Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Christian Gistain escriba una noticia?

Supersticiones. ¿Dónde está el límite?

09/06/2014 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las supersticiones han existido desde que el ser humano empezó a tener uso de razón

Que intentemos dar explicación a todo, nos es innato. Que en ocasiones creamos en algo más mágico que lógico, también. De hecho, todas las religiones se basan en este factor. Un fiel suele acatar acontecimientos que la razón y la ciencia negarían.  

Desde la psicología, se podría decir que este hecho viene de un simple condicionamiento casual. Si un jueves sales de fiesta con una camisa rosa y logras ligar, es un acierto. Si el siguiente jueves sales con la misma camisa y vuelves a ligar, es casualidad. Si se repite por tercera vez, la coincidencia ya resulta extraña, y es muy probable que asignes un poder milagroso a la camisa, a su color y a los jueves en general.

Pero en muchas ocasiones, la superstición está vinculada al efecto Pigmalión. Pensar en algo de forma rotunda, influye en el comportamiento y en la situación en sí, con lo que se acaba produciendo lo que se pensó en ese primer momento, reforzándose por tanto la primera idea.

El carácter de las supersticiones y cómo se vivencian es lo importante

Que uno tenga muchas supersticiones en su vida no es ni bueno ni malo. El carácter de éstas y cómo se vivencian, sí. Si uno piensa que por tener un 44 de número de pie y cumplir 44 años, le va a ir mal durante todo ese año, tenderá a ir con miedo, a tener la sensación de que algo malo ocurrirá y por tanto, ampliará las posibilidades de que esto ocurra. ¿Por qué no pensar lo contrario? En un estado de pensamiento positivo podría jugar una vez al mes a un número de lotería que acabara en 44 y convertirse en millonario.

Si uno percibe que atender a una o varias supersticiones incide de forma negativa en su interacción con los demás, en su vida laboral o incluso en su ámbito personal, entonces, ha de replantearse que ésta forma de pensar no es la adecuada.

Una conducta compulsiva, repetida en exceso para calmar la ansiedad o sentirse bien psicológicamente, puede ser síntoma del Trastorno Obsesivo Compulsivo. En tal caso, aunque éste suele aparecer a temprana edad, siempre será recomendable ponerse en manos de un profesional.

Por último, no habrá que confundir las supersticiones con conductas que serían catalogadas como simples manías o con algo más positivo como es la intuición.


Sobre esta noticia

Autor:
Christian Gistain (30 noticias)
Visitas:
808
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.