sobre cómo se debe usar cada onza de agua es una tarea imposible.

¿Necesitamos saber por qué la gente cambia su visión del objeto cuando se le dice que es arte? Nosotros no lo hacemos. De hecho, si estuviera aquí, Mises tal vez sería uno de los primeros en recordarnos que la economía no necesita decirnos los procesos mentales que llevan a la gente a preferir diferentes usos para diferentes objetos, aunque ciertamente podemos aventurarnos a adivinarlo. Es poco probable que el comprador de la banana pegada la haya comprado porque él o ella planeaba comérsela.

Pero incluso si nos equivocamos sobre la motivación del comprador, el hecho es que el comprador valoró el banano en 120.000 dólares por alguna razón ? y el valor era subjetivo para el comprador.

Del mismo modo, no podemos saber con seguridad por qué cada individuo valora el agua para beber sobre el «agua del arte» o viceversa. Y un planificador o regulador del gobierno ?hay que tener en cuenta? tampoco puede saber esto.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2054 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
77
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.