Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kire Simons escriba una noticia?

Tesis, de Alejandro Amenábar. Máximo exponente del suspense en el cine español

09/01/2011 11:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es la cinta que mejor capta los ingredientes del género "thriller" en el contexto ibérico

El género suspense o "thriller" se presenta aún hoy día como una de las asignaturas pendientes del cine español. Y pese a la existencia de un buen puñado de títulos tan válidos como "La Caja 507" de Enrique Urbizu, o "Días Contados" de Imanol Uribe, por poner un ejemplo, nadie ha logrado, como el director hispano-chileno Alejandro Amenábar Cantos, crear una obra tan trepidante y vibrante como la que fuera su película debut "Tesis" dentro del espacio ibérico.

Precisamente, el trepidante ritmo de "Tesis", hace que estemos hablando de una película "diferente" dentro del panorama del cine contemporáneo nacional. Quizás sea ese ritmo el que convierte a la ópera prima de Amenábar en una película más "americana" que el resto de títulos citados en el párrafo anterior y de otros muchos que no hemos nombrado. La culpa la tiene, muy probablemente, esa velocidad de vértigo que tiene la narrativa interna que asemeja bastante a Tesis con muchas obras del panorama hollywoodiense.

Y es que la velocidad, el ritmo, y el saber encajar cada pieza en su casilla correspondiente, son las premisas principales del entretenimiento que desde la industria yankee siempre se han intentado promover como un "cine eficaz". Películas que enganchen a la audiencia desde el minuto cero al ciento veinte de la cinta. Metrajes que nos impidan dejar nuestra butaca para escaparnos un momento a buscar palomitas.

Ésto es exactamente lo que Amenábar logró en su día con "Tesis". Recordemos el momento se su estreno. Año 1996. La impresión fue enorme. Muchos tuvimos la inequívoca sensación de que, en España, jamás se había visto nada igual. ¿Por qué? Pues quizás porque creíamos ver de pronto a Hitchcock haciendo cine español. Pero no, no era así. Aunque muy lejos de la realidad no andábamos.

Si se creyó ver a Hitchcock en Tesis, fue porque Amenábar consiguió asimilar con una inmensa habilidad las pautas narrativas de la imperante producción americana en el terreno del suspense. Personajes adecuados, una atmósfera de misterio casi sobrenatural y un terror psicológico que amenaza con adentrarse en nuestras almas, hasta el preciso instante de caer rendidos esa misma noche en las redes del sueño. Además, claro está, de la inclusión de inteligentes elementos, incorporados de leyendas del misterio como Agatha Christie o Patricia Highsmith (de cuya novela Hitchcock rodó "Extraños en un Tren"(1951) ), como lo que el propio Hitchcock denominaba el "whodunit".

El "whodunit" ó "quién lo hizo" recuerda a las historias de Christie, en las que, hasta el final de la historia, no conocíamos al culpable. Todo ello combinado con una extraordinaria tensión sexual protagonista femenina-villano, hacen de Tesis una "peli" de suspense con todos los ingredientes necesarios del género para pasar un gran rato de entretenimiento frente a la pantalla, con la dósis necesaria de intriga y misterio. En fin, una sabrosa tarta con su correspondiente guinda.

Y amén de elementos narrativos, también se incluyen en esta sobresaliente cinta elementos de crítica. Concretamente, Amenábar ataca al morbo por morbo, a las contínuas muestras en los medios de comunicación de imágenes grotescas mientras comemos o cenamos. Crítica al hecho de aprovecharse de la violencia para visionarla y después inventar fórmulas moralizantes. En fin, la hipocresía entre lo que se predica y, por otro lado, lo que se enseña en los medios.

...Amenábar ha logrado emular la forma americana de contar, obteniendo así un efecto de total entretenimiento y calidad, olvidándose de los patrones estereotípicos de mera imagen..

