Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Susy De Gordon escriba una noticia?

Lo que tengas que hacer, hazlo ahora mismo!!

19/09/2009 07:16 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sea cual sea ese asunto pendiente, hazlo ya... mañana quizás sea demasiado tarde!

Intenté escribir sobre algo más técnico, algo más formal, algo más serio... pero luego me di por vencida! Creo que hay demasiados intelectuales tratando de resolver los asuntos de política, economía y ciencias... yo por el contrario, busco compartirles algo de mi corazón. Si esto les sirve para cambiar de algún modo el curso de los acontecimientos de su vida, me sentiré más que satisfecha.

Conocí hace algunos (por no decir muchos) años a un alegre muchacho; de esas personas con las que uno se identifica inmediatamente, no en términos románticos, sino más bien en términos de esas amistades que calan profundo en uno y que hacen divertida la vida. Como él y yo vivíamos en diferentes ciudades, nuestra amistad se desarrolló por medio del teléfono convencional (no existían entonces la maravilla de celulares que hoy existen). Charlábamos largas horas, de todo y de nada realmente, pero nuestra amistad se iba nutriendo cada vez más y más.

Mi amigo desapareció de pronto... no volví a saber de él por algunos meses y entre las ocupaciones propias de la vida, dejé que el tiempo pasará. Un día por fin, volví a recibir su llamada, pero tristemente me compartió los motivos por los cuales él había dejado de llamar... tenía lupus... había pasado por un largo y doloroso tratamiento, estaba muy débil y aunque trataba de ser el mismo, su voz sonaba distinta. Yo era muy joven entonces para tratar de levantar su espíritu, no recuerdo sinceramente haberle dado mucho animo...

En el proceso en el que él se encontraba ahora, pudo hacer un viaje y visitar mi ciudad. Había llegado de improviso para darme la sorpresa y visitarme, pero yo no estaba en casa. Traía consigo unos cassettes de nuestra musica preferida como obsequio, la música que a menudo era tema de nuestras largas conversaciones. Mi madre me llamó para contarme que mi amigo estaba de visita y yo estaba "tan ocupada" que le pedí simplemente que me excusara y que le agradeciera, que yo más tarde me contactaría con él.

Semanas despues de eso, algo dentro de mí me impulsó a comprar una tarjeta de agradecimiento y mandarsela a mi amigo mono (de la Costa de nuestro país) y decirle que lo queria mucho y que me encantó la musica que me dejó. Esperé negligentemente unos días y la mandé.

Seguramente hay cosas pendientes que estás dejandolas de lado, esperando una mejor oportunidad, pero a veces esa oportunidad no se presenta más

Como no recibí noticias suyas durante las próximas semanas, me decidí y llamé a su casa para regañarle por no haber llamado y agradecerme por mi tarjeta... me contestó su madre, pregunté por él y ella me dijo: - Es usted Susy? A lo que respondí: Si! (un poco extrañada, porque no entendía como dedujo quién era yo). Ella continuó: "Su tarjeta llegó un día después de que mi hijo Eduardo falleciera... le hubiera gustado mucho leerla, pero llegó un día más tarde... yo le agradezco por él... gracias por sus palabras para mi Eduardo..."

Ahora entienden el por qué de este artículo? A mi mente y corazón vinieron mil cosas... Por qué no lo animé cuando podía? Por qué no dejé todo lo que no era tan importante y le brindé mi amistad cuando aún podía? Por qué no envié esa tarjeta cuando debía? Ya todo era tarde! Mi amigo nunca supo lo mucho que lo apreciaba, nunca supo lo feliz que me hizo su regalo, nunca supo que yo estaba agradecida, nunca supo que podía contar conmigo, nunca supo...

No quiero ponerte triste, quiero hacerte reflexionar hoy sobre la importancia de hacer las cosas cuando sientes que debes hacerlas. Unos lo llaman conciencia, yo lo llamo Espíritu Santo! Si El te habla y sientes Su voz interna guiándote a hacer algo, obedece y hazlo! Seguramente hay cosas pendientes que estás dejándolas de lado, esperando una mejor oportunidad, pero a veces esa oportunidad no vuelva más.

Al terminar de leer esta sencilla historia, yo te reto! Toma ese teléfono y llama a esa persona que amas. Sal ahora mismo y visita a ese amigo que te necesita. Decídete y arregla esas cuentas pendientes que no te dejan dormir. Cobra ánimo, esfuerzate y sé valiente y haz lo que nadie más que tú debe hacer!

Te deseo una bendición especial por tu valentía y tu decisión y si quieres contarme que lo hiciste, espero escuchar de ti pronto!!


Sobre esta noticia

Autor:
Susy De Gordon (25 noticias)
Visitas:
12229
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Patricia A (20/09/2009)

Susi, esto escribes tú misma? Me parecen chéveres los artículos.

0
+ -

Susy De Gordon (20/09/2009)

Si, y me da mucho gusto saber que son de tu agrado. Espero seguir escribiendo cosas interesantes y que de alguna manera contribuyan positivamente en quienes los leen. Gracias mil por escribirme y espero volver a recibir noticias tuyas!!

0
+ -
Responder

Miguel G. (27/06/2012)

Hola Susy, me encantó tu forma de llamar a la conciencia; Espíritu Santo. Es verdad lo que dices y agrego que es Él quien nos orienta y sugiere el camino que debemos tomar, por más que esté fuera de nuestro conocimiento y no lo comprendamos en el momento.
En realidad es una muy bella historia para hacernos pensar y reflexionar sobre lo que realmente es más importante: la amistad de nuestros seres queridos.