Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Los tipos de interés negativos y la represión financiera

10
- +
05/10/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageSe nos dice repetidamente que el estímulo monetario sin precedentes de la Reserva Federal y otros bancos centrales es necesario para estimular la economía, crear empleos y generar crecimiento económico. La verdad es que este esquema está diseñado para robar sigilosamente a las clases productivas con el fin de enriquecer a la clase financiera improductiva y a las clases políticas contraproducentes. Es un juego de estafas.

Represión financiera

Con los políticos y los banqueros centrales aparentemente enloquecidos con su obsesión por la impresión de dinero y tipos de interés ultra bajos, es bueno saber que los economistas académicos tienen un término (es decir, represión financiera) para las políticas que han creado nuestras condiciones económicas actuales.

Sin embargo, no es un término nuevo. Su uso se remonta al menos a 1973, cuando dos economistas de la Universidad de Stanford, Edward Shaw y Ronald McKinnon, utilizaron el término en publicaciones separadas. Inicialmente, la frase tenía por objeto criticar diversas políticas que reducían el crecimiento económico en los países subdesarrollados, y no como una acusación a las principales economías modernas del mundo.

La represión financiera es un conjunto rotatorio de políticas en las que el gobierno se apropia insidiosamente de la riqueza del sector privado y, más específicamente, facilita al gobierno la financiación de su deuda. En el entorno actual esto incluye:

  1. ZIRP o «política de tipo de interés cero», en la que muchos de los bancos centrales del mundo mantienen sus tipos de interés de préstamo a los bancos a un nivel igual o cercano a cero. Naturalmente, esto hace que la tasa de interés de la deuda pública sea más baja de lo que sería de otro modo.
  2. La QE o «quantitative easing» es la política del banco central de comprar deuda pública a los bancos. Este aumento de la demanda aumenta el precio de los bonos del Estado y reduce los tipos de interés de dichos bonos.

Estas son las dos principales políticas de represión financiera actualmente en uso. La combinación de ambas políticas ha permitido a los gobiernos tomar dinero prestado, tanto a corto como a largo plazo, a tipos de interés extremadamente bajos. Esto, a su vez, ha mantenido relativamente bajos los pagos de intereses del gobierno sobre la deuda nacional.

Otras señales de represión financiera en Estados Unidos incluyen la exigencia a los bancos de mantener bonos gubernamentales para sus necesidades de capital, que los acuerdos de Basilea III incrementaron; altos requisitos de reservas, que permiten pagar intereses sobre el exceso de reservas de manera efectiva; y controles de capital que restringen o gravan la exportación de riqueza. Y luego está la «Guerra contra el dinero en efectivo ».

Todas estas políticas se enmarcan también dentro de la «política macroprudencial», en virtud de la cual los burócratas del gobierno hiper-regulan y supervisan toda la industria financiera. La política macroprudencial proporciona otro aspecto de la represión financiera: el control gubernamental o la propiedad absoluta de los bancos y las instituciones financieras, al tiempo que proporciona a los bancos barreras a la competencia. Es difícil definir con precisión la política macroprudencial, pero parece que se trata de un conjunto de políticas imprudentes que sólo tienen sentido si se trata de mantener el desorden macroeconómico en el que nos encontramos.

¿Tipos de interés negativos?

Cuando se combina la represión financiera con provisiones para el rescate de bancos y monedas inestables, se termina con el fenómeno casi insondable de los tipos de interés nominales negativos de los bonos del Estado. Varios países europeos ya han vendido bonos a dos años por un valor superior a su valor nominal, por lo que los compradores de bonos están pagando más de 1.000 euros, por lo que sólo recibirán 1.000 euros en dos años.

¿Por qué alguien aceptaría ese trato si pudieras tener los 1.000 euros en efectivo? Bueno, existe la inclinación natural de mantener su dinero seguro en un banco. Así que la gente con grandes sumas de dinero no quiere quedarse con varios millones de euros en efectivo. Prefieren mantenerlo en un banco y ganar intereses.

Más sobre

El problema con ese enfoque es que los bancos no están pagando intereses y, lo que es más importante, algunos gobiernos han establecido disposiciones de rescate para los grandes bancos de importancia sistémica, similar a lo que ocurrió durante la crisis financiera en Chipre. Estas disposiciones significan que los depositantes en bancos insolventes recibirán «cortes de pelo» por cualquier depósito no asegurado. Un «corte de pelo» significa que los depositantes perderían algún porcentaje de sus depósitos no asegurados. Alternativamente, los depósitos y bonos bancarios no asegurados podrían intercambiarse por acciones del banco.

Por lo tanto, para los depositantes ricos podría tener sentido pagar más que el valor nominal de un bono gubernamental si piensan que los gobiernos son más confiables y más propensos a redimir el bono en comparación con el banco que redime sus depósitos.

Una razón alternativa para que los tenedores de bonos estén dispuestos a pagar más que el valor nominal de un bono son las monedas y los tipos de cambio inestables. Si vivo en la zona euro y espero que el euro se deprecie frente al franco suizo o a la corona noruega, entonces podría considerar la compra de bonos del Estado suizo y noruego con rendimientos nominales negativos, basándose en la expectativa de que todavía estará mejor que si comprara bonos denominados en euros.

Los efectos del mal gobierno

La represión financiera es una consecuencia de los inflados presupuestos gubernamentales y de las enormes deudas gubernamentales. Es la peor manera de tratar con la deuda del gobierno y en realidad va en contra de las formas adecuadas de abordar los problemas fiscales, que incluyen: la eliminación de los programas gubernamentales, la eliminación de las bases militares, la austeridad basada en el recorte de los salarios y beneficios de los políticos y empleados del gobierno, y la desregulación y la privatización para aumentar el crecimiento económico.

Los efectos de la represión financiera causan daños económicos en todos los sectores productivos de la economía, incluidos los trabajadores, los ahorradores, los empresarios, los jubilados y las pensiones. Esto perjudica a la industria de seguros que protege nuestras vidas, nuestros hogares, nuestra salud y nuestras propiedades. Entre los beneficiarios económicos se encuentran los grandes bancos y Wall Street, el propio gobierno nacional y algunas grandes empresas.

Continuar con las tradiciones del mal gobierno

En Siena, Italia, los frescos del siglo XIV llamados La alegoría del buen y mal gobierno se encuentran en el antiguo ayuntamiento de la Piazza del Campo. El buen gobierno se basa en la paz, la resistencia, la prudencia, la justicia y el autocontrol, con especial énfasis en la justicia. El buen gobierno se representa en el lado derecho de la sala como comercio próspero, trabajo productivo y buenas condiciones económicas.

Al otro lado de la habitación hay un espejo del mal gobierno. Se basa en la crueldad, el engaño, el fraude, la rabia, la división, la guerra, la codicia, la arrogancia y el orgullo excesivo. Los efectos del mal gobierno se muestran con la ciudad en ruinas, casas demolidas y sin comercio, excepto para la fabricación de armaduras y armas. Las calles de la ciudad están desiertas y en el campo hay dos ejércitos listos para la guerra.

En el lado del buen gobierno se sienta una imagen de justicia en un trono. Al otro lado de la sala, una imagen de la tiranía se sienta en el trono. El panorama de los frescos es impresionante y demasiado preciso, y la represión financiera no es más que la última contribución del Estado moderno al concepto de mal gobierno.

Publicado originalmente en junio de 2015.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1865 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
137
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.