Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Martínez G. escriba una noticia?

Suicidio financiero. Una muerte con mucho sentido

10/06/2011 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

He vivido el suicidio de un familiar.La vida para el suicida ha dejado de tener sentido. La única salida que contempla como posible es desaparecer. Pero no es tan fácil, a pesar de lo que pueda pensar mucha gente, hace falta mucho valor para quitarse la vida

Las muertes por suicidio alcanzan unos niveles alarmantes. En el último año han sobrepasado las 3.000 personas. ¿Qué pasa por la mente de un suicida en su último pensamiento?

Los suicidas financieros, cuando deciden irse de esta vida, en contra de lo que pueda pensar mucha gente, han contemplado todas las posibles salidas para solucionar sus problemas económicos:

Pequeño y mediano empresario (como ejemplo de muchos) que después de perder la empresa que tanto esfuerzo le ha supuesto levantar, y ha indemnizado a todos sus trabajadores vendiendo todo su patrimonio, se queda sin nada. Sin empresa, sin empleo, sin dinero y sin familia, que les han abandonado después de comprobar que ya no puede mantenerlos, arrancándole la esposa cruel a sus hijos y llevarselos a cualquier lugar menos permanecer a su lado para soportar juntos la dificil situación. Intenta sobreponerse y solicita créditos a bancos y financieras, y préstamos a amigos que se encuentran en las puertas de verse como él. Nadie atiende sus peticiones, nadie le contrata, se ve en la calle, solo y con un montón de demandas y notificaciones de sanciones, de su esposa para la pensión de los hijos, deudas con Hacienda, Seguridad Social, Ayuntamientos, Su existencia cada vez se le hace más y más pesada. Tantos años cuidando a los demás y en el primer contratiempo el mundo le abandona. ¿Qué hace ya en este mundo? -piensa premonitorio.

Trabajador que pierde su empleo y por edad o cualificación profesional se ve abocado a engrosar las listas del paro. Tiene dos hijos pequeños y su esposa también se ha quedado en desempleo y se le ha acabado la prestación. Pagan una hipoteca, el préstamo por la compra de uno de los coches, la cuota de las tarjetas de crédito, el colegio de los niños, la cuota del seguro médico privado de toda la familia y las cuotas de la comunidad. Tan solo percibe su prestación de desempleo. Tiene que dejar de pagar el préstamo, las cuotas de las tarjetas, el seguro médico privado y la comunidad, después de dos meses en paro también deja de pagar la hipoteca porque tienen que comer, y los ingresos solo llegan para ese dispendio. El banco se le echa literalmente encima amargándole la existencia con reclamaciones y amenazas de embargo (al banco le da igual que no pueda comer, que viva o que muera, solo quiere dinero, dinero, dinero). Se encuentra finalmente desamparado, sin crédito, sin dinero, sin trabajo, y viendo como embargan su casa y se queda en la calle. Sus hijos y esposa le ruegan que solucione el problema. ¿Para qué sirve ya en esta vida? Si ni tan siquiera puede mantener a los suyos, ¿Qué hace en este mundo? -piensa premonitorio.

Después de pensarlo mucho y juntar el arrojo necesario, unos compran una cuerda la atan a la rama de un árbol, se la colocan alrededor del cuello y se dejan caer hasta que el último espasmo les envía a los brazos de Dios. Otros más céleres tienen más suerte y pueden conseguir una pistola, la colocan en la boca o en la sien y aprietan el gatillo, problema resuelto. Los menos decididos pero igual de desesperados, reunen la variedad de medicamentos más insospechados y consiguen una mezcla mortal que alivie su sufrimiento.

Y así cientos, miles de personas con problemas mundanos con los que les resulta imposible conciliar su espíritu de lucha, ilusión de futuro con la realidad aplastante del día a día.

Si estos problemas los tuvieran los políticos que nos desgobiernan, se solucinaban en pocos meses.

Gracias Zapatero, por el país, de miseria, ruina y hambre que nos dejas.

Antonio.


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Martínez G. (9 noticias)
Visitas:
2291
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.