Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Madrenatura escriba una noticia?

Terapia Craneo-Sacral: Arte que escucha el Lenguaje del Cuerpo

21/09/2009 23:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Terapia Cráneo-sacral puede ayudar en el tratamiento de muchas enfermedades, ya que pone énfasis en conseguir elrestablecimiento de la salud, eliminando los impedimentos que obstaculizan el bienestar. Los efectos de esta técnica son normalmente muy profundos y duraderos

Nuestras emociones reprimidas se traducen en contracción muscular crónica en zonas más vulnerables como el cuello, la columna, la cara, la mandíbula, estómago, los intestinos, el diafragma y la zona pélvica, con su influencia en las piernas.

Muchos pacientes que se someten al método craneo sacral y liberación emocional vienen por algún dolor o trastorno concreto, el primera sesión se evalúa en qué zona del cuerpo hay que empezar para luego llegar al núcleo del problema.

Existe un sistema situado entre los huesos del cráneo y el cerebro, y que continúa dentro de la columna vertebral hasta el sacro, al que se le denominacráneo-sacral.

Es un sistema hidráulico cerrado, con su propio ritmo fisiológico, y donde por el interior de estas estructuras fluye el líquido cefalorraquídeo que baña, limitado externamente por la meninge duramadre (cobertura de protección), la médula y el cerebro. Esta fluctuación del líquido a través de su recorrido tiene un ritmo de subida y bajada que se le denomina movimiento respiratorio primario (mrp), ya que fue anterior al movimiento respiratorio pulmonar, que no comienza hasta que nacemos, y se puede percibir como una fluctuación en forma de marea, creada por la potencia del Aliento de Vida.

Este ritmo consiste en unas pulsaciones de seis a doce por minuto, causadas por la rítmica producción y reabsorción del líquido cefalorraquídeo.

Este fluido, claro e incoloro, se produce en el cuarto ventrículo del cerebro por filtraciones y secreciones de las redes capilares llamadas plexos coroideos, y circula por la membrana dural que rodea interiormente los huesos de la cabeza. Bajan por el interior de la médula espinal hasta el sacro, volviendo de nuevo por la médula espinal hasta el cerebro, siendo gradualmente reabsorbido por las venas. Esta producción rítmica y la reabsorción del fluido generan una expansión general del cuerpo cuando el sistema se llena de él (flexión), y una contracción general cuando el sistema se vacía (extensión). Es la razón por la que los huesos de la cabeza tienen un micromovimiento a través de las suturas óseas, permitiendo el ritmo de expansión-contracción Este pulso se trasmite por las terminaciones nerviosas a todo el tejido conjuntivo, que envuelve los órganos y músculos.

El Ritmo del sistema cráneo-sacral se puede sentir tan claramente como los ritmos cardio-vascular y respiratorio pero, a diferencia de los otros ritmos, el ritmo cráneo-sacral (RCS) se puede evaluar y corregir a través de la palpación.

El terapeuta especializado llega a desarrollar una gran habilidad en la escucha y en la diferenciación entre los diferentes patrones de movimiento y las distintas pulsaciones del sistema humano. Ello requiere un claro conocimiento y entendimiento de anatomía y fisiología, y una profunda apreciación de las dinámicas sutiles de movimiento de todos los tejidos y órganos del cuerpo humano.

En nuestro cuerpo se puede leer nuestro estado mental y emocional.

El Dr. Sutherland intuyó, al observar las suturas entre los huesos craneales, que estaban diseñadas para el movimiento craneal de llenado y vaciado. Él había aprendido que el cráneo del adulto estaba fusionado, pero descubrió que ésto no era así.

El profesional observa si hay restricción en estas suturas y en el resto de las estructuras que conforman el sistema cráneo-sacral para, a través de sus manos, hacer una escucha y apoyar a su vez a la fuerza autosanadora del individuo, para el desbloqueo y la mejora del movimiento que pueda en ese preciso momento.

La intención del profesional no será nunca la de «reparar» algo, sino la de estimular nuevos niveles de orden y equilibrio en la mente y el cuerpo. El cuerpo humano tiene la facultad de recuperar el equilibrio por sí mismo: esto se llama homeostasis. Por lo que el profesional entiende que los síntomas y disfunciones son avisos del cuerpo para observar más allá.

La Terapia Cráneo-sacral es realmente un arte de la escucha del lenguaje del cuerpo humano, sintiendo, entendiendo y respetando este lenguaje y respondiendo de manera apropiada como apoyo en el estímulo de autorregulación y equilibrio del individuo y su inteligencia inherente para autosanarse.


Sobre esta noticia

Autor:
Madrenatura (57 noticias)
Visitas:
15321
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.