Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lalo Diaz escriba una noticia?

Torres García : el arte total

11/11/2009 16:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Asi definió en su portal el diario digital de Barcelona "el periódico.com" al artista uruguayo en su muestra retrospectiva que se exhibe en la Sala Dalmau que celebra sus 30 años desde su apertura

La Sala Dalmau cerró ayer las celebraciones por su 30° aniversario con la inauguración de una muestra retrospectiva del pintor Joaquín Torres-García (Montevideo, 1874-1949) que permanecerá expuesta hasta el 30 de diciembre.

Pintura, dibujo, cerámica incisa y juguetes de madera que el artista uruguayo-catalán fabricó en épocas de penuria económica.

Mariana Draper, directora de la galería, dedicó la exposición a Guido Castillo, filósofo del Taller Torres-García, fundado en Uruguay en 1942. Su hijo, Fernando Castillo, hoy uno de los patronos del Museo Torres-García de Montevideo, resaltó en la inauguración que el inventor del universalismo constructivo fue «uno de los artistas más complejos del siglo XX junto con Picasso».

Torres-García, cuyo padre había nacido en Mataró, residió en Catalunya durante 29 años. Tras una prolongada travesía pictórica y vital, el artista regresó a Montevideo imbuido por algunas de las corrientes artísticas más importantes de su tiempo –noucentisme, clasicismo, abstracción geométrica, constructivismo– y con la voluntad de colocar el mapa de América al revés para proclamar: «Nuestro norte es el sur». Pretendía conjugar la esencia que había destilado del constructivismo con la tradición indo-americana, con las estructuras animistas del arte precolombino.

En el taller montevideano, los alumnos, artistas de entre 19 y 22 años, seguían sus directrices como las de un profeta. A Torres-García no le importaban la fama ni el dinero, y exigía de sus pupilos austeridad y dedicación absoluta: arte y vida eran lo mismo. Guido Castillo, el filósofo de aquellos conjurados, escribió acerca del estudio: «Cuando atravesé el umbral de la puerta (…) experimenté una emoción similar a la de quien pisa la cubierta de un barco que va a partir hacia un país desconocido sabiendo que no podrá regresar jamás».

Entre los asistentes a la apertura se encontraban coleccionistas privados; patronos del Museu Nacional d’Art de Catalunya; pintores, como el uruguayo Salvador Valente; amantes del arte, como la traductora Monica Meinecke; y el director artístico de la Fundación Caixa-Terrassa, Eduard Vives.

La entidad bancaria, por cierto, adquirió en 1993 los frescos de Mon Repòs, una de las obras noucentistes más importantes de Torres-García, que hoy se exhiben en el vestíbulo de su sede central .


Sobre esta noticia

Autor:
Lalo Diaz (202 noticias)
Visitas:
17054
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.