Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Morgstar escriba una noticia?

El sufrimiento emocional también puede ser positivo

31/07/2009 18:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El sufrimiento emocional, no necesariamente debe ser tomado como lo peor que nos puede suceder en la vida, ya que depende de nosotros mismos, la interpretación que hacemos del mismo

Desde que nacemos, el sufrimiento en general hace parte de nuestras vidas; la gran mayoría de nosotros, tuvimos que golpearnos un poco para aprender cosas que hoy en día consideramos absolutamente naturales, como por ejemplo: caminar y correr. Por otra parte, en cuanto al sufrimiento emocional, repetidas veces, experimentamos que aquellos a quienes más amamos, son quienes sin quererlo nos enseñan que también, además del placer y la alegría, existen la tristeza y la frustración; por ejemplo, cuando éramos bebes, si nuestros padres o cuidadores principales se ausentaban por un tiempo prolongado, lo notábamos y de manera casi inmediata comenzábamos a llorar. También en muchos casos, han sido nuestros padres quienes nos causaron heridas y decepciones profundas; quizás sin quererlo, porque son tan humanos como cualquiera de nosotros. Posteriormente, con el pasar de los años, otras personas muy significativas, nos decepcionaron también y experimentamos diferentes situaciones que nos hacían sentir tristes, frustrados, solitarios, melancólicos, etc.

En cada etapa de la vida, nos hemos visto en la obligación de encarar de una forma u otra, situaciones difíciles o que considerábamos como tales y que por lo mismo, nos llevaban a sentir diferentes emociones y sensaciones poco o nada placenteras y debido a que tales emociones, se encuentran al otro extremo del placer y la alegría, aprendimos a no desearlas e inclusive a evitarlas, o a rehusarnos a hacer parte de cualquier situación que nos pudiese llevar irremediablemente hacia el dolor.

El evitar situaciones que son potencialmente dolorosas, es un marcador importante de nuestra salud mental, es un comportamiento común, no sólo entre los seres humanos, sino también en otras especies animales; sin embargo y desafortunadamente, el sufrimiento emocional, suele dejar “cicatrices abiertas” en las personas; y en algunos casos graves, tales cicatrices pueden llegar a incapacitarlas para funcionar satisfactoriamente en las diferentes áreas de su vida. los comportamientos en extremo defensivos o tozudamente evitativos, nos pueden llevar fácilmente a perder oportunidades hermosas y valiosas, por miedo a lo que puede ser, como si tuviéramos una bola de cristal infalible, que nos permitiera “ver” un futuro desastroso.

Pero el sufrimiento emocional, no necesariamente debe ser tomado como lo peor que nos puede suceder en la vida, ya que depende de nosotros mismos, la interpretación que hacemos del mismo, ya sea en el momento exacto en el que suceden tales eventos o en los momentos posteriores (que suele ser lo más común entre nosotros). Es decir, depende de nosotros aprovechar el momento y ser constructivos y pro-activos ante tales situaciones.

El sufrimiento emocional, trae consigo enseñanzas valiosas que no podrían ser aprendidas de otra manera; en este punto, quisiera citar a mi padre quien suele decir que “la buena vida cansa y la mala amansa”. Por supuesto, no quiero decir con esto, que nos tenemos que convertir en mártires o en masoquistas para acceder a tales lecciones. Creo que pocas personas estarían en desacuerdo conmigo, cuando digo que la vida misma trae consigo suficientes sufrimientos, como para buscar más, de manera deliberada. Lo que sí quiero decir, es que en la vida los problemas y las situaciones difíciles son algo muy común y que el sufrimiento emocional, además de producir dolor, cuando es “aprovechado” tiene la capacidad de convertirnos en personas mas sensibles, capaces de comprender los efectos de la tristeza, del dolor, de la frustración, etc, en los demás, en aquellas personas con quienes convivimos en el mundo, es decir, en la humanidad. Si no hubiésemos sufrido si quiera un poquito, no podríamos tener la más remota idea de lo que puede significar el sufrimiento para las otras personas y por lo tanto perderíamos la oportunidad de crear lazos más profundos con quienes amamos.

Por otra parte, el haber sufrido y el haber superado los momentos difíciles, nos hace más fuertes e inclusive más sabios; entonces el “enemigo” en si, no es el sufrimiento como tal, sino la actitud que tomamos ante él; podemos convertirnos en las personas más dulces y amables o podemos convertirnos en seres agrios y desagradables. Está en nosotros decidir si lloramos porque las rosas traen espinas, o sonreír y valorar el hecho de que las espinas tengan rosas.

Psicóloga.


Sobre esta noticia

Autor:
Morgstar (2 noticias)
Visitas:
15649
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.