Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Tipos de pruritos que aparecen en el embarazo y tratamiento

23/08/2010 14:59

0 Prurito gravídico, hiperemesis y dispepsia biliar.Colestasis intrahepática (PG). Prurigo gestationis (PgG).Herpes Gestationis (HG).Pápulas y placas urticariformes pruriginosas (PPUPE).Tratamiento

0

TIPOS DE PRURITOS QUE APARECEN EN EL EMBARAZO Y TRATAMIENTO

Alrededor del 3 al 15% de las gestantes sufren prurito en algún momento.

Prurito gravídico

Es una forma leve de colestasis del embarazo, que consiste en la obstrucción de bilis en el hígado. Puede surgir en el tercer trimestre y regresar a la normalidad en el puerperio.

Es habitual que incida en los próximos embarazos y también con la toma de anticonceptivos.

El pronóstico materno y fetal es bueno.

Se presenta por la noche, en las áreas palmares y plantares, sin lesionar la piel, salvo que se ocasione un rascado.

·

Hiperemesis y dispepsia biliar

Algunos autores lo vinculan con hiperemesis (náuseas y vómitos intensos y persistentes durante el embarazo que pueden conducir a la deshidratación) y dispepsia biliar (dolor o un malestar en la parte alta del abdomen o en el pecho, que a menudo se describe como tener gases, sensación de estar lleno, o como un dolor corrosivo o urgente, sintiéndose un quemazón).

·

Tratamiento

Se trata con antipruriginosos tópicos junto con una dieta en que las grasas sean polinsaturadas. En situaciones más graves se agrega colestiramina y, si no es eficaz, fenobarbital. Otra alternativa es la administración de prednisona. .

Colestasis intrahepática (PG)

Resulta una enfermedad con un importante componente genético o déficit de selenio y progesterona.

Es posible que suceda ictericia, adelantada por un intenso prurito, llevando ambos a la prematuridad, bajo peso del bebé y hemorragias posparto.

.

En esta situación se alteran la bilibrrubina y las enzimas hepáticas y la síntesis de ácidos biliares es menor y de calidad distinta.

Se considera que las pacientes padecen de un defecto selectivo en la secreción de metabolitos sulfatados de la progesterona hacia la bilis por factores genéticos.

El prurito permanece hasta el posparto. Primero se va el prurito y a las dos semanas la ictericia.

Tiende a reincidir en posteriores embarazos y llega a predisponer después a una litiasis biliar (piedras).

·

Tratamiento

Es igual al PG; se precisa colestiramina y, como alternativa, la S-adenil-metionina (SAME); el fármaco que está dando mayores mejorías es el ácido ursodesoxicólico12 y, en casos rebeldes, fenobarbital y/o prednisona.

Hay autores que aconsejan, una vez alcanzada la viabilidad fetal, que se induzca el parto.

Prurigo gestationis (PgG)

Aparecen pequeñas pápulas muy pruriginosas, en especial en las extremidades inferiores, aunque es factible que se extiendan a los brazos, manos, muslos, piernas y pies; cuando es grave, afecta hombros, región escapular y tórax.

Se intensifica a lo largo del embarazo, y remite rápidamente tras el parto dejando tan sólo una ligera pigmentación. Acostumbra recidivar en un nuevo embarazo.

No se detectan alteraciones y no provoca efectos adversos en la madre ni en el feto.

Se trata con corticoides tópicos.

Herpes Gestationis (HG)

Es una erupción vesículo-ampollosa con prurito intenso en cualquier momento del embarazo; lo más frecuente, en el segundo trimestre.

La erupción, anticipada por fiebre y cefalea, se extiende generalmente por el tronco periumbilical y las extremidades, sin atentar contra las mucosas.

Se forman placas muy pruriginosas y recidivantes, que evolucionan a vesículas tensas y grandes. Acaban rompiéndose, erosionan la piel y se transforman en costra. Curan sin dejar cicatriz en la primera semana del posparto; sin embargo, llegan a prolongarse incluso por años.

Se aplica corticoterapia.

Pápulas y placas urticariformes pruriginosas (PPUPE)

Se caracteriza por pápulas urticariformes y placas, distribuidas por el tronco y las extremidades, con excepción de la cara. Afecta a primigrávidas, en el tercer trimestre del embarazo, y a gestaciones múltiples.

Los daños desaparecen en el puerperio y no vuelven en embarazos posteriores, ni con el consumo de contraceptivos. Un tratamiento tópico es suficiente. No hay consecuencias adversas sobre el feto.

Tratamiento general

Es común para todos los procesos, la administración de antipruriginosos tópicos: lociones antipruriginosas, emulsión de aceite de oliva con agua de limón y mentol.

Otra medicación: Suniderma, crema y pomada. Antihistamínicos. Grageas de Polaramide repetabs, benzodiacepinas, Diazepam, colestiramina (efectos secundarios: estreñimiento, náuseas, vómitos, hipertriacilgliceridemia y mala absorción de vitaminas liposolubles, calcio, ácido fólico).

Por ello, ante tratamientos prolongados se recomiendan suplementos parenterales de vitamina K (control del tiempo de protrombina), así como de otras vitaminas liposolubles (A y D); o lismol, efensol, ácido usodesoxicólico, ursobilane, ursolitel, S. adenil metionina, sulfoadenosil L metionina, corticoterapia, Dcortin, Fenobarbital, Luminal, y Cardenal.

Fuente: Reyes H. J Review: intrahepatic cholestasis. A puzzling disorder of pregnancy. Gastroenterol Hepatol 1997; 12 (3): 211-6

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en