Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Clara Avallone escriba una noticia?

¡No lo tires! Todos podemos compostar

14
- +
09/10/2020 23:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La práctica del compostaje se extiende cada vez más entre los habitantes de las grandes urbes, a lo largo de los últimos años. Repaso de una práctica que trae innumerables beneficios

Una familia se organiza: en el piso los papeles, hojas secas y cartones copan todo. Luego rescatan a tiempo unas cáscaras de naranja y zapallo, justo antes que lleguen a la basura de manera irremediable, y las colocan en un cubículo que decora la esquina del balcón. Este hábito -extraño en apariencia- es lo que se conoce como compostaje. Su puesta en práctica es sencilla por lo que, actualmente, es una tendencia en alza. 

Imagen de ejaugsburg en Pixabay 


El ciclo de la vida, ahora en tu hogar

El proceso de compostaje consta de varias etapas y consiste en la colocación de materiales orgánicos e inorgánicos dentro de una compostera, con el fin que se degraden formando un producto final: el compost. El mismo te servirá, posteriormente, como fertilizante y sustrato para todo tipo de plantas.

Todos podemos hacerlo

Una pregunta recurrente cuando surge el tema es ¿Cualquiera puede compostar? Y la respuesta es: sí, absolutamente todos pueden, ya que no requieres ningún conocimiento previo en jardinería para llevar a cabo este proceso. Además, los elementos que necesitas son pocos y de uso común. 

Solo requieres esto: 

Lugar: No será necesario contar con grandes espacios para comenzar a compostar. Un pequeño balcón, un jardín, incluso un pasillo serán escenarios perfectos para comenzar a trabajar. Por lo que no te desanimes si vives en un pequeño departamento: tú también puedes.

Compostera: Los requerimientos para este punto son muy flexibles, siempre que cumplas con ciertas condiciones. Desde un cajón de madera o plástico hasta un balde o macetero, el  único punto indispensable será que cuente con espacios o huecos que permitan una adecuada ventilación del producto.

Materiales: Hete aquí lo más importante. El compost se forma solamente con dos materiales: orgánicos e inorgánicos. Pero no te asustes porque es muy fácil diferenciarlos. Los materiales orgánicos son aquellos que provienen de tu mesa y se caracterizan por ser húmedos: cáscaras de frutas y verduras, hierbas -como la yerba mate o té- incluso semillas y cáscaras de huevo, todos ellos de origen vegetal. Mientras que los materiales inorgánicos, que también se conocen como “secos”, son elementos tales como cartón, papeles, hojas secas y algunas ramas.

Tiempo: El lapso estimado de tiempo para la obtención del producto será de aproximadamente 2 o 3 meses, teniendo en cuenta que la parte más importante del trabajo se realizará por sí sola. 

¡Y listo! Ahora que cuentas con lo necesario te explico brevemente cómo es el proceso.  

Imagen de Manfred Antranias Zimmer en Pixabay 

 

Entonces: ¿Cómo se hace?

No requieres ningún conocimiento previo en jardinería para llevar a cabo este proceso

Es muy fácil. Una vez elegido el lugar para tu compostera vas a colocar unas pocas ramas que cubran la base para que no caigan restos y agregarás los materiales intercalados en capas: una capa de “secos” (por ejemplo cartón cortado en trocitos) y por encima una de “húmedos” (cáscaras de frutas y verduras) y así sucesivamente, procurando que la última capa sea de secos. ¿Esto es todo? Sí, esto es todo, ya que los pequeños microorganismos harán el resto. Suena fácil, ¿verdad? Y lo es. Lo único que resta es colocar una tapa que cubra la superficie, puede ser de cartón o madera, con el fin de repeler insectos indeseables.

Eso sí, un aspecto muy importante es que conozcas con detalle qué agregar y qué no (y por qué). 

Lo que sí: cáscaras o trocitos de frutas y verduras (crudas y sin condimentar), semillas, cáscaras de huevo, flores, hierbas de todo tipo y plantas secas.

Lo que no: no colocar jamás ningún tipo de lácteos (leche, la parte interior del huevo, queso) ni otros productos animales (carne, grasa, huesos). Tampoco alimentos con aditivos (tales como aceites o cremas). Esto es porque podrían atraer animales o insectos, por lo que lo mejor será evitar estos alimentos.

Un mundo nuevo de manera sustentable

Uno de los aspectos más atractivos de tener tu propio compost es que te abrirá nuevas puertas sin moverte de tu casa ni pagar nada. Una vez realizado no dará olor y te permitirá reducir a la mitad la cantidad de desechos diarios. Al mismo tiempo estarás protegiendo al medio ambiente, sanando y nutriendo al planeta y llevando a cabo una acción que desde ese mismo instante estará beneficiando a tu prójimo. Darás tu primer paso para que se reduzcan significativamente la cantidad de desechos tóxicos en los basurales a cielo abierto que enferman cada día a miles de personas.

Además, es una práctica muy terapéutica y desestresante que puede realizarse en familia con los más pequeños, de modo que ellos aprendan a llevar a cabo acciones amigables con la naturaleza que aplicarán el día de mañana. 

Como ves, un acto que parece tan pequeño constituye una gota de agua en un gran océano que  permitirá, de manera colectiva, mejorar el planeta en el que vives. 

Y como un Plus: Formar parte de un grupo de pertenencia 

Afortunadamente, es cada vez más habitual encontrar que el hábito del compostaje se extiende por las grandes ciudades. Hoy, a un click de distancia, puedes encontrar en las redes a muchas personas que están incursionando en este hábito al igual que tú.  

Incluso es común que se formen nuevos grupos de pertenencia en los cuales puedes dar y recibir consejos o materiales, acordando un punto de encuentro para compartirlos.

Usos de tu compost

Una vez obtenido el producto podrás usarlo como más te guste, por ejemplo destinándolo a las plantas de tu jardín como fertilizante, compartiéndolo en parques comunitarios o regalándolo a otras personas que lo necesiten. 

Darás tu primer paso para que se reduzcan significativamente la cantidad de desechos tóxicos en los basurales a cielo abierto que enferman cada día a miles de personas

El momento es ahora. Te animo a que comiences hoy mismo con esta práctica que puede aportarte a tí y al planeta.


Sobre esta noticia

Autor:
Clara Avallone (1 noticias)
Visitas:
371
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.