Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Iva14 escriba una noticia?

Terapia familiar

20
- +
02/09/2021 21:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El propósito de la terapia conductual para parejas es traer una lectura diferente del problema y devolver a la familia sus capacidades de funcionamiento

La terapia familiar considera los trastornos psicológicos y conductuales del miembro de un grupo como un síntoma de la disfunción del grupo, generalmente la familia (padres, hermanos...) Su propósito es traer una lectura diferente del problema y devolver a la familia sus capacidades de funcionamiento.

¿Qué es la terapia familiar?

La terapia familiar se ocupa de los problemas que las personas presentan en el contexto de sus relaciones con las personas significativas que los rodean y sus redes sociales. Es un enfoque psicoterapéutico reconocido que se dirige principalmente al sistema familiar como una unidad social a diferencia de otros enfoques psicoterapéuticos como las terapias psicodinámicas o la terapia cognitivo-conductual que se centra en el individuo. La terapia familiar/práctica sistémica es un campo heterogéneo; hay diferentes escuelas y modelos que tienen en común algunos principios rectores y supuestos. La terapia familiar tiene como objetivo, por ejemplo: mejorar el funcionamiento de la familia en diferentes niveles, revalorizar la comprensión mutua y el apoyo emocional entre los miembros de la familia, desarrollar habilidades para resolver los problemas que enfrenta la familia.

Tradicionalmente, la terapia familiar se ha centrado principalmente en las interacciones entre los miembros de la familia, la calidad de las relaciones familiares, ciertos aspectos del desarrollo y funcionamiento de la familia, etc. Sin embargo, la terapia familiar se basa en suposiciones sistémicas o en la perspectiva contextual que enfatiza el papel de sistemas más amplios como la comunidad, la sociedad y la cultura a la que pertenece la familia. En los últimos años, los terapeutas familiares se han renombrado a sí mismos como "terapeutas sistémicos" a medida que prestan más atención a los sistemas más amplios y los contextos sociales involucrados en la vida de las personas.

La perspectiva sistémica, que sustenta la práctica de la mayoría de los terapeutas familiares, ve los problemas de un individuo desde la perspectiva de la relación con los diferentes contextos en los que vive: es decir, como pareja en una relación de pareja, como miembro de una familia, como persona con lealtades particulares en el campo religioso y / o cultural, teniendo en cuenta también las circunstancias socioeconómicas y el contexto político. La práctica sistémica considera el "contexto" como primordial para el desarrollo psicológico y el bienestar emocional de una persona.

Una sesión de terapia familiar dura entre 60 y 90 minutos; el intervalo entre sesiones varía de una a varias semanas dependiendo de los problemas presentados, las necesidades de los miembros de la familia, la etapa del tratamiento y otras variables. Las decisiones sobre estos puntos se negocian entre clientes y profesionales. Aunque esto es difícil de estimar y difiere ampliamente, la duración promedio del tratamiento para la terapia familiar es de entre 6 y 20 sesiones.

Los terapeutas familiares con mayor frecuencia trabajan teniendo varios miembros de la familia en sesión, pero también se ofrecen sesiones individuales o reuniones con los padres (sin su hijo, por ejemplo) si es necesario. Algunos modelos de terapia familiar incluyen la colaboración de un co-terapeuta o equipo. Algunos terapeutas sistémicos preferirán intervenir con las redes profesionales y / o sociales conocidas por las familias en lugar de centrarse específicamente en la familia nuclear. Tanto la duración como la configuración de la terapia familiar es el resultado de la colaboración y el acuerdo mutuo entre el terapeuta y la familia.

¿Quién puede beneficiarse de la Terapia Familiar y/o la práctica sistémica?

Una persona puede encontrar un apoyo importante en la familia, pero también puede ser una fuente de angustia, malentendidos y dolor. En este caso, la terapia familiar y la práctica sistémica pueden resultar útiles siempre que el objetivo sea mejorar las habilidades de los miembros de la familia para apoyarse mutuamente. Permitir que los miembros de la familia usen sus recursos de manera más efectiva apoyándose mutuamente puede ser crucial para superar las etapas de transición en el ciclo familiar o los eventos estresantes de la vida, como una enfermedad grave o la muerte de un ser querido.

En general, cada situación o problema que afecta las relaciones entre los miembros de la familia, así como el funcionamiento de la familia y su papel estructural, puede beneficiarse de la terapia familiar sistémica. Del mismo modo, cualquier problema que afecte la vida de una persona, en relación con las relaciones familiares y contextos más amplios, se beneficiará de ser trabajado con el enfoque de sistemas. Involucrar a otros en la familia o red social de un individuo en el tratamiento evita el riesgo de patologización. También permite abordar el problema de manera más efectiva.

