Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Berta Aramburu escriba una noticia?

Un amor clandestino (1)

0
- +
25/03/2020 19:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Gloria y Jordi, hastiados de sus matrimonios respectivos, se lanzan a una aventura con un final incierto

Gloria es una mujer corpulenta, pero agraciada. Alta, con curvas ostensibles y una buena delantera. Sus piernas fuertes y potentes. Una mujerona que se hace mirar discretamente por los hombres. Suele vestir sin estridencias, menos cuando tiene citas con sus amantes.

Se casó ilusionada a los veinte años, pero, su matrimonio derivó en un infierno, con un marido egoista y de caracter violento. Sus dos hijas eran su refugio y el motivo para vivir, pero, los años, pasan y llegó un día en que Gloria quiso poer fin a su relación.

En una cafetería próxima a su lugar de trabajo, coincidia cada mañana con un caballero bién vestido, que sin demasiado disimulo, pero con correión no dejaba de mirararla .

Poco a poco, ella también se fijó en Jordi, que, como si fuera fruto de la casualidad, procuraba buscar mesas contiguas a la suya, y fué así como empezaron a intercambiar algunas frases dentro de la mas cortés correción con alguién con quien coincides cada día en el ascensor o en el metro.

Ella fue fijandose en Jordi, y en su mente comenzó a fabular un sueño. Le gustaba, tenia buenos modales, y desde que entraba en la cafeteria hasta que salía no dejaba de mirarla. Es algo que una mujer nota a la legua.

Apenas sabia nada de él, solo que trabajaba en un bufete de abogados próximo a su oficina, que era asesor fiscal y poco mas.

En casa las cosas iban de mal en peor. Su marido chillaba cada noche, un autentico espectaculo del que eran testigos sus dos hijas, que poco a poco fueron adoptando una actitud de desafección con su padre.

A bronca diaria, Gloria, temía llegar al hogar. En el dormitorio, la actitud de su conyuge no era ni de respeto, ni de ternura, ni de cariño. Como contrastaba la mirada de quién le habia jurado amor eterno con la del caballero de la cafetería, que, sin mediar una palabra la miraba con ojos de deseo.

A finales de abril, Gloria tomó una determinación. No era feliz en casa en ninguno de los órdenes. Nunca habia sido infiel a su marido, pero, esta vez estaba dispuesta a serlo. Un día en la cafetería inició una conversación mas hilvanada con su admirador. Le sugirió que, al final de la jornada podían quedar para tomar una copa, con la excusa de consultarle unos asuntos legales. 

Jordi, se sintió maravillado de poder ayudar a su amiga, y le dijo que no se preocupaar, que estaba a su disposición y si el tema no era de su especialidad, podia contrastarlo con los compañeros del bufete.

Gloria, repasó su maquillaje antes de bajar a la cafeteria, llevaba una blusa algo ajustada, y desabrochó intencionadamente unos botones para dejar insinuante su escote. Así, caminó con paso nervioso hasta el local.el público de la tarde era distinto del de la mañana. Así que nadie les reconocería como habituales del establecimiento, siquiera los camareros, que eran de otro turno.

Cuando llegó Gloria, Jordi ya la esperaba aparentemente repasando unos papeles. Tras una conversación trivial, ella entró en materia, escondiendo el verdadero propoosito del encuentro.Le habló de su intención de divorciarse, de que no era feliz, de que su vida era un infierno, y poco a poco, con un Gin Tónic como elemento deshinibidor, le insinuó que  deseaba un encuentro íntimo con él, al que encontraba muy atractivo y que deducía por sus miradas desde hacía meses, que ella tampoco le era indiferente.

A Jordi, las palabras de Gloria, le abrieron de par en par el secreto mundo de su deseo. Un deseo onírico, quimérico, inalcanzable....la mujer que siempre habia soñado se le ofrecía para entregarse a él en la intimidad. El caballero con acertadas palabras le confesó lo que Gloria ya sabía, que desde haca mucho tiempo le gustaba, que por timidez y correción al saber que era casada no quiso revelarle sus deseos, que buscarian muy pronto el momento de su cita.

