Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tucha escriba una noticia?

Todo sobre Paris ( 4ª parte)

05/04/2010 19:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Oficina de Marie Curie. Es una visita no demasiado común, pero muy interesante, se puede visitar la oficina y el laboratorio, además de ver increibles curiosidades, como algunos de los productos de consumo que se basaron en el Radio, sobre todo cosmésticos

Otras Cosas Que Ver

Las catacumbas de París

Las catacumbas fueron sin ningún lugar a dudas la visita más impresionante que hicimos en París, De forma que todos los cadáveres enterrados en este cementerio, sumados a las inhumaciones realizadas durante los casi 100 años posteriores en los que se tardó en abrir el cementerio de Montparnasse, fueron sepultados en las antiguas minas de París, lo que hoy se conoce como las catacumbas. No se sabe a ciencia cierta cuántos cadáveres hay enterrados en las catacumbas, que ocupan casi 300 kilómetros de galerías, pero la cifra rondaría los 6 millones. También fueron utilizadas en la Segunda Guerra Mundial por miembros de la resistencia parisina y los soldados nazis que construyeron un bunker subterráneo en ellas.

Recorrer las galerías repletas de huesos colocados de forma arquitectónica es toda una experiencia, de hecho hace más de 150 años que hay visitantes, están abiertas al público desde 1867, época en la que los valientes visitantes debían bajar por los siniestros túneles únicamente iluminados por lámparas de gas.

Hoy en día la electricidad ilumina la parte de las catacumbas abierta al público, casi kilómetro y medio, pero esto no le resta nada de desasosiego a la visita.

El resto de interminables túneles de las antiguas minas reconvertidas están aparentemente cerrados al público general, pero a través del alcantarillado es posible acceder a la parte cerrada de las catacumbas por varias entradas secretas, eso sí, en el improbable caso de que alguno de los vigilantes, que llevan el nombre de cataflics, pille algún visitante, le caerá una multa cercana a los 100€, ya que está considerada una actividad ilegal y peligrosa, porque además de los daños que se pueden causar, está el riesgo, más que probable, de perderse en las laberínticas galerías.

La visita normal cuesta sobre los 8€ (la mitad para menores de 26 años), y no entra en la Paris Musseum Pass. Os recomiendo ir con calzado resistente, preferiblemente botas, ya que los túneles están oradados en roca caliza y el agua se filtra haciendo que en buena parte del recorrido el suelo sea barro encharcado y resbaladizo. La visita no está recomendada para aquellos con afecciones cardiacas y es necesario bajar una gran cantidad de escaleras (casi 100) que luego hay que volver a subir, claro está, al final del recorrido hay unos guardias de seguridad que vigilan que nadie se lleve ningún hueso, ya que hay bastante gente que lo intenta.

Se puede llegar en metro o RER, parando en la estación Denfert-Rochereau y hay que tener en cuenta que la salida de las catacumbas está bastante lejos de la entrada, así que lo mejor es llevar un mapa a mano para no perderse al salir. El horario es de 10 a 17h y la última entrada se hace a las 16h, hay que estar con tiempo porque se forma bastante cola.

Tumbas de Moliere y Lafontaine y Oscar Wilde en el cementerio de Pere Lachaise

El cementerio de Pere Lachaise es sin duda el cementerio más concurrido en el que hemos estado.

Es el cementerio más grande de la ciudad de París, coetáneo a los cementerios de Montmatre y Montparnasse y está en el este de la ciudad. Es posible llegar en metro bajándose en las estaciones de Père Lachaise, Gambetta y Philippe Auguste y acceder por alguna de las múltiples entradas. Aunque lo más recomendable sería llegar a la estación Pere Lachaise y entrar por la entrada principal, ya que en las oficinas podremos obtener un mapa del recinto que seguramente necesitaremos para no perdernos y también para encontrar las tumbas de las decenas de grandes celebridades que aquí están enterradas y que suponen un atractivo turístico muy llamativo.

Entre las múltiples celebridades se puede destacar a Jim Morrison, cantante de los Doors, el compositor Frederic Chopin, el pintor Eugene Delacroix, el escritor Miguel Angel Asturias, ganador de un premio Nobel, la cantantante Edith Piaf y el escritor Oscar Wilde, entre otros muchos.

Las dos sepulturas más visitadas son sin lugar a dudas la de Jim Morrison que es lugar de peregrinaje para sus numerosos fans.

La otra sepultura es sin duda la de Oscar Wilde, que originalmente fue enterrado en el cementerio de Bagneux y luego fue trasladado a una tumba en Pere Lachaise a la que peregrinan muchos admiradores, y admiradoras. Estas últimas tienen una tradición que perdura desde hace más de 100 años, dejan un beso marcado con pintalabios en la lápida del controvertido escritor.

