Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Thomas Merton por Francisco Arias Solis

31/07/2009 19:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz del monje trapense

THOMAS MERTON

(1915-1968)

Por eso, Padre, te pido que me conserves en este silencio

para que aprenda de él la palabra de tu paz

y la palabra de tu misericordia

y la palabra de tu gentileza

dicha al mundo,

y que a través de mí quizá tu palabra de paz se deje oír

donde durante mucho tiempo no ha sido posible que nadie la oyera.”

Thomas Merton.

LA VOZ DEL MONJE TRAPENSE

El poeta, pensador norteamericano y maestro espiritual de Ernesto Cardenal, ha creado una poesía que rebasa los límites de la versificación piadosa. Merton, con una fuerte influencia de San Juan de la Cruz, ha intentado escribir un inglés libre de esteticismo doctoral, que llega al hombre sencillo e intenta acercarle a Dios. Está considerado uno de los más grandes escritores espirituales del siglo XX. Destacado militante de los movimientos pacifistas y anti-racistas y con un claro compromiso con los derechos humanos y la justicia social, criticó la política de Estados Unidos, en Vietnan, y el armamento nuclear. Fue un precursor del dialogo católico-marxista. De su encuentro con Thomas Merton, nos cuenta Ernesto Cardenal: “Lo cual me había llenado de gozo doblemente: primero al saber que mi maestro de novicios será Thomas Merton, a quien yo le había leído prácticamente todos sus libros, e incluso traducido; y segundo porque eso yo no lo había sabido antes de pedir mi admisión, y era una garantía de que yo no había escogido ese monasterio buscándolo a él sino a Dios”. Cuando en 1968, Thomas Merton se encontró con el Dalai-Lama, en el Tibet, éste lo calificó como un “buda natural”.

Está considerado uno de los más grandes escritores espirituales del siglo XX

Thomas James Merton nació en Prades, Francia, el 31 de enero de 1915. Hijo de padre neozelandés y madre estadounidense, que perdió a temprana edad. Su niñez la pasa en la costa mediterránea francesa y en Inglaterra. Inicia sus estudios en un liceo francés. Una vez en Inglaterra continuó sus estudios en Cambridge. Sus ideas subversivas le hacen emigrar a Estados Unidos, estudiando en la Universidad de Columbia (Nueva York), en la que se doctoró con la tesis “La naturaleza y el arte en Wiliam Blake”. Enseña en las universidades de Columbia y de St. Bonaventure. En 1938 se convierte al catolicismo e ingresa en la Trapa el 10 de diciembre de 1941, residiendo en el monasterio trapense Nuestra Señora de Gethsemaní de Kentucky, desde dicho año hasta su muerte. Fue ordenado sacerdote en 1949, adoptando el nombre de padre Luis. Adquiere la nacionalidad estadounidense en 1950. Soñaba y buscaba la unidad de las religiones y precisamente falleció el 10 de diciembre de 1968, debido a una electrocución, cuando al salir del baño pisó un cable con deficiente aislamiento, accidente sufrido en Bangkok cuando asistía a un Congreso ecuménico de monjes católicos y budistas.

Su primera obra, La montaña de los siete círculos (1948), supone una autobiografía de amplia repercusión en el mundo cultural de Estados Unidos, siendo posteriormente traducida a múltiples idiomas. A partir de entonces publica diversas obras de carácter religioso, como Las aguas de Siloé (1949), Semillas de contemplación (1949), Ascenso a la verdad (1951), El signo de Jonás (1953), El hombre nuevo (1954), Ningún hombre es una isla (1956) y La vida silenciosa (1957). En ellas se enfrenta con el problema del hombre de su tiempo. En Fe y violencia (1968), aborda el problema racial. Con posterioridad se produce una aproximación a la religión oriental en sus obras Místicos y Maestros Zen (1967) y El Zen y los pájaros del deseo (1968). Entre sus libros de poesía citaremos Figuras para un Apocalipsis (1947), Las lágrimas de los leones ciegos (1949) y Las islas extranjeras (1957). Y como dijo el monje trapense: “Un hombre veraz no puede permanecer mucho tiempo siendo violento. En el curso de su búsqueda, advertirá que no necesita ser violento, y descubrirá además que, mientras existe en él la menor traza de violencia, fracasará en hallar la verdad que está buscando”.

Francisco Arias Solís

Paz y Libertad.

XIII Festival Poético por la Paz y la Libertad

URL: http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
5010
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.