Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Imperfectas escriba una noticia?

¿Te gustas? (por Isa)

06/11/2010 13:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay gente que se lleva muy bien consigo misma. De hecho, a alguno conozco que se encanta... Y yo me alegro por ellos, porque lo cierto es que no gustarse es, por lo general, y que me corrijan los expertos, un grano en el culo. Yo no es que no me mole pero cuando me miro me veo y a veces me dan ganas de ser miope...

Y es que, a medida que uno se va haciendo 'adulto' se va dando cuenta de que algunos rasgos de su personalidad son un coñazo. El problema es que para cuando te enteras ya es imposible cambiarlos...

Entre otras muchas características de mi forma de ser que me irritan hay dos que, para mal de males, son antagónicas y se hacen la competencia, se contraponen.

La primera es que soy borde. No siempre, no con todo el mundo y la mayor parte de las veces no con mucha convicción, pero lo soy. Empecé a serlo en la adolescencia, como mecanismo de defensa ante las agresiones del resto de mis congéneres, como caparazón bajo el que protegerme. Por causa de este carácter borde mío, uso el sarcasmo y la acidez más de lo recomendable... A veces, arrepintiéndome justo después de usarlo.

El segundo de mis rasgos irritantes lo adquirí poco después y es, por el contrario, una inevitable tendencia a intentar caerle bien a todo el mundo. Y es que, también en mis años mozos, descubrí que usando la diplomacia y repartiendo sonrisas conseguía el aprecio -superficial casi siempre- de unos y otros. Una vez constatado este hecho, me enganché y llegué al punto de hacer florituras para agradar y resultarle simpática a quien se cruzara en mi camino, aunque fuera una bestia parda. Actividad agotadora e inútil, os lo aseguro.

Con la madurez... ejem... bueno, más bien con la edad he ido suavizando ambos rasgos de mi carácter. Pero aún así hay veces que me descubro dorándole la píldora a algún cretino o a alguna pedorra y soltándole una bordería a quién menos se la espera y se la merece.

¿No me digáis que esta dicotomía, esta lucha entre mis dos yos, el borde y el majete, no es como pa cortarse las venas?

I love myself, I want you to love me


Sobre esta noticia

Autor:
Imperfectas (361 noticias)
Fuente:
im-perfectas.blogspot.com
Visitas:
2089
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.