Jordi enfiló el camino hacia su casa, pensando que era un hombre de suerte. Y ciertamente lo era. Su carrera profesonal era brillante. Licenciado en Derecho y en Admnistracón de Empresas por Esade, no le había sido difícil encontrar un puesto de trabajo bién remunerado y con espectativas de ascender. Trás cuatro años de trabajo intenso, había entrado como socio en un bufete medio-alto de Barcelona, con despacho en Madrid, Bilbao, Sevilla y Valencia.

Su vida sentimental no había sido tan halagueña como la académica y laboral. Tenía su ideal de mujer, pero quedaba en su mente, porque no encontrabalos ejemplares soñados en la vida real.Se casó con una amiga del verano, pero pronto se dió cuenta de que se habia equivocado. Se mantenía la correción en casa, pero, no había ni pasión ni amor. Cuando vió a Gloria, la primera vez, sus ojos no daban crédito. Procuró que no se notara su interés, pero, paulatinamente llegaba a la cafetería a la misma hora, ya habia averiguado la empresa en la que trabajaban, no lejos de la suya, y los horarios que mantenía.

Gloria le había facilitado un correo eléctronico y un número de movil, al primero podia enviar mensajes cuando quisiera, al segundo solo lamadas en horario laboral o antes de concluir la jornada. En casa rara vez podría contestar.

Calendario en mano, buscó una fecha en que pudiera tener la tarde noche libre. No era dificil, Por su trabajo tenía que viajar con frecuencia a Madrid, o a Sevilla, así que en su casa no encontrarían extraño que saliera por la tarde desde Barcelona, pernoctara en Madrid y regresase al día siguiente tras sus reuniones de trabajo. El problema sería Gloria.

Tomó el ordenador y tecleó en el correo de la mujer " Tienes posibilidades de pasar una noche fuera de casa? " ¿Tu marido sospechará alguna cosa?"

La respuesta le vino casi de inmediato. "Puedo hacerlo, no vivo en Barcelona capital, y tengo mala combinación por la noche para ir al Penedés, así que a veces me he quedado en casa de una compañera, cuando me ha apetecido ver una película, una obra de teatro o simplemente una cena con los compañeros"

El plán era perfecto. Jordi reservó un impersonal hotel del eixample barcelonés, alli, nadie le conocería, llegarian juntos a la salida de su jornada laboral. y tenían toda una noche por delante con las espectativas que ambos, sobre todo él, se habian formado de lo que podría ser su primera cita.

Gloria estaba nerviosa y agitada, pero tenía que hacer el papelón en casa y demostrar lo contrario.Habian quedado para el miercoles siguiente. Gloria, aprovechando que no estaba su marido en casa empezó a repasar su armario.Necesitaba lenceria especial para la cita. Buscó .....y mentalmente hizo su lista. Al día siguiente al salir del trabajo pasó por una corseteria cerca de la oficina y empezó a probarse los modelos con los que sorprender a su  Romeo. Un sujetador negro, que dejaba al descubierto medio pecho, unas braguitas del mismo color, con una pequeña abertura, lo suficientemente discreta pero eficaz para que su hombre la penetrara sn necesidd de sacarse la prenda, y un camisón rojo, precioso, que tenia un pronunciado escote, y lo suficientemente corto para lucir sus piernas rotundas, sus muslos, que iban a ser su arma mas eficaz para cautivar a su admirador.

En sus citas en la cafeteria, habia observado como la vista de Jordi se dirigia hacia sus piernas el dia que llevaba falda, en especial, si esta era mas bién corta y exhibia parte de su muslo y dejaba adivinar el resto.

Un perfume, y el perfilador de pestañas.Ya lo tenía todo.

El martes por la tarde al regresar del trabajo corrió a preparse el equipaje. A todo lo adquirido en la corseteria y en la perfumeria, unió unos pantys negros, sabia el encanto que esta prenda tiene sobre la mirada de muchos hombres. La bolsa con el equipaje, la dejó guardada en un rincón del armario, para, al dia siguiente, unir a las prendas el neceser.

Durante a cena del martes, con sus hijas delante y su marido refunfuñando como de costumbre, no quiso decir nada. Pero, mientras estaba en la cocina preparando el tuper para el día siguiente, le hizo una seña a su hija mayor. Cuando hubieron comprobado que el marido estaba sentado ante el televisor, ajeno a todo lo que ocurria en la casa, Gloria se acercó a su hija y con manos temblorosas agarro las de su hija." No aguantó mas a tu padre"  Rosa, la hija mayor de la pareja tenía 28 años, y un caracter independiente. "Lo entiendo mamá, yo tampoco y mi hermana menos" Y luego en tono bajo y confidente le espetó, "mañana me quedó en Barcelona, tengo una cita con un hombre". ...esperando la reacción de su hija.

