Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pablovich escriba una noticia?

Sur, Darnauchans y después

23/08/2010 06:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Muchas de las canciones del Darno recuerdan - digamos que desde el concepto filosófico - a las de Dylan. Hay dos poemas que son un claro reflejo de esto. Tanto "Los tiempos están cambiando" de Dylan como "El Barco" de Darnauchans son una dolorosa crítica al sistema

El Darno es, para todos los melancólicos, un poeta de referencia. Basta escuchar "Final", o la "Canción de muchacho" que grabó a los dieciocho años.

La primer vez que lo vi fue en "Pupa's" un boliche de empanadas que quedaba en 18 de Julio y Gaboto (en Montevideo), justo pegado a donde hoy esta McDonald's. Era un sábado al mediodía y yo tendría unos dieciséis o diecisiete años. Estaba comiendo dos empanadas, había otro tipo en el boliche haciendo el crucigrama del un diario. Colgando de la silla, su bastón. En un momento, levanta la cara del crucigrama y me dice. "Palabra de siete letras, país de América del Sur, entre Brasil y Argentina. A vos te parece, hay que se idiota para hacer este disparate." El país, era Uruguay y el tipo era el Darno. Lo volví a ver después de un par de años en la feria del libro y el grabado (en el Parque Rodó), estaba cantando en "El instrumento". Yo me había fumado un porro y quede sentado, hipnotizado por su vos y lo que por ella decía.

Tuvo la oportunidad de ser el telonero de uno de sus ídolos, Bob Dylan. Otro poeta del rock. Muchas de las canciones del Darno recuerdan - digamos que desde el concepto filosófico - a las de Dylan, y viceversa. Hay dos poemas, uno de cada uno, que son un claro reflejo de lo que estoy queriendo significar. Tanto "Los tiempos están cambiando" de Dylan como "El Barco" de Darnauchans son una dolorosa crítica al sistema que brota desde el sentimiento más que de la rebeldía de una canción de protesta.

Los tiempos están cambiando

Venid y reuníos / Por donde quiera que vaguéis / Y admitid que las aguas / Han crecido a vuestro alrededor

Y aceptad que pronto / Os calaréis hasta los huesos.

Si creéis que vuestro tiempo /Merece ser salvado

Entonces, empezad a nadar / U os hundiréis como una piedra / Porque los tiempos están cambiando.

Venid escritores y críticos / Que profetizáis con vuestra pluma / Y mantened los ojos bien abiertos, / La oportunidad no se repetirá. / Y no habléis demasiado pronto / Porque la rueda está todavía girando / Y nadie puede decir / A quién señalará, / Porque el perdedor hoy

Será el ganador mañana / Porque los tiempos están cambiando. / Venid senadores y congresistas, / Atended a la llamada. / No os quedéis en la puerta, / No bloqueéis el pasillo / Porque aquel que se quede atascado / Resultará herido. / Hay una batalla ahí fuera / Que está haciendo estragos. / Pronto se estremecerán vuestras ventanas / Y retumbarán vuestras paredes / Porque los tiempos están cambiando. / Venid padres y madres / De todo el país / Y no critiquéis / Lo que no podéis comprender. / Vuestros hijos e hijas / Están fuera de vuestro control, / Vuestra antigua carretera / Está envejeciendo rápidamente. / Por favor, salid de la nueva / Si no podéis echar una mano / Porque los tiempos están cambiando. / La línea está ya trazada, / La maldición echada. / El lento hoy / Será rápido mañana, / Mientras que lo que ahora es presente / Luego será pasado / El orden se / Desvanece rápidamente. / Y el primero hoy / Será el último mañana / Porque los tiempos están cambiando.

El Barco

Pero si ya pagamos nuestros pasajes en este mundo / por qué, por qué no nos dejan sentarnos y comer? / Queremos mirar las nubes, queremos tomar el sol y oler la sal, / francamente no se trata de molestar a nadie, / es tan sencillo: somos pasajeros. / Todos vamos pasando y el tiempo con nosotros: / pasa el mar, se despide la rosa,

pasa la tierra por la sombra y por la luz, / y ustedes y nosotros pasamos, pasajeros. / Entonces, qué les pasa? / Por qué andan tan furiosos? / A quién andan buscando con revólver? / Nosotros no sabíamos / que todo lo tenían ocupado, las copas, los asientos, / las camas, los espejos, / el mar, el vino, el cielo. / Ahora resulta / que no tenemos mesa. / No puede ser, pensamos. / No pueden convencernos. / Estaba oscuro cuando llegamos al barco. / Estábamos desnudos. / Todos llegábamos del mismo sitio. / Todos veníamos de mujer y de hombre. / Todos tuvimos hambre y pronto dientes. / A todos nos crecieron las manos y los ojos / para trabajar y desear lo que existe.

Y ahora nos salen con que no podemos, / que no hay sitio / en el barco, / no quieren saludarnos, / no quieren jugar con nosotros. / Por qué tantas ventajas para ustedes? / Quién les dio la cuchara cuando no habían nacido?

Aquí no están contentos, / así no andan las cosas.

No me gusta en el viaje / hallar, en los rincones, la tristeza, / los ojos sin amor o la boca con hambre. / No hay ropa para este creciente otoño / y menos, menos, menos para el próximo invierno. / Y sin zapatos cómo vamos a dar la vuelta / al mundo, a tanta piedra en los caminos?

Sin mesa dónde vamos a comer, / dónde nos sentaremos si no tenemos silla? / Si es una broma triste, decídanse, señores, / a terminarla pronto, / a hablar en serio ahora.

Después el mar es duro. / Y llueve sangre.

Honestamente me quedo con la de Darno; es, desde mi punto de vista, mucho más poderosa y devela el reclamo por el "paraíso prometido", "el gran banquete" que mencionaba Jim Morrison en mi post anterior. "A todos nos crecieron las manos y los ojos para trabajar y desear lo que existe, Y ahora nos salen con que no podemos..."

¿Será que no podemos?


Sobre esta noticia

Autor:
Pablovich (8 noticias)
Visitas:
3200
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.