Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Tensa relación Cuba-EUA podría prolongarse

24/12/2009 11:01 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuba y Estados Unidos parecen estar transmitiendo por separado un mensaje coincidente: no será fácil arreglar su conflicto bilateral de medio siglo, último remanente de la Guerra Fría en el Hemisferio Occidental. Tras un breve período de moderación después de la llegada de Barack Obama a la presidencia, el ambiente se ha crispado de nueva cuenta con intercambio de mutuas acusaciones en las últimas semanas entre la Casa Blanca y el Palacio de la Revolución. Han sido varios los episodios que parecen frenar por el momento el clima de distención, muy distinto al que prevalecía bajo la administración de George W. Bush, el último el arresto de un ciudadano estadounidense "contratista" del gobierno de su país. "Se dedicaba al abastecimiento ilegal con sofisticados medios de comunicación vía satélite" a grupos disidentes, denunció el presidente cubano Raúl Castro en reciente discurso ante el Parlamento en el que consideró vigente la "política de agresión" contra la isla. Para el mandatario cubano Obama, quien en abril pasado levantó restricciones a los viajes y envío de remesas de cubanoamericanos a la isla, este hecho demuestra que "crece el aliento a la subversión abierta y encubierta contra Cuba". En abril del año que termina, durante la V Cumbre de las Américas en Puerto España, Trinidad-Tobago, el presidente Obama se declaró listo para hablar con La Habana sobre una amplia gama de temas de interés para ambos países. Pero la relación entre los dos enemigos de la Guerra Fría ha sufrido muchos altibajos, con momentos de mayor o menor tensión bajo las 10 administraciones que antecedieron a Obama, primer afroamericano en llegar a la Casa Blanca. Cuando las cosas parecen avanzar, algo paraliza el deshielo. La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, criticó a mediados de este mes la falta de libertades en Cuba. En un discurso sobre los derechos humanos en la Universidad Georgetown en Washington instó a los gobierno de Cuba y Nigeria a "terminar con la represión" y apoyar a los que buscan el cambio en esas sociedades. Para el gobierno isleño, los que buscan el cambio en la sociedad cubana, bajo un régimen socialista de economía centralizada desde hace medio siglo, son "mercenarios" al servicio de la política de Washington. El secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para América Latina, Arturo Valenzuela, ha dicho por su parte que su gobierno se está tomando con "calma" el acercamiento y el diálogo que inició la Administración del presidente Barack Obama con Cuba. Las declaraciones de Valenzuela parecieron una respuesta al canciller cubano, Bruno Rodríguez, quien el pasado 8 de diciembre dijo en Tokio, Japón, que Cuba está lista para un diálogo "respetuoso" con Estados Unidos. Rodríguez señaló que pese a que bajo el gobierno de Obama hay "menos tensión" y "menos retórica" contra Cuba "no hay un cambio en la política norteamericana" porque el bloqueo "se mantiene intacto y se aplica en toda su profundidad". A raíz de que Obama levantará esas restricciones, el líder Fidel Castro dijo en un artículo que "están creadas las condiciones para que Obama emplee su talento en una política constructiva que ponga fin a la que ha fracasado durante casi medio siglo". En su más reciente votación, la Asamblea General de naciones Unidas apoyo por 187 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones, la resolución que año tras año presenta la Habana reclamando el cese de las sanciones de Washington. Analistas estiman que en las últimas semanas Cuba ha cambiado el tono de su discurso hacia Estados Unidos, después de un período de cautela y hasta frases amables dirigidas a Obama, que ahora el ex presidente Fidel Castro califica como "cínico" y "demagógico". Para el director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami, Jaime Suchlicki, esta etapa fue "un paréntesis de espera" porque Raúl y Fidel Castro "están preocupados con Obama, no saben como lidiar con su política de no confrontación". Según Daniel Erikson, experto de la organización académica Diálogo Interamericano, con sede en Washington, "el liderazgo cubano es ambivalente sobre la posibilidad de tratar con Estados Unidos. No está preparado para hacer concesiones hacia una mayor normalización". En una de sus recientes "Reflexiones", Fidel Castro acusó a Obama de tratar de justificar lo que llamó "brutal carnicería" de civiles en Afganistán, y dijo que su discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz es "un ejemplo de la lógica y el pensamiento imperialista". Pese a estos avatares, en los últimos meses ambos gobiernos han sostenido pláticas oficiales sobre temas migratorios y de correo postal directo, calificadas por ambas partes como "respetuosas y productivas", y artistas cubanos están viajando a Estados Unidos. Esos encuentros sucedieron a una discreta entrevista que sostuvieron el 27 de abril pasado en Washington el subsecretario estadunidense de Estado, Thomas Shannon, con el jefe de la Sección de Intereses Cubanos, Jorge Bolaños.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2819
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Roque Castro (25/12/2009)

¿Porque el Régimen le teme a la globalización, Raúl sabe que será lo que acabará con ese y todos los Regímenes totalitarios.