Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Sun Simiao, 2a. parte

19/03/2010 18:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sun Simiao expresó su convicción de que la medicina es un arte humanista

Por Shanxing, Clearwisdom

Sun Simiao expresó su convicción de que la medicina es un arte humanista. En su libro Da Yi Chen Jing (“La sinceridad y la devoción de los grandes médicos”), escribe: “Cuando un gran médico trata a un paciente, debe concentrarse, estar tranquilo y lejos de los deseos y la búsqueda personal”.

Sun Simiao aportó nuevas contribuciones a la medicina (The Epoch Times)

“Debe tener un corazón compasivo y consagrarse a rescatar a sus pacientes de la enfermedad. Si un paciente viene por tratamiento, que tenga o no un nivel social elevado, que sea rico o pobre, viejo o joven, bello o feo, enemigo o familiar, Han o de otro grupo étnico, inteligente o estúpido, el médico debe tratarlo como a un ser querido”.

Adoptó un enfoque holístico para tratar enfermedades. Pensaba que con un médico calificado y buena atención, se puede vivir libre de enfermedades. Cuando “un buen médico trata enfermedades con prescripciones y acupuntura, la enfermedad del paciente se curará y se evitarán los desastres en la tierra”. Se centró en la ética médica y al hecho de tratar a todos los pacientes por igual. Dijo: “una vida humana es valiosa, vale más que mil Liang de oro”.

Sun Simiao daba mucha importancia a la ginecología y pediatría. Escribió tres volúmenes de Fu Ren Fang (ginecología) y dos volúmenes de Shao Xiao Ying Fang (pediatría), que se incluyeron en los volúmenes de Qian Jin Yao Fang, que es la enciclopedia médica más antigua de China. Abarca una amplia gama de áreas, de teorías médicas básicas, metodologías, fórmulas, prescripciones, medicamentos y diversos temas clínicos, una parte del libro aborda los conceptos básicos de la medicina tradicional china.

Otras partes detallan las fórmulas empíricas y las recetas que circulan entre la población. Este libro incluye los puntos fuertes de las diferentes escuelas y se adapta a los médicos con diferentes formaciones. Hoy en día estos libros son aún muy populares. Realmente es un triunfo de la medicina tradicional china.

Estos libros, que son un compendio de las experiencias clínicas y las fórmulas prescritas desde la era de Zhan Zhongjing, un médico famoso de la dinastía Han, muestra el profundo conocimiento médico de Sun Simiao y su extraordinaria capacidad médica.

Generaciones posteriores llamaron a Qian Jin Fang, los dos libros Qian Jin Yao Fang y Qian Jin Yi Fang, el origen de las fórmulas de las prescripciones.

Sun Simiao valoraba la conservación de la salud y ponía en práctica sus valores. Porque estaba dotado del arte de cultivar la salud, vivió más de cien años y pudo disfrutar de buena vista y audición a edad avanzada.

Combinó los conceptos del mejoramiento de la salud del confucionismo, del taoísmo y de la India con los de la medicina tradicional china. Propuso una amplia gama de formas prácticas y eficaces para cultivar la salud que hasta ahora guían a las personas en su vida cotidiana.

Por ejemplo: “Se debe fomentar una mentalidad equilibrada y no buscar solamente el deseo de reconocimiento y los intereses personales. Controlar el consumo de alimentos y no comer ni beber demasiado. Poner atención a la circulación del Qi y la sangre, no ser perezoso e inactivo. Llevar una vida normal y no violar las leyes de la naturaleza…”

Sun Simiao también fue el primero en inventar la sonda urinaria. Según los informes históricos, uno de sus pacientes ya no podía orinar. Al ver que el paciente sufría mucho, Sun pensó: “Es demasiado tarde para tratarlo con medicamentos. Si hubiera la manera de insertar un tubo en su uretra, la orina podría fluir naturalmente”.

Vio al niño de un vecino jugar soplando un tallo de cebolla verde. El tallo de la cebolla era muy delgado, largo y suave. Sun decidió usarlo. Una vez elegido el tallo adecuado, la quemó un poco. Cortó la punta en forma oblicua y con cuidado lo insertó en la uretra del paciente.

Enseguida, aspiró una vez por el tubo. Como se esperaba la orina fluyó. El abdomen inflamado del paciente poco a poco disminuyó y el paciente se curó.

Al cultivar la moral, la virtud y ser tan competente, Sun Simiao se convirtió en una figura importante en la medicina, se ganó el enorme respeto del pueblo y los profesionales de las generaciones posteriores.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (984 noticias)
Visitas:
4499
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.