Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Creciendo escriba una noticia?

Tipos de radares de velocidad existentes

21/01/2010 22:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la actualidad existe una gran variedad de dispositivos para recoger datos sobre el estado del tráfico (detectores)

La mayoría de ellos es capaces de medir el número

de vehículos (intensidad), la velocidad de circulación, el tipo de vehículo (ligero o

pesado) y la ocupación de la vía como porcentaje del tiempo de presencia. En este

apartado se presentan las distintas tecnologías para recoger estos parámetros, sus

ventajas e inconvenientes.

De lazo inductivo: Los detectores de lazo inductivo se basan en el principio de inducción

electromagnética. En el pavimento se realizan unos cortes en forma de cuadrados

de 2 m. de lado con una hoja de sierra de dientes diamantados de 7 mm., se crea

una bobina enterrando el cable en esos cortes y luego se rellena con resina epoxi o

similar.

Al pasar un vehículo, su masa metálica induce una corriente que es interpretada

como el paso de un vehículo. El tiempo de duración de la corriente sirve para medir

el porcentaje de ocupación de la vía.

Para el cálculo de la velocidad del vehículo se colocan dos espiras próximas a una

distancia conocida ( p.ej. 2 metros), y mediante el registro de inicio de la corriente

inducida en ambas espiras, ( tiempos t 1 y t 2 ) se realiza el cálculo de la velocidad

como V = Distancia / (t 2 — t 1)

Los detectores de espira doble también miden la longitud del vehículo y a partir de

dicha longitud se clasifica como ligero o pesado. Este tipo de detectores de lazo

inductivo son los que mayor presencia tienen en España, ya que es una tecnología

muy desarrollada, de un funcionamiento simple, no afectado por las condiciones

ambientales y de bajo coste de instalación. Sin embargo, en su contra está su

complicada reposición en caso de rotura, su necesidad de calibración regular y el

efecto “ presa” que ejercen en pavimentos drenantes.

De visión artificial: Su funcionamiento se basa en el tratamiento de imágenes capturadas por una

cámara de televisión, obteniéndose los mismos parámetros de tráfico que con los

detectores de lazo inductivo dobles. Las imágenes de la cámara se digitalizan y se

procesan mediante algoritmos que identifican cambios en el fondo de la imagen,

determinando si en el área de análisis se encuentra un vehículo. Del análisis de

sucesivas imágenes puede determinarse la intensidad, velocidad y longitud de los

vehículos.

La gran ventaja de este tipo de detectores es la posibilidad del uso de la imagen de

vídeo lento en caso de incidencias, la posibilidad de detección automática de

incidentes, no son intrusos en el pavimento de la carretera, no sufren desgaste por

el paso de los vehículos ni por labores de mantenimiento de la carretera, tienen alto

grado de fiabilidad. Como contrapartida tiene un alto coste de instalación, precisan

de un cono de visión lo más perpendicular posible a la zona a medir y su

funcionamiento puede verse alterado por las condiciones de visibilidad de la vía (

niebla, noche..) y generalmente una cámara solo mide un carril.

De radar de microondas: Los detectores de vehículos por microondas emiten energía a altas frecuencias (10.525 GHz en EE.UU.) en la dirección en la que se desplazan los vehículos.

Detectan la intensidad y velocidad de los vehículos por el cambio en la frecuencia de

Radares

la señal emitida debido al efecto Doppler, que es proporcional a la velocidad del

vehículo.

En su favor cabe señalar que son transportables y miden con gran precisión la

velocidad, no son intrusos en la calzada y tienen buen funcionamiento con

meteorología adversa, pero en su contra tienen que en el caso de vehículos parados

o con baja velocidad de circulación (< 10 Km/h) el dato que nos da es como si la

carretera estuviera vacía. En el mercado ya existen radares de verdadera presencia

(true presence) que eliminan esta desventaja, midiendo la intensidad aún estando el

tráfico retenido y precisan un equipo por carril.

De infrarrojos: Los sistemas de detección por infrarrojos se basan en la utilización de un sensor de

fotones colocado en un poste o puente junto al carril que se desea vigilar y que mide

la energía en la banda de infrarrojos emitida por la carretera. Cuando un vehículo

entra en la zona de detección debido al calor del vehículo produce un cambio en la

energía radiada. En este caso estamos ante un detector pasivo que únicamente

mide la intensidad. Si además el detector emite energía en el espectro infrarrojo

(aproximadamente 0, 9 micras de longitud de onda), una porción de esta energía se

reflejará al paso de los vehículos y así mediremos también la velocidad, estamos

ante un detector activo.

Este tipo de detectores no son intrusos en la calzada, pero no se han hecho muy

populares debido a su escasa exactitud y a que no detectan los vehículos a baja

velocidad.

De ultrasonido: Los detectores de ultrasonido emiten ondas de sonido perpendicularmente sobre la

carretera. La presencia de un vehículo se determina por la diferencia de tiempos en

llegar la onda reflejada en el caso que lo haga sobre el pavimento o sobre un

vehículo. La frecuencia de las ondas emitidas está situada en el rango de 25 a 50

KHz, por encima de la banda de frecuencias audible. Son detectores muy sensibles

a la temperatura y al viento, pero a su favor tienen que son muy fáciles de instalar.

De captador magnético: Detectan la distorsión del campo magnético producida por el paso sobre ellos de una masa metálica. Están formados por un tubo metálico en cuyo interior hay un núcleo

de hierro con una bobina conectada a un amplificador.

Los normales no son capaces de detectar la dirección del movimiento por lo que se

mejoraron construyendo los llamados detectores magnéticos compensados,

formados por cuatro núcleos, que permiten distinguir el sentido de marcha de la

circulación.

A partir de la creación de materiales sensibles al campo magnético terrestre se han

logrado detectores basados en ello. El sensor está formado normalmente por un

bloque de unos 15 cm. de largo y de sección cuadrada de unos dos o tres cm.

Instalándose en el centro de carril, conectándose mediante un cable al amplificador

convertidor. Este tipo de detectores tienen la ventaja de la fácil sustitución del sensor

y la de ser pasivos, con lo que no se influyen unos en otros en el caso de

proximidad, además su alcance puede regularse (unos 7 m.) Por el contrario son

gravemente perturbados por el tendido eléctrico, raíles o tranvías y su campo de

acción no es muy definido.

El famoso radar de velocidad media de la carretera de la Coruña que estará activo a partir del 16 de marzo medirá la velocidad media de los vehículos que transiten desde el kilómtero 7 al 29 de la A6, pudiendo ser multados si la velocidad media resultante del tiempo transcurrido desde el paso por el primer radar hasta el paso por el último, supera la velocidad permitida para el tramo.

Os dejo el plano de Google que se envía junto con el correo:


Sobre esta noticia

Autor:
Creciendo (948 noticias)
Visitas:
14597
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.