Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Nelson Specchia escriba una noticia?

Los talibanes cercan Pakistán

09/06/2009 16:24 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las dos agendas de Obama en Oriente se funden: la continuidad de la guerra en Afganistán está ligada a cómo la Administración norteamericana enfrente el avance talibán

Los talibanes cercan Pakistán

por Nelson Gustavo Specchia

La visita de Asif Alí Zardari a Barack Obama del mes pasado ha dado unas vueltas de tuerca a la lucha contra el terrorismo en la región del Oriente medio. Estados Unidos está presionando al presidente pakistaní para que actúe con mayor decisión ante el avance talibán, en especial desde que en abril de este año los guerrilleros extremistas tomaran el distrito de Buner, a menos de cien kilómetros de Islamabad.

Esta manifestación del poderío talibán puso en aprietos al gobierno de Zardari, el viudo de la asesinada líder Benazir Bhutto, ya que evidenció la extrema debilidad del gobierno, el primer gobierno civil en una década, que además se encuentra inmerso en graves problemas sociales, económicos y de seguridad: está prácticamente “tutelado” por unas fuerzas armadas que no renuncian del todo al ejercicio del poder. Que aprovechan, además, que el gobierno de Zardari no llega a conectar con la sociedad pakistaní, lo que debilita en extremo la legitimidad, y los apoyos que el ejecutivo requiere para dar la batalla social y educativa que permita despegar al país y poner freno a la creciente radicalización.

Además, la Administración Obama empuja al gobierno de Zardari para que la acción contra los talibanes tome un nuevo curso, más ejecutivo, ya que se sigue sosteniendo, en Occidente, que en las montañas del noroeste pakistaní, en el límite con Afganistán, se refugia la cúpula de Al Qaeda, y que desde este mismo lugar se alimentan las redes yihadistas internacionales.

Y el interés principal aquí no es sólo de los Estados Unidos, sino también de los europeos, porque si Pakistán no logra contener el avance talibán, y cae en alguna especie de guerra civil o de anarquía, la violencia que irradie esa inestabilidad llegará a Europa antes aún que a los Estados Unidos. De hecho, la violencia relacionada de alguna manera con la situación paquistaní ya ha causado más muertos en Europa que en Norteamérica.

Pakistán es un país muy complejo, de un tamaño geográfico similar a la Argentina, donde alberga prácticamente a 173 millones de habitantes. Esto lo convierte en el sexto país más poblado del planeta, y el segundo país del mundo con mayor población musulmana. Sus fuerzas armadas, tan poco dúctiles a someterse al poder civil, llegan al millón de efectivos, lo que hace de Pakistán en la séptima potencia militar del mundo. Y, además, esta potencia es nuclear.

La diferencia con Afganistán estriba en que aquí los talibán –que conciben la guerra santa a escala internacional- serían una potencia nuclear

Esta potencia atómica, desde el mes pasado tiene, a menos de 100 kilómetros de su capital, a las tribus musulmanas más radicales. Los talibanes avanzan sin freno, y están decididos a derrocar al débil y desconcertado gobierno de Zardari, y desde el poder, imponer un régimen religioso, regido por la “sharia”, la aplicación literal de la letra del corán en la sociedad civil, según la interpretación de la casta sacerdotal, tal como lo hicieran en Afganistán. La principal diferencia con aquella experiencia es que en este caso los talibán –que conciben la guerra santa contra el infiel a escala internacional- serían una potencia nuclear.

Sólo recientemente y después de inmensas presiones de la Administración Obama, los militares pakistaníes decidieron abandonar su reticencia a enfrentarse a los talibanes. Pero no sabemos cuánta de esta decisión es real, y si efectivamente este gran ejército está capacitado para una guerra de guerrillas como la que plantea el talibán. La hipótesis de conflicto permanente de Pakistán ha sido la India –hermana, vecina, y eterna enemiga-, el ejército no está preparado para combatir en el medio de civiles insurrectos.

Por eso la ofensiva está produciendo cientos de miles de civiles desplazados que huyen despavoridos de la zona de enfrentamiento; una masa que, además, se sumará al conflictivo escenario político de la oposición a Zardari, de los partidos religiosos, y de los propios militares, que lo acusan de responsable del caos reinante.

Las dos agendas más candentes de Obama en Oriente Medio, se funden, de esta manera: la resolución de la continuidad de la guerra en Afganistán estará ligada directamente a cómo la Administración norteamericana enfrente el avance talibán en Pakistán.

.

.

.

.


Sobre esta noticia

Autor:
Nelson Specchia (9 noticias)
Visitas:
33760
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (10/06/2009)

Interesante