Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alicuc escriba una noticia?

El sueño de fabricar un diente propio

15/08/2009 21:12 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La experiencia, realizada por investigadores de la Universidad de Tokio, logró desarrollar en ratones piezas dentarias nuevas a partir de células germinales. Es un paso hacia las terapias que proponen reconstruir órganos humanos

“¿Y ahora qué? –le dijo el ratón a su dentista–: ¿Un implante metálico, un puente, un diente postizo?” “No –contestó el dentista de roedores–: le voy a implantar una célula germinal que se va a convertir en un diente propio, nuevo.” El ratón participaba en una experiencia efectuada en Japón y publicada en una prestigiosa revista científica: las piezas dentarias así desarrolladas –a partir de células germinales procedentes de embriones– resultaron similares a los dientes naturales, con plena aptitud para morder y masticar, y se integraron totalmente al organismo receptor. La experiencia no sólo abre expectativas revolucionarias para la odontología, sino que es uno de los avances más impresionantes en la “terapia regenerativa”, que se propone reconstruir tejidos y órganos humanos. “Estos avances rozan los bordes de la ficción”, comentó un investigador argentino, si bien advirtió que, para poder aplicar estas técnicas a seres humanos, todavía falta lograr el desarrollo de “células germinales” similares a las embrionarias.

La experiencia fue realizada por un equipo de la Universidad de Ciencias, de Tokio, dirigido por Etsuko Ikeda, y se publica en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. El informe empieza por recordar que “el principal propósito de la terapia regenerativa es desarrollar, mediante bioingeniería, órganos totalmente funcionales, capaces de reemplazar a aquellos perdidos o dañados por enfermedad, lesión o envejecimiento”. Advierte que “estas tecnologías todavía no alcanzaron reconstrucciones en tres dimensiones de órganos plenamente funcionales”: ellos afirman haber logrado una reconstrucción tridimensional, con el diente de ratón. “El reemplazo dentario por terapia regenerativa es un modelo confiable para evaluar la futura aplicación clínica del reemplazo de órganos mediante bioingeniería”, sostiene el informe.

Pero, ¿cómo se fabrica un diente de verdad? “La estrategia para desarrollar un ‘tercer diente’, tras la pérdida de los dientes temporario y permanente, consiste en reproducir el proceso que ocurre durante el desarrollo embrionario: se reconstruye, en laboratorio, por bioingeniería, un ‘germen dentario’.” En los embriones, a cierta altura de su desarrollo, se van diferenciando células que darán lugar a los distintos órganos: un “germen dentario” producirá un diente y no otra cosa. Los investigadores obtuvieron las células correspondientes a un germen de molar a partir de un embrión de ratón de 14 días de desarrollo y las cultivaron en laboratorio durante una semana, luego de lo cual “un germen de muela fue trasplantado, con la correcta orientación, en un alvéolo de la región molar superior de un ratón adulto, cuyo primer molar superior había sido extraído tres semanas antes”. A los 36 días de la implantación, “la cúspide del diente apareció en la cavidad oral”.

“El diente regenerado logró una normal oclusión (cierre de la dentadura) con el diente opuesto natural, y en armonía con los otros dientes del animal receptor”, y “el potencial masticatorio se ubicó dentro de los rangos normales”. Sin embargo, “el tamaño del diente obtenido por bioingeniería fue más pequeño que el de los otros dientes”, reconocen los investigadores.

Además, se logró que “las fibras nerviosas del organismo de los animales receptores ingresaran en la pulpa del diente obtenido por bioingeniería” y “esos nervios fueron capaces de transportar señales de estímulos”; el organismo receptor también hizo llegar vasos sanguíneos para la nutrición de su nuevo diente.

“En conclusión, este estudio brinda evidencia del exitoso reemplazo de un órgano completo y funcional en un organismo adulto, por medio del trasplante de un germen obtenido por bioingeniería, reconstituido a partir de la manipulación in vitro de una sola célula. Nuestro estudio hace una contribución sustancial al desarrollo de tecnología en bioingeniería para la futura terapia de reemplazo de órganos”, sostiene el equipo de la Universidad de Tokio.

El biólogo Marcelo Rubinstein –profesor titular en la UBA e investigador principal del Conicet– destacó “el gran interés” despertado por el estudio de la Universidad de Tokio: “El futuro de esto es el hombre biónico –dijo, no del todo en broma–, que podrá obtener reemplazos de muy diversos órganos”. Observó, sin embargo, que, para que el experimento efectuado en ratones pueda aplicarse a seres humanos, hace falta un paso que todavía no se dio.

“En los ratones –explicó Rubinstein–, el implante se hizo a partir de embriones, extraídos de un útero, genéticamente idénticos al receptor; son cepas de ratones preparadas para que sean como gemelos”, observó. “Tratándose de seres humanos, habría que partir de una célula del paciente que recibirá el implante y, primero, ‘reprogramarla’ para que vuelva al estado indiferenciado de stem cell, célula madre, capaz de transformarse en cualquier célula del organismo. Esto ya podemos hacerlo. Pero a esa célula madre habrá que hacerla ‘avanzar’, mediante estímulos adecuados, para que se convierta en germen dentario: una célula capaz de generar un diente y sólo eso. Este último paso todavía no fue dado por la ciencia.”

También Guillermo Trigo, decano de la Facultad de Odontología de la Universidad Maimónides, juzgó “interesantísimo” el trabajo publicado en Proceedings...: “Existe un conjunto de enfermedades congénitas en las que hay ‘agenesia de piezas dentarias’, que no llegan a aparecer. También hay casos de fisuras congénitas de paladar, donde faltan los gérmenes dentarios. A veces son los dientes permanentes los que no se presentan. Para estos casos tan tempranos, el procedimiento que se investigó en Japón sería de gran utilidad. Además, por supuesto, de las piezas dentarias que pueden ir perdiéndose. Hoy se cuenta con los implantes metálicos, que por supuesto no pueden compararse con lo que sería la restitución de un diente fisiológico”.

Por su parte Rubinstein juzgó necesario agregar que “si bien estos avances son maravillosos y en ellos la realidad toca los bordes de la ficción, dejan ver la tremenda disparidad respecto de tantas enfermedades que serían muy fáciles de curar o prevenir pero continúan incidiendo, en distintos países y también en la Argentina”.


Sobre esta noticia

Autor:
Alicuc (163 noticias)
Visitas:
7595
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Sanmarino (18/08/2009)

Estos descubrimientos contribuirán en un corto plazo a que puedan ser cambiados órganos o partes del cuerpo defectuosas sin necesidad de esperar por un transplante, minimizando el riesgo de incompatibilidad....pero no será acaso que con ello lo único que se logrará es mantener una población longeva?....