"¡Mamá.....al fin te vas a liberar de nuestro verdugo ¡". ¿ Quien és?

Sucintamente Gloria le explicó que desde hacia casi medio año, intercambiaba miradas, frases, y saludos, con un caballero que le gustaba y que habían quedado.

"Vigila, mamá, que hay....personajes que no aparentan lo que son" y luego, entrando en su dormitorio a buscar un paquetido, se lo entrgó disimuladamente a su madre . "No creo que tengas a mano, pero, úsalos, creo que tu y papá hace tiempo que no haceis el amor, pero, mañana seguró que follas"

Gloria enrojeció un poco y con una sonrisa cómplice le espetó "Gracias hija, sobretodo, es nuestro secreto" Sé que hago una locura, pero estoy harta de todo esto.

Jordi, llegó a su casa y tras darse una buena ducha y servirse una copa de Ribera de Duero, comenzó a fabular en su mente como sería la noche que el destino le brindaba, la primiera de muchas noches. Acostumbrado al éxito profesonal, habia aparcado tras varios fracasos el afectivo . Cierto que Gloria le parecia una persona educada e interesante, pero, sobre todo, la encontraba especialmente atractiva según sus canones imagintivos de lo que debe ser una mujer. Recordaba el cuadro de las Tres Gracias de Rubens y al profesor Martinez de Historia del Arte durante el bachillerato, que les habia dado una amplia explicación sobre los gustos masculinos hacia el cuerpo de la mujer interpretados por el pintor flamenco.

Jordi también preparó su maletin de viaje.Un pijama de seda, y el neceser.Ademas de las mudas corespondientes para el día siguiente. Explicó en casa que tomaria el AVE de las 19, 30 con lo que a las diez de la noche estaría en Madrid.

Al acostarse Jordi pensó que al día siguiente le esperaba una emocionante aventura, aunque primero, debia resolver varias cuestiones de trabajo en el despacho.

Gloria, no durmió casi. Cuando su huraño esposo se tendió en la cama junto a ella, le deseo un buen descanso e hizo ademán de acurrucarse en el lado opuesto. En pocos minutos su marido habia entrado en lo mas profundo del sueño, ella, despierta, daba vueltas a la cabeza de como sería su cita del dia siguiente.

A las siete de la mañana, el despertador sonó en la habitación de Jordi y en la de Gloria, ambos, como un resorte saltarpn de sus camas y se encaminaron al cuarto de baño para asearse.En sus mentes, el mismo pensamiento. Esta noche.

Gloria llegó a su trabajo con cierto nerviosismo, iba mas arreglada que otros días, y su bolsa de viaje suscitó la curiosidad de algunos compañeros.La escusa fue que se quedaba a celebrar un cumpleaños en casa de una amiga. Nadie reparó en la agitación interior que sentía la mujer consciente del paso que iba a dar.

Jordi estuvo enfrascado toda la mañana en dos recursos ante la Agencia Tributaria que lle permitieron no pensar en lo que se avecinaba al final de la jornada. Fue al medidia, después del almuerzo, cuando comenzó a sentir mariposas en el estómago. El trabajo matutino le habia impedido bajar a la cafeteria, aunque intercambio unos wassaps con Gloria.

A las seis y media, Jordi daba por concluida su jornada. Nadie reparó en su troller de viaje, que habia guardado discretamente en un cuarto adjunto a los lavabos. Envió un mensaje a Gloria, indicandole que le esperara dos esquinas mas arriba de la cafeteria. en un cruce poco concurido, . Al salir del despacho, paró un taxi y le indicó al conductor que se dirigiera al punto de encuentro, vió desde el interior del vehiculo a la radiante Gloria que se hallaba en el cruce elegido, bajó del coche y la invitó a subir. Sus miradas cómplices se cruzaron y las pulsaciones de ambos estaban alcanzando cifras elevadas. Tras darle la dirección al taxista, Jordi acercó despacio su mano a la de Gloria, las miradas, volvieron a cruzarse.

