Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espacionatura escriba una noticia?

Cuatro sustancias nocivas para la salud

01/09/2009 09:01

1 Lo que debemos saber de las cuatro sustancias más utilizadas en nuestra alimentación

1

Azúcares Éstos se encuentran en productos refinados e integrales de pastelería, galletas, algunos cereales y panes, refrescos, salsas y embutidos, entre otros. Para entender bien el efecto de estas sustancias en el organismo, es importante hacer un repaso de cómo funciona la regulación de la glucosa de la sangre:

El organismo necesita glucosa (azúcar) para cumplir todas sus funciones. Ésta proviene de los carbohidratos complejos que consumimos durante el día. Por ejemplo, cuando nos despertamos por lamañana nuestro nivel de glucosa es bajo puesto que hemos estado sin comer, aproximadamente, 8horas desde la cena. Si al levantarnos, para desayunar optamos por un café con azúcar, galletas y zumo de naranja, los niveles de glucosa de la sangre suben desproporcionadamente y de forma rápida. Esto es debido a que el azúcar presente en el desayuno pasa rápidamente a la sangre, aumentando exageradamente los niveles de esta sustancia en la sangre. Cuando esto ocurre, el páncreas produce insulina, la cual se encarga de bajar la glucosa. Sin embargo, la reacción es rápida causando un bajón y unos síntomas tan desagradables como agotamiento, irritabilidad, falta de concentración, somnolencia, malestar, mareo, y necesidad de comer algo dulce, tomar un café o fumar un cigarrillo.

Por si esto fuera poco, cuando los niveles de glucosa de la sangre están bajos, la producción de histamina aumenta. Ésta, en exceso, es una poderosa sustancia producida por las células que puede causar inflamación crónica y síntomas tan variados como asma, artritis, migrañas, problemas intestinales, alergias, depresión y un largo etcétera.

Grasas saturadas, hidrogenadas y aceites fritos de semillas

Éstas se encuentran en el queso, leche y carne roja, margarina, comida "prefabricada" y bollería, respectivamente.

El cuerpo necesita un cierto tipo de grasas para sobrevivir y cumplir una serie defunciones vitales para el organismo. A estas grasas se les denomina "ácidos grasos esenciales". Este tipo de grasa reduce el peligro de cáncer, enfermedades cardiovasculares, artritis, problemas de piel y hormonales, depresión, y alergias, entre otros. Estos ácidos se dividen en dos familias: Omega 3 y Omega 6. Cuando se somete a altas temperaturas a los aceites o grasas poliinsaturados, como, por ejemplo, al freírlos, su estructura molecular cambia y pasan a convertirse en radicales libres o toxinas. Igual ocurre cuando se les añade hidrógeno para hacerlos sólidos (grasas hidrogenadas), como la margarina. Los productos lácteos y la carne, por otro lado, son altos en un tipo de grasa denominada "ácido araquidónico". Ésta favorece la inflamación y, al igual que acabamos de ver, bloquea la capacidad del cuerpo de metabolizar adecuadamente los aceites poliinsaturados.

Productos lácteos

Éstos, a parte de no ser recomendables por lo anteriormente mencionado sobre su alto contenido engrasas saturadas y proinflamatorias, suelen producir una gran variedad de problemas para la salud.

No hay que tener miedo a una posible carencia de calcio cuando se eliminan los productos lácteos de la dieta

Cuando nacemos nuestro aparato digestivo no está formado, y, por este motivo, es importante que nos alimenten con leche materna. A través de la porosidad intestinal propia del recién nacido se absorben los nutrientes de este alimento. Cuando nos empiezan a salir los dientes, perdemos la enzima que digiere la leche, puesto que ya estamos preparados para comer más sólido.

La leche tiene la capacidad de permeabilizar el aparato digestivo del ternero para que los nutrientes de ésta se absorban debidamente. El mismo efecto ocurre cuando se alimenta con leche de vaca a un bebé. A través de esta permeabilidad se absorben las moléculas de la leche que son demasiado grandes para el organismo de un bebé. Esto pone el sistema inmunitario en estado de alerta, lo cual puede causar inflamación crónica, alergias y, con el tiempo, debilitar dicho sistema. Estas repercusiones suelen acompañar al individuo durante toda la vida, aunque sus manifestaciones varían. Por si esto fuera poco, los productos lácteos producen mucha mucosidad en el organismo taponando el sistema linfático (el que nos ayuda a desintoxicarnos), bloqueando la absorción intestinal y congestionando el sistema respiratorio.

No hay que tener miedo a una posible carencia de calcio cuando se eliminan los productos lácteos de la dieta. La leche es alta en este mineral pero baja en magnesio, el cual es indispensable para ayudar en la absorción del calcio en los huesos.

Trigo

Éste se encuentra en el pan, bollería y pasta, principalmente. Este cereal es un gran irritante del sistema digestivo, ya que es muy alto en gliadina, una proteína que forma parte del gluten. Su consumo, de vez en cuando, no presenta problemas. Sin embargo, en grandes cantidades ocontinuamente puede erosionar la vellosidad intestinal produciendo malabsorción, dolor, inflamación, diarrea y/o estreñimiento y un sinfín de síntomas intestinales y sistémicos.

(Información ampliada en: http://biomagnetismoysaludnatural.blogspot.com/ )

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Huacala (02/09/2009)

Entonces que se puede comer?