Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La TMM califica como el equivalente financiero a las armas de destrucción masiva

18/06/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa mayor amenaza para nuestra prosperidad, para su pensión y para las perspectivas de sus hijos y nietos es, con toda probabilidad, algo de lo que nunca ha oído hablar. Sin embargo, la Teoría Monetaria Moderna (TMM), que irónicamente no es ni moderna ni una teoría monetaria, ha estado encendiendo el debate en la izquierda y parece que va a desempeñar un papel sustancial en la toma de poder intervencionista del laborismo sobre la economía.

La TMM es utópico en extremo. Proporciona una justificación para políticas como «La expansión cuantitativa del pueblo» de Jeremy Corbyn, que requeriría que el Banco de Inglaterra imprimiera dinero para financiar la infraestructura y el aprendizaje. Una base importante del «New Deal verde» exigido por los socialistas del partido demócrata estadounidense, la TMM también se ha utilizado para justificar que el Banco de Inglaterra canalice miles de millones hacia la inversión verde, es decir, para utilizar la capacidad del banco para crear dinero en efectivo con fines de inversión explícitamente ideológicos. Los proponentes estadounidenses de la idea dicen que de esta manera podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, crear empleos financiados por los contribuyentes y ofrecer atención médica gratuita para todos sin preocuparse de quién pagaría la factura. Afirman que como el gobierno de los Estados Unidos es el emisor de la moneda de la nación, no puede quebrar, sino seguir creando e imprimiendo dinero .

Para los partidarios de la TMM, todo el gasto público puede ser financiado por la deuda pública, porque los bonos del gobierno son tan buenos como el dinero que emite el Estado soberano. La deuda pública no es un problema porque tiene su equilibrio en la riqueza financiera del sector privado.

Como era de esperar, la idea ha encontrado una audiencia receptiva entre los corbinistas que encabezan el Partido Laborista . Si no hay restricciones fiscales para el gasto público, la oposición a los grandes programas de gasto público pierde su legitimidad y proyectos como la universidad libre para todos, la renacionalización de los servicios y la modernización integral de la infraestructura del país pueden ser lanzados con entusiasmo. La TMM proporciona el argumento de venta para la agenda de los socialistas que esperan que la escasez pueda ser abolida con la política correcta.

Puedes ver por qué a la izquierda le gusta. En lugar de tener que pensar como un hogar, necesitar ingresos antes de poder gastar y tener que equilibrar sus cuentas, llegan a decir que pueden gastar con impunidad. En sus sueños, el gobierno gasta sin afectar sus ahorros, creando ingresos y actividad en el sector privado. Un gobierno laborista podría gastar y tener enormes déficits sin destruir la inversión privada ?y entonces podría alejarse de los enormes montones de deuda pública que han puesto sobre los hombros de las generaciones futuras. Su argumento, sin embargo, es que el gobierno siempre podría estar libre de cualquier restricción fiscal porque siempre puede crear tanto dinero como sea necesario.

El problema es que todo esto es una tontería teórica. Las consecuencias inflacionarias de un aumento sustancial del gasto público son una realidad económica. Prometiendo gastar sabiamente supone un conocimiento de la economía que todos sabemos que los políticos no tienen ? por no hablar del actual banco del frente marxista.

Los devotos del TMM asumen una economía de un solo sector con una oferta ilimitada de capital cuya única restricción es la mano de obra. Esta visión de la economía moderna es totalmente irrealista. La economía capitalista real es en la que todos vivimos, donde los empresarios deben organizar y reorganizar incesantemente para obtener beneficios y proporcionar los bienes y servicios que realmente queremos.

En términos puramente académicos, la creencia de que se puede gastar y gastar sin ninguna consecuencia no merecería un análisis más profundo. Como artificio político, con el populismo de extrema izquierda en auge en Gran Bretaña y los EE.UU., el TMM es actualmente una de las ideas económicas más peligrosas que existen y, por lo tanto, debería atraer nuestra máxima atención.

Las lecciones de la historia son claras: el gasto interminable derribó el Imperio Español con la entrada de oro y plata de las colonias americanas. La expansión masiva de la oferta monetaria durante y después de la Primera Guerra Mundial llevó a la hiperinflación alemana que aniquiló a su clase media.

Como observó acertadamente John Maynard Keynes, la inflación hace que todas las fuerzas oscuras de una sociedad funcionen. La teoría monetaria moderna califica como el equivalente financiero a las armas de destrucción masiva. Los políticos que creen en la libertad deben hablar en contra de algo que amenaza nuestra forma de vida.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1628 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1053
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.