Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

35 tiendas del Gòtic y el Raval no reabren, la punta del iceberg del 'crack' del pequeño comercio del centro de Barcelona

0
- +
29/05/2020 10:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La plaza del Pi de Barcelona se ha quedado sin una heladería que hasta hace dos meses estuvo abierta para dar descanso y refresco a los miles de turistas que recorrían el corazón histórico de Barcelona, su principal clientela. En la cercana calle Petritxol, un taller artesano tampoco reabrió con el relajamiento del encierro tras entrar la capital catalana en fase 0, 5 de desescalada el pasado lunes 18 de mayo, y tampoco con la entrada en fase 1 de este lunes 25.

Otro taller, en este caso de bolsos artesanos de piel, ubicado en la calle Banys Nous, tampoco ha podido retomar la actividad ahogados por dos meses de parón forzado y por la ausencia de turismo nacional y menos extranjero en esta lenta salida del encierro por la pandemia de coronavirus.

La lista de negocios damnificados por la pandemia de la Covid-19 en el casco histórico es una sangría continuada que, de momento, arroja 35 víctimas. Son 35 pequeños comercios que se han visto incapaces de volver a la normalidad. Lo afirma la entidad Barnacentre, con 600 locales adheridos, que ha contabilizado 20 cierres en el Gòtic y otros 15 en el Raval y que advierte que la situación "empeorará" en los próximos meses.

Desde la asociación comentan que estos autónomos, en su mayoría, ya estaban en una clara desventaja respecto a las cadenas de tiendas desde la subida desmedida del precio del alquiler de los locales iniciada hace unos años con la llegada de la burbuja del arrendamiento.

Este endeudamiento que arrastraban les ha dejado un "menor margen de reacción" frente a una crisis súbita y brutal como esta. Otro de los motivos para no volver a abrir lo marcan las expectativas turísticas para este verano en Barcelona, muy poco esperanzadoras para unos negocios que viven en un 40%, 60% o hasta 80% del comprador de paso en la ciudad.

De momento, de los 600 negocios asociados en Barnacentre han abierto "entre un 15% y un 20%", afirma a 20minutos.es la gerente de la entidad, Isabel Rodríguez. Recuerda que tras el cierre de un establecimiento, subyace "un problema muy grande".

"Se pierden empresas familiares, que suponen una determinada manera de trabajar, y esto se añade a un mercado comercial ya en crisis" antes de la de la Covid-19, remarca. "Venimos de unos años de mucho desgaste desde 2008. Entonces el turismo sirvió como comodín. Pero muchos negocios todavía vivían al día y no disponían de fortaleza", insiste.

"Muchos comerciantes están pidiendo financiaciones y créditos para tirar hacia adelante ante un cambio de escenario tan brutal", comenta Rodríguez. Y en un momento en el que se echa en falta el turismo pero también "público local", dice.

Más sobre

Además, remarca que hasta que Barcelona no comience a caminar dentro de la fase 1 (que llegaba esta misma semana) no sabrán el alcance de la destrucción de negocios de bares y restaurantes. "Aún no lo podemos saber", comenta. "Muchos abrirán en una situación tan débil que el hecho de que arranquen no querrá decir que puedan continuar", subraya la gerente de Barnacentre.

Y lloverá sobre mojado porque, antes del inicio del estado de alarma, cerraron sus puertas locales emblemáticos del Gòtic como el bar Schilling de la calle Ferran, el restaurante Xaloc de la calle de la Palla o el Pescallunes de la calle Magdalenes.

El precio del alquiler supone otro escollo en la recuperación económica del pequeño comercio del centro histórico barcelonés. Entre los que ya no volverán abrir o entre los que penden de un hilo, el denominador común es "la situación de su contrato de alquiler", comenta Rodríguez. "Ya pagaban unos alquileres muy elevados antes de la pandemia por lo que mantenerse es ahora muy difícil", indica.

Además, "no se está dando ningún tipo de facilidad" con los arrendamientos, recuerda la gerente. "Ha habido tiempo para que las administraciones presenten planes de choque (se refiere a las municipales) por lo que es bastante paradójico que tras dos meses en esta situación todavía no anuncien medidas reales", se lamenta.

Precisamente, el Ajuntament anunciaba el pasado martes una línea de ayudas de entre 600 y 1.200 euros para los propietarios de locales comerciales que rebajen el alquiler a sus inquilinos.

El Ayuntamiento rescató del cierre en 2018 a la tienda del número 7 de la calle Avinyó La Manual Alpargatera, un negocio emblemático que abrió en el año 1940 y que ocupa los bajos de un edificio que es de propiedad municipal desde el año 1988.

La segunda generación de esta saga de artesanos del calzado tiene una deuda contraída con el consistorio al tardar en ejecutarse la actualización del alquiler a un precio de mercado "razonable" que se pactó hace dos años.

El local tiene otro alquiler, en este caso privado y elevado, que no consiguen rebajar. Ahora están pendientes de una moratoria en el pago de la parte pública del arrendamiento y han reabierto con el relajamiento en el estado de alarma aunque sin demasiado movimiento de clientela.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (31990 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
82
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.