Una recomendación si visitáis Pere Lachaise y entráis por la entrada principal: no se os ocurra ir al baño, es mejor que os aguantéis o utilicéis el de la salida de la Porta Gambetta, que está mucho mejor.

Abelardo y Eloísa

Muy cerca de la entrada principal se encuentra un fascinante pedazo de historia: la tumba de Pedro Abelardo, un filósofo del s. XII que está enterrado junto a Eloísa, su amada. Ambos protagonizaron una de las historias de amor más antiguas que han llegado hasta nuestros días.

Abelardo era un filósofo de la Universidad de París, de familia noble, había preferido la vida académica renunciando a los lujos que su posición social le reportaba. Al ser uno de los sabios más reputados del París de la época, las mejores familias querían que sus hijos estudiaran a su cargo, así se convierte en el maestro de la joven Eloísa, una muchacha de buena famila que tenía mucho talento y conocimientos, además de muy corta edad.

Abelardo se enamora de su jovencísima alumna, se casa en secreto con ella y la deja embarazada, pero ambos deciden ocultarlo para no perjudicar la carrera académica del filósofo con un escándalo de tal magnitud. El tío de Eloísa se entera de esta relación cuando ella da a luz al hijo de la pareja, Pedro Astrolabio, y la hace encerrar en un convento de clausura, obligándola a renunciar a su hijo.

Todavía furioso, descarga su ira contra Abelardo, al que manda castrar, y como consecuencia de ello, el académico se hace monje, pero continua una ardiente relación epistolar con Eloísa durante el resto de su vida en la que solamente tienen la oportunidad de encontrarse en una última ocasión.

En su polémico libro Historia Calamitatum, Abelardo narra la vida parisina de la época, las conspiraciones académicas y eclesiásticas de las que fue objeto y tampoco se ahorra detalles de su relación con Eloísa. Las cartas también están publicadas, e incluso hay varias obras noveladas al respecto, un musical y una película.

Un paseo por el Sena

Hay multitud de compañías que se dedican a pasear a los turistas por el río disfrutando de vistas sobre Notre Dame, la Torre Eiffel, el puente Alejandro III, Louvre, etc.

El precio ronda los 12€, pero puedes subir y bajar en el día las veces que quieras. Hay abonos de 5 días por 19€, por lo que podría ser una opción de transporte si se aloja uno en un hotel céntrico, ya que te lleva a casi todas las principales atracciones turísticas de forma original. Creo que en verano el horario se amplía y es posible recorrer el Sena de noche (hasta las 21:30), lo que debe ser una experiencia muy chula!

Canal de Saint Martin

El Canal de Saint Martin fue mandado construir en el s. XIX por Napoleón para resolver los problemas de abastecimiento de agua potable de la ciudad, y durante más de 150 años se utilizó para este fin y para el transporte de mercancías, ya que es un canal navegable. Hoy en día es un reclamo turístico y apenas se utiliza para los fines para los que fue diseñado. Es un buen lugar para dar un largo paseo junto al agua. Los casi tres kilómetros que se encuentran actualmente al aire libre van desde la Plaza de la batalla de Stalingrado a las cercanias de la Plaza de la República, el resto es subterráneo y llega hasta la Plaza de la Bastilla, es habitual encontrar pintores, dibujantes, gente patinando, en bici, paseando o simplemente tumbada al sol disfrutando del día tanto en los laterales del canal descubierto como en la zona cubierta, que tiene un parque por encima.

En la película Amelie, la protagonista disfruta haciendo rebotar cantos rodados en este canal cuando se satura, para relajarse.

Oficina de Marie Curie / Productos radioactivos

Se encuentra en la planta baja del Instituto Curie en el que la dos veces premio Nobel tuvo su oficina durante casi 20 años. Es una visita no demasiado común, pero muy interesante, se puede visitar la oficina y el laboratorio, además de ver increibles curiosidades, como algunos de los productos de consumo que se basaron en el Radio, sobre todo cosméticos, perfumes, maquillaje, o la crema Thoradia, que aseguraba iluminar el rostro de las mujeres además de otras dudosas propiedades curativas. También se puede ver una antigua máquina de rayos X y si podéis entender el francés, hay una sesión de video sobre el trabajo de Marie y Alfred Curie varias veces al día. La entrada es gratuita.

Estación del Este / Alrededores de la estación

Otras localizaciones de la película Amelie son la estación de trenes "Gare de L'Est" y sus alrederodres, además de la estación de metro de Abbesses.

Rincones secretos

Existen rincones secretos como el Canal de Saint Martin, iglesias escondidas como Saint Julien Le Pauvre o Saint Germain L´Auxerrois, el cementerio de Pere Lachaise, las fuentes del Sainte Sulspice…, que no hay que dejar de visitar si se tiene tiempo y donde descubrirá otro Paris.


Sobre esta noticia

Autor:
Tucha (16 noticias)
Visitas:
8045
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.