La terapia familiar/práctica sistémica es un campo heterogéneo

La terapia familiar es ciertamente útil en momentos de crisis, pero también para problemas recurrentes. También se utiliza para prevenir problemas como dificultades de comportamiento (por ejemplo: delincuencia o problemas de salud mental). La terapia familiar puede ser especialmente efectiva para una familia en las siguientes situaciones:

  • Problemas de salud, particularmente enfermedades físicas crónicas
  • Problemas psicosomáticos
  • Enfermedad mental de niños y adolescentes
  • Enfermedad mental del adulto
  • Dificultades psicosexuales
  • Abuso de alcohol y otras drogas
  • Problemas de pareja, divorcio y separación
  • Cuidado de crianza, adopción y cuestiones relacionadas
  • Problemas en el ciclo familiar y en las etapas de transición
  • Rehabilitación de las habilidades parentales y el funcionamiento familiar
  • Problemas escolares
  • Cuestiones laborales
  • Experiencias traumáticas, pérdida y dolor
  • Interrupciones en la vida familiar debido a conflictos sociales, políticos y religiosos

Es importante tener en cuenta que la terapia familiar sistémica puede ser particularmente beneficiosa para las familias sociales y económicamente desfavorecidas. En muchos países europeos, como Finlandia y el Reino Unido, por ejemplo, estos enfoques son accesibles y están bien establecidos dentro de los servicios públicos.

Efectividad de la terapia familiar

La terapia familiar (también conocida como terapia sistémica) permite a los miembros de la familia expresar y explorar de manera segura sus pensamientos y emociones difíciles, comprender las experiencias y perspectivas de los demás, percibir las necesidades de los demás, desarrollar la fortaleza familiar y hacer cambios útiles en sus relaciones y vidas. Sin embargo, ¿están estos hallazgos respaldados por evidencia como la ciencia actual los define?

Desde 1990, cada vez más estudios han establecido firmemente la efectividad de la terapia familiar en diferentes indicaciones. Actualmente, esta investigación, basada en diferentes modelos y metodologías, proporciona evidencia sustancial de la efectividad de diversas intervenciones familiares. Varias revisiones también sugieren que la terapia familiar no es más costosa e incluso en la mayoría de los casos es significativamente más barata que otros tratamientos que no incluyen a la familia. La probada "relación costo-eficacia" de la terapia familiar en determinadas condiciones podría ser tenada en cuenta por los responsables de la organización de los servicios públicos o del desarrollo de programas de tratamiento en las instituciones asistenciales. Algunos hallazgos de la investigación muestran que incluir la terapia familiar en el tratamiento reduce significativamente el costo de la atención médica y el costo del tratamiento farmacológico. Muchos estudios demuestran la efectividad de la terapia familiar, la intervención sistémica o el trabajo con las familias en el tratamiento de trastornos alimentarios, problemas de conducta, depresión, adicciones, esquizofrenia y otros problemas de la infancia y la adolescencia.

Aunque el nivel de efectividad de la terapia familiar y las intervenciones basadas en la familia difiere según el modelo y las condiciones de los proyectos de investigación, la terapia familiar se considera actualmente un enfoque psicoterapéutico probado. Varios artículos recientes que tratan de este tema se citan en referencia a este texto. Dada la situación actual en el campo de la terapia familiar, no es de extrañar que en algunos países europeos sea reconocida por el organismo científico como un enfoque basado en resultados convincentes, particularmente en el Reino Unido, Alemania, Finlandia, etc.

¿Cuándo se debe considerar la terapia familiar?

La terapia familiar debe considerarse cuando varias consultas con un terapeuta individual no han logrado aliviar el sufrimiento del paciente porque el problema es más sistémico que individual.

El punto de partida suele ser el mismo: el sufrimiento de un niño que se manifiesta en trastornos psicológicos y comportamientos anormales. En consecuencia, la infelicidad de uno de los miembros de la familia conduce inevitablemente a la ruptura de los vínculos intrafamiliares. Un niño que no se encuentra bien puede manifestarlo de diferentes maneras. Pueden ser trastornos alimenticios, violencia en la escuela o hacia otros hermanos, escarificación, huida, drogadicción, etc. Estos comportamientos pueden seguir a cambios importantes como una separación de los padres, un fallecimiento o la salida de uno de los hijos de casa. A través de estos comportamientos problemáticos, el niño también puede querer decir a sus padres (o a uno de ellos) que su relación no puede continuar así. Esto es una señal de advertencia. El niño puede estar denunciando una forma de control paterno, diferencias de educación que ya no soporta entre su madre y su padre, o un secreto que le resulta demasiado pesado. Convertirse en padre o madre puede hacer aflorar problemas del pasado que han estado enterrados durante varias generaciones y que se reflejan en los hijos. Desgraciadamente, los padres a veces repiten patrones que tenían cuando eran niños y que son perjudiciales para sus propios hijos. Todo esto se hace de forma inconsciente. Con su malestar, los niños están diciendo a sus padres que lo que les ocurrió a sus antepasados no es su responsabilidad.

Puedes ver más información en el siguiente enlace: https://terapiasdeparejas.us/terapia-de-familia/


Sobre esta noticia

Autor:
Iva14 (36 noticias)
Visitas:
403
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.