Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Robertelyankee escriba una noticia?

Tiempos difíciles para un hombre lobo americano

17/11/2009 09:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con razón tiempos pasados fueron mejores..

Tenía hambre. Su ansia podía controlar su voluntad.

Su transformación era dolorosa. Cada dilatación de sus músculos, cartílagos y osamenta le hacía sumirse en una penitencia lacerante donde predominaba el deseo de convertirse por fin en la bestia. Sus sentidos se hacían más notables. Su agilidad se tornaba extraordinaria. Su fuerza era colosal. Y sus aullidos quedaban propagados a medianoche reclamando a la silueta lechosa de la luna en plenitud su reinado sobre los seres inferiores de la noche.

Su alargado morro lupino ansiaba morder y masticar. Sus colmillos, excitados por la proximidad de carne humana, se separaban, abriendo las mandíbulas al máximo, con la baba corriéndole por el mentón.

Se movilizó por las calles al albur de las sombras. La ropa desgarrada se fue cayendo a tiras, hasta quedar su inmensa anatomía desnuda. Su metamorfosis en hombre lobo fue completada. Su vacío estómago se contraía por la falta de alimentos.

El mundo estaba cambiando. Era ya demasiado moderno para él y sus congéneres. En las grandes urbes estaba implantado el toque de queda, y nadie se aventuraba a quebrar tal orden bajo riesgo de ser encarcelado y torturado bajo el régimen totalitario imperante en la Zona Norte de Amérika. Los únicos ejemplares disponibles para el disfrute carnívoro eran los propios militares. Y éstos estaban convenientemente equipados para rechazar cualquiera de los ataques del hombre lobo.

Cada dilatación de sus músculos, cartílagos y osamenta le hacía sumirse en una penitencia lacerante donde predominaba el deseo de convertirse por fin en la bestia

Así le sucedió a él mismo. Emplearon de carnaza a un joven recluta apostado en un control de la calle Brentson. Su apetito era tan inmenso, que fue en pos del soldado cara a cara, brincando sobre sus patas, avanzando metro a metro, dispuesto a saltar sobre su garganta y profundizar con los colmillos en la yugular, saboreando la carne y la sangre de su cuello. Justo en plena carrera hacia su víctima, de la calle adyacente surgió un vehículo blindado. Era una mini tanqueta con su cañón lanzallamas. Se vio sorprendido por el alcance de la llama, y para cuando quiso alejarse de allí, ya era una bola de fuego en combustión. Unos aullidos agónicos precedieron a su fulminante muerte.

Otro hombre lobo abatido a tiempo por las fuerzas del orden.

El soldado joven respiró aliviado.

La noche estaba siendo muy fructífera. Ya llevaban tres bestias exterminadas.

Los tiempos modernos estaban pudiendo con los seres más primigenios.

Era el año 2350.


Sobre esta noticia

Autor:
Robertelyankee (80 noticias)
Visitas:
6379
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.