Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Satolo escriba una noticia?

Sueños de regreso (Nueva York, 2006)

20/05/2011 13:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En este artículo no hay nombres. Hablo de algunos sin papeles que conocí durante mi estancia en los Estados Unidos, por lo que el miedo a que sean expulsados por inmigración me lo impide. Gente con una vida difícil, que además debe afrontar la pena de encontrarse a cientos de kilómetros de sus seres queridos. Estas palabras se las dedico a ellos.

Y escribo también para dar un toque de atención a todos aquellos que un día estuvieron en su misma situación (o si no fueron ellos, a lo mejor sí sus antepasados) y que ahora, sin embargo, los atacan. Y que recuerden que estas personas no están ahí porque quieren, sino por necesidad. Por el deseo de otorgar un futuro mejor a sus hijos, aunque ellos no puedan sentirse partícipes debido a la separación física. Hablo de Estados Unidos, pero indirectamente quiero extrapolarlo a Europa, a España. Me avergüenzan los comentarios racistas hacia 'negros', 'moros', 'sudacas' o 'rumanos' que escucho a diario. ¿De dónde brota tanto egoísmo? Por cierto, desde aquí un rotundo no a la nueva ley de inmigración de Arizona, que quiere criminalizar la situación de todo indocumentado.

Reflejo en el tren, sueños. Nueva York /Moncho Satoló

Sólo en la noche, cuando duerme, regresa a Colombia. Abandona los Estados Unidos y vuelve a caminar por las calles de su pueblo tras años de espera. Nada ha cambiado. O sí, pero tan sólo un poco. Tarda más de lo acostumbrado en llegar a casa. La encuentra. Su mano temblorosa, con miedo a que nadie responda, golpea la puerta. Aguarda unos minutos. Una anciana, con calma, abre. "Mamá, ¿eres tú?". "¡Hija!". Se abrazan. Lloran. Lloran mucho. Luego, con paso lento, un hombre y su bastón aparece. "¡Papá!". Comparten recuerdos, lágrimas. Pero la alegría dura poco. "¿Y ahora cómo retornaré a Nueva York? –se pregunta- ¿Quién va a pagar las medicinas de mis padres? ¿Y la educación de mis hijos?". Pesadilla. Despierta.

Esta historia me la contó una amiga colombiana en un restaurante mexicano de New Jersey. Al instante, un amigo hondureño, dijo: "Yo suelo soñar algo muy parecido, aunque hay una diferencia: yo nunca llego a encontrar mi casa". Y añade: "El mayor daño que nos hace este país es la separación familiar". Este compañero tiene dos criaturas, un niño y una niña, esperándole en el país centroamericano. Hijos que crecen sin que él, en su desgracia, pueda estar allí para verlos.

Empire State, NY. American Dream / Moncho Satoló

Estados Unidos es una tierra de emigrantes. Son la mayoría, aunque existen dos tipos bien diferenciados: los papeles y los sin papeles. Proceso justo si no fuera porque los primeros pronto olvidan que pertenecieron al segundo. En las Navidades pasadas escuchaba decir a una europea llegada al país a finales de los sesenta: "Si por mi fuera los echaba a todos. No es justo que yo tenga que pagar tasas y ellos no". Muy triste. El resto de los presentes, originarios de su misma región, entraron en cólera: "¡Pero no recuerdas que tú estuviste igual! ¿Cómo puedes decir eso?". Y no se daba cuenta de que ellos estarían encantados de pagar tasas si dispusieran de papeles. Y que así, ¡oh, así!, podrían viajar tranquilos y visitar tras años de espera a sus familias.

"Oh, Moncho. Eso no. No hablemos de eso que estamos en Navidad y me pongo triste". La que hablaba de este modo era una amiga dominicana. La pregunta la habrán imaginado todos: "¿Cuántos años llevas sin regresar a Santo Domingo para ver a tus hijas?". Recuerdo un día en su casa en que sonó el teléfono. Alguien contestó, la miró, y dijo: "Es tu hija". ¡Cómo se le iluminó el rostro! Estábamos en Navidades, fechas en las que parece que la felicidad se compra con regalos. Sin embargo, de vez en cuando, surgen destellos de pureza que nos recuerdan que su verdadero espíritu es otro. Una caribeña emocionada. Todos los contertulios, aunque tratamos de evitarlo, escuchamos hasta el más mínimo detalle de la plática.

Sueños mestizos, NY / Moncho Satoló

"Mi vida, te llamé con el pensamiento. Tengo aquí una morenita junto a mí (una muñeca) y cada vez que la miro te recuerdo. Mami, me levanto todos los días pensando en ti". ¡Cuánta gracia! Gritos, enormes sonrisas, no dejaba de moverse y menear los brazos. De repente, se cortó la conversación. Se tranquilizó. Sostenía a la morenita en sus manos. La peinaba, le arreglaba el vestidito, la miraba con ternura. Volvió a sonar el teléfono. "¡Qué pasó mi amor!".

Sus hijas tienen 27 y 25 años. La mayor espera a su segundo hijo. La abuela no conoce a la criatura. Pero aguarda, no pierde la esperanza, sabe que un día llegará el momento del regreso. "Si todo sale bien –me decía- pronto me darán los papeles. Sería un sueño hecho realidad". Una y otra vez, la escuela de la vida. Historias cargadas de humanidad y de angustia. Amigos (y todos los que se hallan en su misma situación), de corazón, suerte.

Indigente en NY. ¿Sin sueños? / Moncho Satoló


Sobre esta noticia

Autor:
Satolo (10 noticias)
Fuente:
satolo.wordpress.com
Visitas:
1201
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.