Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Maximo Alexander escriba una noticia?

Tecnología Nazi

22/05/2009 20:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Poco antes de que finalizara la II Gran Guerra, el ministro de propaganda alemán, Paul Joseph Goebbels, anunció al mundo que Alemania iba a estar en posesión de una "sorprendente y poderosa arma, que cambiaría el signo de la contienda dando la victoria final a Alemania"

En muchos sitios de la red se recogen imágenes e informes, unas veces obtenidos por historiadores y otras por aficionados, sobre diferentes armas y tecnologías que Alemania estaba desarrollando en la primera mitad del siglo pasado. Si recordamos la complejidad que tenia (para la época) una bomba como la V2 (que de hecho es la “madre” de los programas espaciales americanos y soviéticos), tenemos que asumir que muchos de estos informes tienen grandes posibilidades de ser reales.

En Mayo de 1945, los americanos capturaron un submarino nazi (el U-234) en el océano pacifico. Este submarino tenia un tamaño tres veces mayor al normal y un diseño revolucionario. Su destino era Japón, y en sus bodegas descubrieron un sorprendente conjunto de planos y piezas, que servían para construir cohetes parecidos a las famosas bombas volantes V2, cazas a reacción y lo más sorprendente: partes para la construcción de una bomba atómica de diseño nazi. Incluso, dentro de los tubos para los torpedos se encontraron envases metálicos que contenían varios kilos de uranio enriquecido. Se supuso que la idea del ejército Alemán era que Japón construyera una bomba atómica para poder derrotar a los americanos. Esto nunca sucedió, dado que el 23 de mayo se transmitió el descubrimiento a la base naval de Portsmuth, en donde decidieron que todo el material encontrado en el U-234 fuese llevado a Nuevo México (Los Álamos), curiosamente el mismo lugar donde algunos meses más tarde se detonaría la primera bomba atómica que -a la postre- permitiría a los aliados ganar la guerra.

Esta historia encaja con las declaraciones vertidas por Goebbels referidas a un “arma definitiva”, que reproducíamos más arriba.

Pero esta no fue la única arma que los nazis guardaban bajo manga. De hecho, se desarrollaron e incluso probaron muchos tipos de naves. El objetivo de los nazis era lograr un avión muy veloz y silencioso, algo parecido al F-117, pero 50 años antes.

"los americanos capturaron un submarino nazi (el U-234) en el océano pacifico. Este submarino tenia un tamaño tres veces mayor al normal y un diseño revolucionario"

barcos de la armada norteamericana con el u 234

El OVNI Nazi

Uno de los más curiosos artefactos desarrollados para cumplir ese objetivo fue el AS-6, un avión con una forma curiosamente parecida a un platillo volante. Tanto, que algunos investigadores suponen que el avistaje de alguno de estos prototipos puede haber sido el que dio origen a las historias sobre “patillos voladores”. Según algunos testigos, después de repetidos fracasos, en junio de 1944 uno de estos prototipos despegó y se alejó a gran velocidad dejando tras de si la pista de aterrizaje de Brandis (Leipzig). El aparato en cuestión era el único de su especie, y había sido diseñado y construido por Arthur Sach. Al acabar la guerra, el público pudo saber que el proyecto del "platillo" no había sido el único, y que otros ingenieros habían desarrollado distintos aparatos para la Luftwaffe.

Según relata de Andreas Epp, un antiguo ingeniero de Skoda, que trabajó como diseñador en el aeródromo de Praga, se realizaron planos y maquetas del "trompo volador". Esta aeronave, idea de Schriever y Habermohl, consistía en un gran aro metálico que giraba en torno a una cabina central en la que se ubicaba el piloto. Entre el aro y la cabina había una serie de palas similares a las de un helicóptero, unidas entre si, formando una gran hélice orientable, dándole al sistema maniobrabilidad y potencia propulsora. El proyecto final estaba impulsado por 6 potentes motores a reacción, lo que podría haber transformado al "platillo" de Schriever en el primero en superar la barrera del sonido.

“Los platillos volantes existen, claro que sí, pero no vienen de otros planetas. Los construimos nosotros. Los diseñaron nuestros ingenieros, y después los americanos y los rusos se repartieron esos planos y prototipos cuando cayó Berlín. Yo los vi durante mis servicios para el Führer”, dijo Ángel Alcázar de Velasco, un anciano de 82 años, espía del servicio secreto alemán en España durante la Segunda Guerra Mundial.


Sobre esta noticia

Autor:
Maximo Alexander (6 noticias)
Visitas:
22276
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.