Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

Cuando el tonto del pueblo se mete a político

14
- +
09/07/2019 18:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los socialistas y los populares no dan crédito ante la vanidad cretina de Rivera y los suyos, pero ya se frotan las manos

A veces me pregunto, en realidad cada día lo hago, ¿por qué lo que es una aplastante idiotez ideológica provoca una adhesión emocional tan profunda? Y lo que resulta más curioso todavía, es que, dentro de una formación política (pongamos para el caso Ciudadanos), se esté creando una confluencia tal en sus filas que es imposible un mayor número de tontos. Está cada vez más claro que en esta formación se asocian los tontos, así que militar o simpatizar con ellos ya de entrada te hace parecer tonto para los demás. Ser de Ciudadanos es como ser de Lepe, genera toda clase de chistes.

Últimamente, están disparados, de ahí que algunos más listos, estén abandonando el circo para no ser calificados de oligofrénicos payasos.

Pero ellos, ciegos además de lelos, siguen imbuidos en su fiesta de la espuma, y dicen todo arrogantes “el que no entienda esta postura es un imbécil”, y claro, cada día se les va otro librepensador.

Me recuerdan a los antiguos griegos, para quienes, por ejemplo, los tontos vivían en Abdera, irónicamente una ciudad donde nacieron mentes brillantes como Demócrito o Protágoras.

Pero como decía Terry Pratchett: “Era mucho más fácil echarles la culpa a Ellos. Era bastante depresivo pensar que Ellos eran Nosotros. Si eran Ellos, entonces nada era culpa de nadie. Si éramos Nosotros, ¿en qué me convertía eso a Mí? Al fin y al cabo, yo soy uno de Nosotros. Tengo que serlo. Desde luego, nunca me he considerado uno de Ellos. Siempre somos uno de Nosotros. Son Ellos los que hacen las cosas malas.”

Según una pseudoencuesta del CIS, esto es broma, Ciudadanos cuenta actualmente con una cifra de afiliados de 20.000, bien, dice la encuesta que aproximadamente tres por cada un afiliado son tontos. ¡qué paradoja! ¿No? En todo caso una cifra récord en nuestro país y en toda Europa, la mayor concentración de tontos del pueblo se encuentra en las filas del partido naranja.

Para Ciudadanos siempre son los demás los malos, los intolerantes y los irresponsables

Estos análisis apuntan a una progresiva desaparición del tonto del pueblo por el auge de de este partido, algo con lo que no se contaba ha sido su enorme capacidad de adaptación, han logrado que puedan integrarse como uno más en la política, esforzándose por soltar lo primero que se le pasa por la cabeza, mientras el resto de los suyos aplaude acaloradamente. Los tontos del pueblo son los responsables de haber puesto de moda la crispación de la vida política, el buscar la gresca y la ingesta de insultos en las zonas donde saben que no se les quiere.

Sólo hay que observar al imbécil de felisuco, Un mediocre humorista y tonto del culo que contesta a la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra con este descalabrado tuit: “Aquí una de las actuales referentes del socialismo español. Capaz de pactar con Podemos, que recibe dinero de Irán, que cuelga de grúas a homosexuales, y que nunca condenó la dictadura comunista cubana, que entiende la homosexualidad como una enfermedad. Y de Bildu no hablamos.” De verdad, ¿se puede ser más majadero? Pero además, como es tonto se le ha olvidado lo de Venezuela, el casoplón, ETA y Cataluña.

Gente como este rufián son enemigos de la inteligencia, representan la estultez más supina, el fanatismo, el desamor por la verdad, el odio, la injusticia, las adicciones a las piruletas de colores y el algodón de azúcar, la cobardía, el fatalismo y quién sabe cuantas otras cosas más. Estos politiquillos de boina, pandereta y cachiporra sólo son los enemigos que acaban derrotando a la inteligencia.

Menos mal que algunos seguimos manteniendo el optimismo respecto a la capacidad individual y colectiva de nuestra sociedad, no nos queda otra, en teoría el ser humano es capaz de aprender, de mejorar, de cambiar. El optimismo, tal vez sea esa gran revolución que necesitamos para que nos ponga en el camino de la inteligencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (196 noticias)
Visitas:
292
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.