Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sandra Mercedes escriba una noticia?

De la televisión de avanzada y otros demonios

29/12/2010 22:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿ Qué haremos con el avance de la tecnología ?

Señora¡… ¡Señora¡… ¡Venga¡… ¡Acérquese¡…. ¡Suscríbase¡

Esas fueron las últimas palabras que recuerdo de esa tarde lluviosa del mes de noviembre, cuando me desplazaba por un centro comercial de la ciudad de Bogotá. Dos días después desperté acostada en mi cama y con un control de televisión muy grande empuñado en mi mano derecha.

Recuerdo que empecé a manipular dicho control y comenzaron a salir más de 200 canales, además de 15 canales de géneros musicales, 8 canales de emisoras radiales, decenas de películas que con una sola clave y el pago de un valor determinado las podía ver sin tener que salir a las conocidas y ya en vía de extinción tiendas de vídeo.

Mi primera reacción fue de alegría no puedo negarlo, experimente una inmensa felicidad, sin embargo pocas horas después éste estado fue cambiando a un estado de ansiedad ¡SI¡ ansiedad, motivado a que no sabía qué canal ver, qué género musical escuchar, no sabía si pagar o no pagar una película, eran tantas y tan buenas opciones que no tenía ni idea qué demonios ver: ¡Qué veo¡ ¡Qué escucho¡ o mejor ¡Qué veo y qué escucho simultáneamente¡ la ansiedad empezó a dominarme quería ver y escuchar todo al mismo tiempo.

De pronto encontré otra opción incluida en ese mágico control: Ver seis canales a la vez en recuadros pequeños, o sea lo que se conoce como mosaico, pero desistí y decidí ver mejor un solo canal en el tamaño normal, mis hemisferios cerebrales no estaban acostumbrados a ver seis canales paralélamente, entonces trate de ver uno solo y quedarme ahí quieta sin mirar el control mágico, pero algo dentro de mí gritaba que tenía que saber qué estaban presentado en los otros doscientos y tantos canales, que no me podía conformar con uno solo cuando tenía a la mano tantas opciones que escoger.

Además y para completar la faena de avanzada ésta ofrece mientras se trata de mirar un solo programa una sábana completa de la programación de las 24 horas de los otros doscientos y punta canales; son tantas opciones, tanto que ver, que escuchar, que a la final no se ve, ni se escucha nada, porque se mantiene cambiando y cambiando de canal, tanto así que los síntomas de mi túnel del Carpo han aumentado.

Enseguida mis hemisferios cerebrales entraron en pánico y estrés postraumático, la causa:

Exceso de carga laboral, porque al principio cada uno de ellos se dedicaba a ver un solo canal el 1 y 2 y se respetaban además los turnos, después la carga aumentó con otros dos canales, pero bueno era manejable la situación, posteriormente vino la televisión paga 30- 40 canales ya la cosa fue cambiando de color pero bueno mis queridos hemisferios lo estaban asimilando, pero con la avanzada la situación ha cambiado, como les cuento mis hemisferios cerebrales eran respetuosos el uno del otro, uno de ellos sabía que si el otro estaba viendo una telenovela tenía que esperar a qué terminara la emisión de la novela para poder cambiar de canal, todo era tan fácil, reinaba la tranquilidad.

En cambio ahora, éstos dos hemisferios cerebrales viven en una constante pelotera, uno le dice al otro que quiere ver el mosaico cultural, el otro le grita que no... que quiere ver el mosaico musical, un hemisferio está viendo un programa y al otro le da por cambiar el canal sin pedir permiso porque se le dio por escuchar música, está bien accede el otro, pero entonces le dice que ese género no, que quiere otro género musical, están viendo un vídeo y de pronto se acuerdan que a esa misma hora están presentado "La Tierra Sin Humanos" y están viendo ese, cuando el otro hemisferio vuelve y cambia de canal y al otro mientras tanto se le ocurre saber que presentara el canal 163 el día miercoles a las tres de la mañana ¡ES LA LOCURA¡.

Por eso cuando alguien le diga en la calle ¡Señor¡ ¡Señor¡ ¡Venga¡ ¡Acérquese¡ ¡Suscríbase¡…..Piénselo dos veces no sea que a las pocas horas le diagnostiquen depresión postraumática severa, agudos estados de ansiedad y se le acabe la tranquilidad y armonía familiar de sus dos hemisferios cerebrales.


Sobre esta noticia

Autor:
Sandra Mercedes (11 noticias)
Visitas:
1532
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.