Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cristobal Guzman escriba una noticia?

Con tacto, olfato y gusto

05/06/2011 12:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estos sentidos también nos ayudan a recordar mejor, pero no solemos usarlos para ese menester

Cuando por ejemplo nos quemamos en un dedo, retenemos esa experiencia y la próxima vez que nos encontramos ante una situación similar seremos capaces de aflorar esa memoria y evitar volver a quemarnos.

Pero este tipo de situaciones entran dentro de lo que podría ser la experiencia necesaria para sobrevivir. Sin embargo, hoy es día es muy fácil no atender ni mejorar la memoria táctil. Prueba a hacerlo (y a mejorar incluso tu inteligencia y tu rapidez mental) cerrando los ojos e intentando adivinar los objetos que te da otra persona únicamente tocándolos.

De nuevo un sentido, esta vez el olfato, nos ayuda a memorizar. Lo que ocurre muchas veces, sin embargo, es que nos cuesta asociar un determinado olor a un nombre, aunque si solemos asociarlo a una situación emotivo, que nos marcó bien o mal en el pasado.

Nuestra mente, en ocasiones, nos juega malas pasadas: creemos recordar algo con muchísima claridad, pero no siempre ocurre tal y como lo rememoramos

Ocurre con frecuencia, por ejemplo, con los olores de ciertas recetas, que nos retrotraen a nuestra infancia y a la dedicación que algunas personas, normalmente madre y abuela, tenía para nosotros.

Al igual que ocurre con los dos anteriores, el gusto también nos permite recordar y aprender. Las últimas invesigaciones aseguran que la memorización de sabores ( y la retención de los nuevos) tiene mucho que ver con una proteina conocida como PSD-95. Este descubrimiento podría ayudar a ganar calidad de vida a las personas con Alzheimer, ya que con esa proteina podrían llegar a recordar algunos detalles a través del gusto.

Nuestra mente, en ocasiones, nos juega malas pasadas: creemos recordar algo con muchísima claridad, pero no siempre ocurre tal y como lo rememoramos. Los investigadores se han dado cuenta que lo habitual es añadirle detalles que no ocurrieron o los modificamos porque dejamos que entren en juego los sentimientos. Se ha comprobado, incluso, que si se repite mucho una historia podemos llegar a pensar que la hemos vivido, aunque no sea así.


Sobre esta noticia

Autor:
Cristobal Guzman (54 noticias)
Visitas:
1979
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.