Passaban veinte minutos de las siete de la tarde cuando el taxi se detuvo en la puerta del hotel situado en una calle secundaria del Eixample, Jordi pagó, mientras Gloria se apeaba mirando alrededor con cierto nerviosismo, Jordi la cogió del brazo y ambos se encaminaron hacia la recepción.

La reserva estaba efectuada desde la tarde anterior y tras formalizar su registro en el establecimiento se encaminaron hacia el ascensor. El recepcionista les habia dado una habitación de la tercera planta, cuando se cerró la puerta del ascensor, Gloria y Jordi acercaron sus cuerpos y se besaron suavemente. La habitación era amplia, decorada con cierto estilo. Jordi tomó la iniciativa, dejó su "trolley" sobre una plataforma ideada para ello. y colgó su ropa en el armario.Gloria, permanecía algo azorada.

"Tienes hambre, "? le preguntó él, ella respondio con un movimiento de cabeza que podía interpretarse como un si pero no, entonces Jordi descolgó el telefono marcó el número de recepción mentras ojeaba la carta del servicio de habtaciones. "Mire, suba a la 312, dos shanwihes de queso, una ración de jabuguitos, unas croquetas de boletus, y unos huevos especiales,   y unas trufas ....si, una botella de Pago de los Capellanes, una agua y una botella de Anna de Codorniu.. gracias. Colgó el teléfono miró a Gloria y le dijo, "dada la hora que és, reponemos fuerzas y nos relajamos un poco, la  jornada, al menos la mía ha sido dura" Ella asintio con la cabeza mientras hurgaba en el interior de su bolsa de viaje, de la que extrajo su neceser.. y tras dar unos pasos dijo voy a darme una ducha mientras suben la cena. Jordi aisintió, mientras buscaba en el sintonizador musical una pieza suave para amenizar la cena.

Con habilidad femenina, Gloria, se había llevado junto al neceser, su ropa interior  para la "fiesta " que se avecinaba. El camarero, tocó en la puerta, y tras el consabido "con permiso" entró con un carrito y la comanda que habia realizado  Jordi, quien permanecía de pié, esperando que dejaran el carrito con la cena y la mesita montada con mantel y servilletas.

Cuando el camarero hubo marchado, el caballero corrió las cortinas para que la habitación quedase aislada de la ilumuniación exterior y buscó una ambiente cálido combinando las luces del recinto.

Oyó que Gloria hablaba por teléfono desde el lababo, "Si, ahora salgo, y voy a casa de Herminia, pués no sé cuantas seremos, no muchas, ......vale tu también descansa...hasta mañana.."  Con anterioridad habia oido el sonido del agua caer en la bañera. Decidió esperarla sentado mentras escanciaba dos copas de vino tinto....En esto se abrió la puerta del baño y apareció Gloria, con un camisón rojo, de amplio escote, corto, que dejaba al descubierto sus piernas bien torneadas y fuertes envueltas en unos pantys negros, Gloria, llevaba zapato de tacón alto, y su rostro estaba perfectamente maquillado, con unos labios rojos, que parecía pedirle silenciosamente un beso profundo a su amigo.

-Hola, ya estoy aquí" le dijo con voz suave e insinuante, mientras caminaba moviendo sus anchas  caderas de un modo sensual.

-Jordi se quedó mirandola extasiado "que buena estás" al tiempo que se levantaba y se acercaba lentamente a Gloria, la estrechaba entre sus brazos y empezaba a besarla con pasión.

Jordi habia sido víctima de una educación represiva en un colegio religioso. Sus padres, que viajaban a menudo, lo habian matriculado en un internado de cierto prestigio, pero, la rectitud académica era paralela a un educación que coartaba todos los aspectos afectivo sexuales para los muchachos adolescentes. Las mujeres, incluso sus hermanas, eran, instrumentos del demonio para inducir al hombre en el pecado. Esto marcó a Jordi, Afortunadamente se lanzó sobre los libros y fue un estudiante brillante en el bachillerato y luego en la universidad.

