Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Richitelli escriba una noticia?

No más sumisión Vol 1. Pedagogía de la Autoayuda: el secreto peor guardado

06/08/2009 00:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Odio la autoayuda, me vomito en las pirámides y me da escozor tan sólo de pensar en el fanfarroneo ése del marketing multinivel. ¿Por qué?, aquí la primera entrega:

"NO más patrañas, no más estafas, no más mansedumbre, no más estupidez".

No concibo, no entiendo, me parece absurdo y me repugna ver que la vanagloriada, omnipotente y superdesarrollada raza humana, dueña del mundo y sus alrededores, haya estado sumergida desde siempre en ese despropósito tan humillante que es la falta de sentido común. No.

Me opongo firmemente a creer que el ser humano es tan estúpido como parece, me rehuso a pensar que solitos no podamos solucionar nuestros problemas y me retracto de una vez por todas por no haberles declarado la guerra con anterioridad.

Ley #1: "Amigo que no presta y cuchillo que no corta, que se pierda poco importa".

La más grande bendición del hombre es su libre albedrío, éste viene de su capacidad de comunicación y ésta de su mayor desarrollo evolutivo. Así, el hombre (como raza, no como macho) es el único ser viviente conocido al que se le permite decidir su propio destino, pero, que alguien me explique cuál es el maní en eso de andar pidiendo consejo si uno termina haciendo siempre lo que se le viene en gana. Repito: lo que se le viene en gana.

Cierto es que hay cosas incontrolables, que para los enfermos hay doctores, para las leyes abogados y para el hambre comida, pero dentro de cualquier cultura con una evolución equilibrada, para mí, cada quién debería ver en sí mismo la causa y la razón de su propio devenir.

Oráculo #1: "Al ying yang: el bien no tanto y el mal no tanto. Al bien no tanto: el hombre y al mal no tanto: el hombre"

Creo firmemente que no hay, ni habrá, ni hubo un ser más inocente, maleable, obtuso y terco que el ser humano. Entiendo la humanidad como la capacidad de interacción, comunicación y decisión; el instinto básico de superación y la tentación constante por saber qué hay más allá, sin embargo, esto se aplica tanto para el bien como para el mal y el hombre es tan capaz de maldecir como de santificar; tan capaz de dirigir como de abdicar.

Con el kilometraje en ceros, todos, como entes racionales, parlantes e interáctivos, somos un gurú en potencia

Sí ayudar (según la DRAE, para no ir más lejos) consiste en prestar cooperación, auxiliar, socorrer y auto es un prefijo que significa 'propio' o 'por sí mismo' entonces por qué carajos la gente siempre anda buscando lo que no se le ha perdido en los lugares donde nadie ha encontrado nada. Sé que vivimos en una sociedad caótica, rigurosa y acelerada; que las exigencias a veces sobrepasan nuestra preparación y que estamos educando a nuestros hijos más para pedir soluciones que para encontrarlas, pero es que en ese dilema estamos todos y nos están atracando de frente y sin disparar un solo cartucho.

Ley #2: "Al caído caerle".

Aquel que de la autoayuda vive no es más que un atracador a mano limpia y verbo suelto que vende productos sobrevalorados. No es un psicologo social, es un embaucador de quinta que se aprovecha de la necesidad de los otros para hacer su agosto. Ladrones, villanos, piltrafas, estafadores, vendedores de ilusiones, culebreros de vereda y artistas del sofisma. Eso es lo que son estos remedos de gurús, unos cacos postmodernos que se disfrazan de conferencistas bonachones para exprimir las esperanzas de cualquiera que pase por sus manos.

Y lo triste es que los tenemos para todos los gustos. Los hay católicos, judíos, cristianos, musulmanes, evangélicos y ateos; están los que promocionan a los extraterrestres como los maestros del apocalipsis, se ven cienciologos, economistas, abogados y parasicologos; tenemos comunicadores, escritores, pastores y doctores, para todos hay, ¿pero por qué?

Oráculo #2: "Sí ellos pueden yo puedo, sí yo puedo tu puedes y sí tu puedes: todos pueden"

¿Por qué?, muy bien, pues porque las diferencias entre los seres humanos, más allá de lo físico, dependen es de nuestro desarrollo cultural y nuestro imaginario colectivo. Y con el kilometraje en ceros, todos, como entes racionales, parlantes e interáctivos, somos un gurú en potencia. Por supuesto, es que si la maravilla esta de la autoayuda consiste en todo aquello que yo puedo hacer por auxiliarme a mi y a todo el conglomerado de mí mismo, entonces: Yo también puedo ser un Jorge Duque Linares, tu también puedes contar El Secreto, mis amigos todos pueden ser los Oasis del padre Gallo y todos en el mundo conocido y el no tanto podrían jugar el papel de Isha, el gurú de los famosos.

Sí, pero que no suene a que les estoy ayudando, no. Les estoy es advirtiendo y si no hacen caso, pues tampoco me importa.

Porque no seré yo un incauto más, no seré yo un atracado más. No pagaré diezmos, ni daré porcentajes de mi sueldo; no iré a retiros espiritualres, campamentillos de exploración, ni a conferencias de superación. No leeré ni veré El Secreto, prefiero La Corporación o La Constitución. No escucharé a Linares, prefiero la insonorización. No leeré a Gallo, veré a Chucho ni comentaré de Obdulio. No. Me niego a ser un comodín de la injusticia, mi espíritu es mío y sólo mío, rehuyo del paraiso de la espiritualización y añoro el día en que el bien esté por encima del mal. Es cierto, soy optimista ¿y qué?.

Cierto es que hay cosas incontrolables, que para los enfermos hay doctores, para las leyes abogados y para el hambre comida, pero dentro de cualquier cultura con una evolución equilibrada, para mí, ca


Sobre esta noticia

Autor:
Richitelli (18 noticias)
Visitas:
7969
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.