Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan De Dios Rivas escriba una noticia?

Tolerar la impolítica daña

30/08/2009 01:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El problema mayúsculo de Venezuela es político y el rechazo mundial -en aumento- a Hugo Chávez, al extremo de que organizaciones de varios países están convocando una marcha mundial el 4 de Septiembre, en protesta al imperialismo intervensionista del comunismo chavista

Utopías y Lógicas

Tolerar la impolítica daña

El problema mayúsculo de Venezuela es político y el rechazo mundial -en aumento- a Hugo Chávez, al extremo de que organizaciones de varios países están convocando una marcha mundial el 4 de Septiembre, en protesta al imperialismo intervensionista del comunismo chavista. Esto es perjudicial para los venezolanos, nos coloca en contra de intereses pacíficos y de autodeterminación de los pueblos afectados, con un daño directo al comercio y la seguridad alimentaría que depende de las importaciones. Ello nos obliga a buscar una solución pronta, la cual deber ser política y pacífica, por eso, todos los venezolanos somos responsables de hacer valer nuestros derechos y deberes constitucionales. El cierre de las radios y la confiscación de la propiedad privada producen una repulsa humana en Venezuela y el resto del mundo. Estas actitudes fascistas-comunistas, nos descubre y afirman el instinto y cualidad perversa de un gobernante, que hace años perdió la legitimidad de origen “votos y acatamiento a la Constitución” y se trasformó en dictador.

Tener tristeza, impotencia, angustia y rabia ante los atropellos, es común en ciudadanos normales y pacifistas, no tenemos porque confundir estos sentimientos humanos, con la cobardía o el miedo a protestar por los abusos. Cada vez que se permite un abuso, se está dando pie para que aumente la falta de justicia, siga la inseguridad asesina y la perversión de los aparatos policiales forajidos. A todos se nos perjudica con la inflación incontrolable y la confiscación sistemática de nuestras propiedades. Por eso es legal –constitucionalmente- y un derecho humano legitimo protestar con contundencia y coherencia, no se debe permitir la criminal acción de dejar sin trabajo a miles de venezolanos, y para colmo quiere -¿El Presidente?- llevarnos a una guerra absurda, e imposible desde la lógica militar, ya que la tenemos perdida de todas-todas ¡somos patriotas, no pendejos! Si seguimos prestarnos a los juegos de guerra y de revolución del despotismo abusivo, pereceremos como nación, pueblo y sociedad, seremos pronto el país mas pobre de América. Nadie está seguro de su futuro en este laberíntico empeño de comunismo chavista. Por lo que vemos ningún ciudadano –empresario o trabajador- podrá libremente tener acceso a materias primas, libros tecnológicos, medicina, alimentos, etc., con dólares libres, cada día serán más escasos y corrupto el sistema de reparto (asignación diferencial o subastas, o lo que inventen) controlado por el aparato político y mafioso del régimen. Por eso y con ese fin acabaron o desarticularon el apartado productivo del país. Todo y absolutamente todo está perversamente controlado y es imposible hacer negocios u operaciones mercantiles, sin que un burócrata corrompido las controles y se beneficie indebidamente.

Las nefastas y aberradas leyes (mamotretos jurídicos) impulsoras del hegemonismo comunista sin anestesia, con voracidad y prisa obcecada, obedece a un consejo de Fidel Castro, él que recomienda “que cuando las encuestas señalan que el caudillo ya no tiene el apoyo popular ¿pero? que no hay un líder que pueda llenar el vació, es necesario aumentar la represión, el miedo y las confiscaciones”. El resultado inmediato es la paralización de la economía y de la inversión, nadie produce o invierte con semejante espada de Damocles pendiente sobre su emprendimiento, se baja la santamaría de las ensambladoras y empresas de tecnología de punta, lo cual repercute en cientos de empresas pequeñas y en el estómago de miles de compatriotas. Esto hace a la gente más dependiente del régimen.

Venezuela es hoy un país dependiente y comprometido por la improductividad, la escasez, las carencias de insumos y materia prima, somos un estado prisionero de la ineficacia y la incapacidad de respuestas técnicas y operativas a tiempo. La burocracia ineficaz del ejecutivo –alto gobierno– no responde y cuando lo hace es por que tiene un guiso con las mafias importadoras y los traficantes de alimentos, armas, equipos y bienes suntuarios. Estamos condenados a las malas políticas públicas, al igual que a la impolítica de los políticos.

Cada vez que se permite un abuso, se está dando pie para que aumente la falta de justicia, siga la inseguridad asesina y la perversión de los aparatos policiales forajidos

Cada importación que se hace hoy en Venezuela tiene una carga de perversión; existe una cadena de corrupción y negociados perniciosos y escandalosos. Lo que hace que la inflación se dispare más, la escasez se agrave y las perturbaciones aumenten en todos los sectores de la economía y sociedad. Conclusión, no funcionan las políticas, no hay políticas claras y no hay estrategias lógicas, todo se diseña a caprichos e improvisación, por regaños a destiempo, por malos hechos y reacción tardía, contingencias nerviosas y amenazas de pérdida de poder, lo cual no es correcto, así no se gobierna, ni en el infierno; hasta el diablo usa la planificación y la experiencia. El diablo rojo venezolano ¿no se ha leído? el manual de Belcebú, Maquiavelo o Fuchet, o ¿no será que ya tiene previsto su recule -habitual- táctico?

La impolítica en Venezuela es la norma más evidente en estos tiempos, nada de diálogo y colegiatura institucional, acuerdos políticos para nada y entenderse sobre aspectos de bien común ¡¿no hace falta con Chavez manda el pueblo!?, lo diario –revolucionario- aquí es el saboteo permanente, violencia a gran escala, sectarismo, arrogancia e inconsecuencia. Las actitudes impolíticas nos conducen irremediablemente al precipicio y a la negación de los principios de gobernabilidad. !Qué absurdo¡

La oposición no se escapa del efecto impolítico, se persiste en errores, conductas arrogantes y sectarias, actitudes mezquinas, díscolas e incoherencias tácticas, lo cual no permite definir una ruta viable y la generación de confianza en la Unidad Democrática. Todos lo partidos políticos que tienen dinero en la oposición, están inmersos en sus agendas propias y en sus divisiones internas y en promover candidaturas presidenciales a destiempo ¿A dónde nos lleva esto? A un desenlace muy malo y a la pérdida de credibilidad en los líderes “visibles” de la oposición mediática. Resultado, Chávez acabará con Venezuela. Esperanza, caras nuevas, con mejores procedimientos y actitudes.

Juan de Dios Rivas Velásquez

C.I. N° V- 2.169.735.

Político, Presidente de Solidaridad Independiente, SI

PARTIDO HUMANISTICO CRISTIANO

rvjuandedios@gmail.com

http://solidaridadindependiente.blogspot.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Juan De Dios Rivas (67 noticias)
Visitas:
4990
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.