Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eltoroporloscuernos escriba una noticia?

Tolerancia cero

03/11/2010 17:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Esto es una pena. Una tristeza que te cala los huesos. Una afición que te cuesta un ojo y parte del otro, que no te da más que reuma, abatimiento y migrañas. Y todavía vamos diciendo por ahí, con galantería y orgullo, que somos aficionados a toros, como si eso fuera algo. Como si quedaran Toros. Como si quedaran hombres que entendieran lo que es un Toro. 

Tardes como esta, o la de ayer, o la de tantos días, no tienen justificación ninguna. Es una masacre en toda regla. Sí, es una tortura hacia un animal indefenso, que no quiere ni puede luchar. Tortura y barbarie. El toro cada día puede menos, se le niegan las ventajas y se le acotan sus facultades. Por contra, el hombre, se parapeta en más trampas, utiliza armas ilegítimas y extermina las señas de identidad del toro bravo. Es una lucha desigual. De rompetechos contra renacuajos. Una lucha de bárbaros. De troleros disfrazados de bárbaro y oro. 

Siniestros que se siguen poniendo el chispeante por el simple hecho de que se lo permitimos. Con lo cual, pasamos a ser cómplices y verdugos. Hay que dar la espalda a esta Fiesta, no se puede tolerar el fraude y el sadismo. Tolerancia cero. Aficionado, a las almohadillas, las broncas y al activismo desde el tendido. Una de las máximas más repetidas por el taurinismo, y que ha calado hasta en los aficionados más cabales, es esa que dice que el toro es el eje de la Fiesta. Mentira. El motor que propulsa la tauromaquia es el aficionado. Con plazas vacías, por muchos Bravíos y Dianos que salieran, no habría tíos que quisieran torear, ganaderos con ganas de criar toros, ni empresarios si no hay empresa que gobernar. Quizás sea hora apostar doble o nada, de dejar de apoyar esta bazofia, de no ir a la plaza cuando la sospecha del fraude sea palpable. Cada uno de los céntimos con los que pagamos la entrada es un céntimo destinado a subvencionar ladrones. Cada céntimo que va a parar a la caja de uno de estos taurinos, es otro céntimo de esos con los que Anselmi se paga los trajes.

Los toros de Montalvo de esta tarde daban mucha lástima, algunos grima, miedo, pero no por la emoción, sino por la cara de phantasmas que tenían, de moribundos en el mundo de los vivos. Bichos que se lesionan con sólo andar; que se ahogan con un par de trotes; que se asustan de un trapo que pesa cien veces menos que ellos; bestias que se despeñan por el desnivel de quince centímetros de la arena lisa de un ruedo.

Los toreros tampoco se libran. Nunca piensan en el toro sino es para hurtarles las orejas. Ni en que el toreo es cosa de dos, en dónde si falla uno, lo mejor es dejarlo para otro día. No existe una ética del torero. Ni amor por el Toro. Porque una cosa es querer agradar, o justificarse, como se dice ahora, y otra ponerse bonito con toros que cojean; querer sacar tajada artística de bestias que caminan como momias;   martirizarlos a base de faenas de largo minutaje cuando piden la muerte con urgencia; levantarlos una y otra vez para volver a fustigarlos con la muleta, que nos está viendo toda España y necesito contratitos para el año que viene; o matarlos con desidia, alargándoles la agonía, entrando y pinchando las veces que sea necesario, que como no hay oreja, la cabalidad no es imprescindible y prisas no hay.

Mención aparte merece Agustín Sanz, picador de la cuadrilla de Leandro, que picó el quinto de la tarde de manera cruel, cobarde y perversa. Vale que se cayó, o se desmayó -como dicen ahora de todos los artistas que se visten de oro-, del caballo a la primera, cosa que le puede pasar a cualquiera. Lo que no es de recibo es volver a subirte al rocín, coger la munición y hacer pagar con saña por todos tus complejos a un bicho lastimero cuyo única culpabilidad era la de caer en manos de alguien sin escrúpulos que lleva una chaquetilla que no le pertenece.

Con el torero, tolerancia cero.


Sobre esta noticia

Autor:
Eltoroporloscuernos (381 noticias)
Fuente:
eltoroporloscuernos.blogspot.com
Visitas:
2283
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.