Tenía una asignatura pendiente. las mujeres. Tenía un ideal de hembra, cuya plasmación más fiel que habia visto en su vida era Gloria. Alta, de complexion fuerte, pechos grandes pero firmes, caderas anchas y piernas rotundas. Habia visto alguna mujer semejante a ella por la calle, pero, no como ella, y or supuesto ahora comenzaba a verla desnuda, lo qe le provocaba los primeros síntomas de una erección.

Jordi, levantó lentamente el camisón rojo de Gloria, y tras besarla en el cuello, y en las orejas, le desabrocho el sujetador. le sorprendió que sus pechos fueran aún muy firmes, tras dos maternidades, y que pese a su tamacho estuvieran tan erguidos.

Fue la propia Gloria, quién en un pequeño juego, se sacó los pantys, quedando solocon las bragas que tenían el disimulado orificio. LLevó la mano de Jordi hacia el agujerito con una pícara sonrisa. Aquí llegó el paroxismo de la excitación de supartener, que se quitó la ropa con rapidez, y extendió el cuerpo de Gloria encima la cama.....en el canal de el hilo musical, sonaba Jane Birkin con su Je t, aime....

Jordi introdujo su pene erecto por el aujerito de las bragas de Gloria, y aquí fue cuando ella, con coqueteria, se desnudó del todo y sacó un preservativo que colocóa su amigo. Jordi enloqueció, pero Gloria lanzó los alaridos mas agudos que habia experimentado en un acto sexual. Jordi, era n semental al lado de su marido, llegó a un orgasmo prolongado que le hizo clavas sus uñas en la espalda de Jordi,

"Ohhhh, , , , que bien me lo haces, , , , , ohhhh, mas, quiero mas, nunca he sido tan feliz......"

Jordi no se quedó corto, habia tenido su mejor erección, única, y habia llegado a las puertas de un buen orgasmo, que comlpletó con creces con la felación que le proporcioó Gloria. Ni ella misma sabia como lo habia hecho. Era la primera vez que la practicaba.....riendo le soltó "a qui tienes tu francés que canta esa guarra gabacha"

Tras permanecer un rato en la cama, se levantaron y dieron cumplida cuenta de la cena.

La velada concluyó con el cava y las trufas como preludio de una nueva excitación sexual compartida que les dejó exhaustos a ambos. Era cerca de la una de la madrugada, cuando sonó el telefono de Gloria, ésta se levantó y se refugió en el baño. Era su hija Rosa. "Mamá como va todo?"  "Oh hija muy bién nunca habia follado como hoy, este tio es un máquina, me ha echado dos polvos que me ha dejado exhausta..." Como va por casa? " Por esto te llamo, papá ha estado insoportable, y me pedía el teléfono de donde  estabas, oye..habras tomado tus medidadas no, te pusiste los condones que te dí?  Si hija, descuida, descuida, que solo me faltaría quedar preñada."

Tras colgar volvió al lado de Jordi que se abrazó a su cuerpo. El descanso les acompañó hasta las 7  de la mañana en que el avisador del móvil, despertó a Gloria..

El despertar fue otra manifestación de amor y cariño que Gloria no habia tenido en mchos años, Jordi la abrazó, la beso, miró el reloj y como si un resolrte hubiera saltado, se puso a mordisquearla en el cuello, Gloria percibió que el pene de Jordi estaba excitado, ella misma empezaba a sentir sensaciones, se arrancó el camisón de un golpe, y estirandose en la cama con las piernas abiertas le suplicó "hazmelo de nuevo, amor, hazmelo de nuevo, quiero ser feliz" Y Jordi le hizo el amor, y los dos gimotearon de placer.

El tiempo ya iba en su contra. Dutxa rápida, se arreglaron y bajaron al comedor para tomar el desayuno. Estaban ensimismados el uno con el otro, y no percibieron la mirada intensa de una comensal que estaba en una mesa del rincón. No era una clienta del hotel, pero había entrado en la cafeteria entes de acudir a la Clinica del Pilar donde debia pasar consulta. Habia madrugado mucho para trasladarse de Vilafranca hasta Barcelona, su marido la acompañaba, y en aquel momento estaba en el servicio. Cuando volvió a la mesa, la mujer le dijo disimuladamente, oye, has visto quién está ahi, Gloria, la mujer de Roberto, va con uno, y parece que son mas que amigos"

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Berta Aramburu (4 noticias)
Visitas:
25
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.