Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

Las superficies heladas de Encelado y Europa podrían esconder regiones habitables en su interior

17/12/2009 00:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los científicos pensaban que la vida sólo podía surgir en la "zona habitable" del sistema solar, en un planeta que no fuera ni demasiado caliente ni demasiado frío para que exista agua líquida en su superficie. Pero según el científico planetario Francis Nimmo, la evidencia de las recientes misiones de la NASA sugiere que las condiciones necesarias para la vida pueden existir en los satélites helados de Saturno y Júpiter.

"Si estas lunas son habitables, el concepto entero de zona habitable cambiará", dijo Nimmo, profesor de ciencias terrestres y planetarias de UC Santa Cruz. "Esto puede cambiar nuestra forma de pensar acerca de cómo y dónde podemos encontrar vida fuera del sistema solar".

Nimmo discutió el impacto de la dinámica del hielo sobre la habitabilidad de las lunas de Saturno y Júpiter, el martes, 15 de diciembre, en la reunión anual de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

La luna de Júpiter Europa y la luna de Saturno Encelado, han atraído la atención particularmente debido a las evidencias que indican que los océanos de agua líquida podrían existir bajo sus superficies heladas. Estas evidencias, además de los descubrimientos en aguas profundas de chimeneas hidrotérmales en la Tierra, sugieren a algunos científicos que estas lunas congeladas podrían albergar vida.

"El agua líquida es un requisito para la vida en el que todos están de acuerdo", explica Nimmo.

Las superficies heladas pueden aislar los océanos profundos, producir movimientos y fracturas de la misma forma que las placas tectónicas, y servir de intermediarias del flujo de materia y energía entre las lunas y el espacio.

Esta imagen captada por la nave Galileo de la NASA muestra las grietas de la luna Europa de Júpiter que se cree alberga un océano de agua bajo la corteza de hielo. Las grietas de Europa podrían ser similares a las placas tectónicas de nuestro planeta. Crédito: NASA

Varias líneas de evidencia apoyan la presencia de océanos subterráneos en Europa y Encelado, explica Nimmo. En 2000, por ejemplo, la nave espacial Galileo tomó una medida inusual de un campo magnético alrededor de Europa, que se atribuyó a la presencia de un océano debajo de la superficie de la luna. En Encelado, Cassini descubrió géiseres arrojando cristales de hielo un centenar de kilómetros sobre la superficie, lo que también sugiere, al menos, la existencia de bolsas de agua del subsuelo, comenta Nimmo.

El agua líquida no es fácil de encontrar en las extensas regiones frías más allá de la órbita de la Tierra. Sin embargo, según Nimmo, las fuerzas de marea podría mantener los océanos bajo la superficie evitando la congelación. Europa y Encelado tienen órbitas excéntricas que les traen alternativamente cerca y lejos de sus respectivos planetas. Estas órbitas alargadas crear flujos y reflujos de la energía gravitacional entre los planetas y sus satélites.

"Una luna como Encelado es estrujada, aplastada y estirada", señala Nimmo.

No esta muy claro todavía hasta que punto este estrujamiento y estiramiento se transforma en calor, dijo. Las fuerzas de marea probablemente mueven las placas en los núcleos de las lunas, provocando fricción y energía geotérmica. Esta energía también puede hacer rozar las placas de hielo de la superficie, desencadenando calor y fusión, explicó Nimmo. Los géiseres de Encelado parecen proceder de estas fallas en movimiento y las líneas delgadas líneas que recorren la superficie de Europa sugieren placas geológicamente activas, añadió Nimmo.

La capa exterior congelada podría ser un elemento crucial para la preservación de los océanos que podrían albergar vida en estas lunas. Las superficies heladas pueden proteger estos océanos del frío extremo del espacio y de las radiaciones nocivas para los organismos vivos.

"Si deseamos tener vida, deseemos que el océano dure mucho tiempo", dice Nimmo. "El hielo de encima actúa como una capa aislante."

Encelado es tan pequeño y el hielo es tan delgado que los científicos esperan que sus océanos se congelen periódicamente, haciendo menos probable que haya condiciones de habitabilidad, añade Nimmo. Europa, sin embargo, tiene el tamaño perfecto para calentar los océanos de manera eficiente. Es más grande que Encelado, pero más pequeña que lunas como Ganímedes, que tiene una capa de hielo de gran de espesor de hielo que rodea su núcleo y bloquea la comunicación con el exterior. Si el agua líquida existe en Ganímedes, puede estar atrapado entre las capa de hielo y el núcleo.

El núcleo y la superficie de estas lunas son potenciales orígenes para los componentes químicos necesarios para la vida. La radiación solar y los impactos de cometas dejan una película química sobre las superficies. Para mantener los organismos vivos, estas sustancias químicas tendrían que migrar hacia los océanos subsuperficiales, y esto podría ocurrir periódicamente en torno a las fisuras de hielo en las lunas con capas relativamente delgadas de hielo como Europa y Encelado. Las moléculas orgánicas y los minerales también podrían aflorar de sus núcleos, dice Nimmo. Estos nutrientes podrían ayudar a comunidades vivas, como las que se observan alrededor de las chimeneas hidrotermales de la Tierra.

Nimmo advirtió que ser habitable no es ninguna garantía de que un cuerpo planetario estéen realidad habitado. Es poco probable que encontremos vida en otros lugares de nuestro sistema solar, a pesar de todo el tiempo y los recursos que dediquemos a la búsqueda, añdió. Pero tal descubrimiento valdría sin duda la pena.

"Creo que casi todos pueden estar de acuerdo que encontrar vida en cualquier otro lugar en el sistema solar sería el descubrimiento científico del milenio", dice Nimmo.

Fuente original

Publicado en Odisea cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
9965
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.