Tesis nace en el contexto de un cine español emergente a mediados de los noventa. Un cine moderno y fresco que incluye directores como los citados Enrique Urbizu ("Todo Por La Pasta" (1991), "La Caja 507" (2002) ó "La Vida Mancha" (2003)) ó Imanol Uribe ("La Muerte de Mikel" (1984), "Días Contados" (1994), entre otros, y gente como Manuel Gómez Pereira, que un año antes del estreno de la ópera prima de Amenábar deslumbra con la brillante comedia "Boca a Boca" (1995).

Todas estas nuevas producciones (más otras muchas no mencionadas) destacan en el nuevo cine español. Un cine llamativo por su solera y un ritmo narrativo más ligero y digerible. Si bien anteriormente el cine en España se entendía más desde el personaje que desde la histroria, produciendo una dinámica probablemente mucho más lenta y menos entretenida. Por ello existía el topicazo de "Española, seguro", cuando se hacía referencia películas "aburridas". Realmente el cine español había sido centrado en lo personal y el intimismo, apartando de sí la atención hacia el entretenimiento y hacia la narración amena.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, y más concretamente desde Tesis, personaje e historia se han ido convirtiendo en uno sólo, haciendo que de forma general el interés, tanto por todo lo referente al personaje como por lo que le ocurre a ese personaje a lo largo del argumento de la película, imperan a la hora de plantearse la creación de una cinta cinematográfica.

Por desgracia, pese a tener "Tesis", y, cómo no, "Abre Los Ojos" (1997) del propio Amenábar como referentes del género intriga en España, en nuestro cine se ha tirado más hacia la burda imitación de la fórmula americana de marketing: portadas oscuras con rostros bonitos y facilonas historias de miedo que nada tienen que decir, y cuyos argumentos caen por su propio peso. Con ello queremos declarar que, intencionadamente, se ha emulado más a títulos como "Scream" (Wes Craven, 1996) y sus contenidos y apariencias que la forma de contar de los grandes títulos americanos como "Psicosis"(1960), "El Silencio de los Corderos" (1991) ó "La Soga"(1948), entre otros, que sí emula Amenábar en su "Tesis".

De esta manera, tenemos títulos españoles como "El Arte de Morir"(2000) y "El Tuno Negro" (2001), películas que copian descaradamente la fórmula "Scream" en cuanto al reparto y la imagen, pero se olvidan de mantenerse fieles al tipo de narrativa que se emplea en el cine de Hollywood desde los años veinte. Y el motivo es sencillo: estas producciones anteponen el telemarketing visual a la calidad de la narración del cine, utilizando argumentos poco o nada creíbles y situaciones cercanas a lo patético, que provocan que el espectador medio, amante de historias que merezcan la pena, se levante de la butaca abandonando la sala de proyección respectiva.

Esto de lo artificial y visual ha sido, sin duda, una táctica que algunos productores quizás consideraron "efectiva" para vender entradas. Nos hemos olvidado hacer lo que Amenábar lleva a cabo en Tesis: absorver la forma de contar, asimilar los princípios narrativos que hacen que nuestra película sea amena y entretenida. Por el contrario, en vez de hacer esto, nos hemos inclinado, en muchos casos, por las caras bonitas y las historias mal contadas, sin preocuparnos por las consecuencias. Y el resultado no es otro que el de acabar aborreciendo un título español que lleva exactamente el mismo cartel que el de una película americana de mala calidad. Esto es, cuanto menos, catastrófico.

Quede por tanto Tesis, como un título inolvidable que, por los motivos explicados, ha roto moldes en el cine español y probablemente incluso en el cine europeo. Y, sobre todo, a aquellos guionistas que lean este artículo, quédense con el "cómo" de Tesis. Es decir, con el cómo ha emulado Amenábar la forma americana de contar y obteniendo así un efecto de total entretenimiento y de calidad, olvidándose de los patrones estereotípicos de mera imagen y telemarketing artificiales. Lo realmente importante es contar bien una historia y que esta sea amena. Sólo así llenaremos nuestros cines.

...el trepidante ritmo de "Tesis", hace que estemos hablando de una película "diferente" dentro del panorama del cine contemporáneo nacional.


Sobre esta noticia

Autor:
Kire Simons (11 noticias)
Visitas:
5532
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.