Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edug escriba una noticia?

Srebrenica,Turquía, Siria y otros Totems de la desinformación.

15/07/2012 22:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con ocasión del 17 aniversario de la toma de Srebrenica, o mejor dicho de Potoçari, base de las milicias islámicas, Barack Obama, con todo lo que conlleva una de sus estudiadas declaraciones exteriores; denunció los intentos por: "negar el hecho indiscutible que en Srebrenica se produjo un genocidio". Este miércoles 11 de Julio tras una plegaria del gran muftí de Bosnia han sido enterrados los restos de 520 supuestas víctimas de la masacre. Según recoge la prensa más de 30, 000 personas asistieron a tan estremecedora conmemoración. Entre las figuras destacadas Zoran Milanovic, el primer ministro croata se sumó a la condena del genocidio serbio realizada por el Sabor croata con un minuto de silencio dedicado también en parte al descanso de las víctimas (cuyo verdadero número no sabremos jamás). imagePesadillesca imagen inconcebible en una Yugoslavia unida. Un momento de dolor, de recogimiento, de intimidad, de rabia convertido en una asamblea nacional en suelo "enemigo". No olvidemos que Srebrenica esta en Srpska, entidad a la que se ha visto reducido el pueblo serbio tras los acuerdos de Dayton. Su refugio tras el Drina que con gran desfachatez es tildado de botín o victoria serbia, cuando hoy ocupa un 43% del territorio, y en la Bosnia Yugoslava ostentaba un 70%. Porcentaje que curiosamente se correspondía al inicio de la guerra con el territorio conquistado por el ejército "invasor". En Belgrado, la capital serbia una manifestación de la ONG mujeres de negro reunió a un escaso centenar de personas para rendir homenaje a las víctimas del "genocidio". Portaban cartelones con los nombres de las 8372 víctimas, que cada año ascienden en número. Según su visión, esa que tanto daño hizo al pueblo serbio y que tanto desconoce la desinformada opinión publica occidental: "Los que cometieron tal barbarie, no fueron serbios sino chetniks que vinieron desde lejos para llevar el odio y la destrucción a los harmoniosos y "multiétnicos" parajes bosnios. Deslegitimación de la serbia tradicional, agraria pero también de la socialista y yugoslavista para reducirla a un atraso y violencia atávica. La propaganda ustasi y nazi tienen seguidores insospechados. Quizá ni lo sepan. Sólo quieren ser como el resto de europeos". Por supuesto condenaron a Nikolic por negar que esos lamentables crímenes constituyeran un genocidio aunque merecieran su más absoluto rechazo y cargaron contra la publicación de un libro que incide en que Srebrenica fue abandonada por los musulmanes como evidencian las crónicas y movimiento militares de todos los bandos implicados(ONU) incluida, y que muchos de los soldados bosnios fueron "cazados" en una retirada que supusieron unos prolongados combates en los cuales hubo centenares de muertos por ambos bandos. Volviendo a Bosnia, el rabino de Nueva York Arthur Schneier, superviviente del Holocausto se dirigió a la multitud en Srebrenica para condenar el "genocidio" pero como si de un tosco guion establecido de antemano se tratara, aprovechó para cargar contra el silencio internacional por la violencia del régimen de Al Assad en Siria. "El silencio no es una solución. No hace otra cosa que envalentonar a los agresores. El mundo debe aprender esta lección, impedir las masacres perpetradas por el régimen sirio contra el pueblo sirio. La historia se repite, para que la humanidad diga con una sola voz: Los crímenes deben cesar". Así de enlazado, burdo y gratuito. La receta perfecta mezclamos holocausto con un inexistente genocidio bosnio, culpamos a los serbios de nazis, pese a que todos sus vecinos mataran y persiguieran a los judíos mucho más activamente por no hablar del genocidio que sufrió el pueblo serbio durante la primera y segunda guerra mundial. Ni siquiera es una estrategia original, es cuestión de poner en el bando de los malos, los despiadados, a los regímenes que pese a sus múltiples imperfecciones y atropellos propugnan por una sociedad laica y multicultural para demonizarlos. Se establecen paralelismos que no revisten la más mínima revisión crítica. Acto sangrante este, cuando uno de los rabinos más conservadores de los USA es aplaudido por una audiencia musulmana, mientras pide la destrucción de un estado enemigo de Israel que ha incurrido en el peor de los pecados, el ateísmo (léase también como fuerte papel del estado en la económica, unas privatizaciones contrarias a Occidente, derechos a las minorías y libertad religiosa.) Queda comprobado de manera ostensible quien paga la fiesta y cómo de pérfida es la conexión que induce los cambios en el panorama global, con el interés de los medios en esa componenda liberal-islamista llamada "primavera árabe, que ahora ha dejado de lado sus caóticos procesos electorales para centrarse en la malvada Siria que cada día mata más civiles. Y cada vez hay sesión de la ONU al respecto o reunión del consejo de seguridad los medios nos ilustran con la sangrienta represión baasista. Y cada vez que Rusia y China se niegan a atacar el suelo sirio, ese creciendo prebélico abanderado por la Francia del Socialista Hollande se va apagando para volver de nuevo con furor renovado en la próxima cumbre de la comunidad internacional. Pero el plan va más allá, a nadie se le puede escapar los intereses encontrados entre Irán, la Turquía neotomana, Arabia Saudí, y el tablero africano-asiático en pugna con China, Europa y Rusia. Aunque esto ya excede los asuntos de nuestro blog. Turquía, la república kemalista que ha tomado un camino hacia la islamización a pasos agigantados desde la llegada al poder de Erdogan, gran defensor de Bosnia, no es un personaje tan secundario como se quiere ver en la guerra de Yugoslavia. Abrió sus fronteras y sirvió de plataforma para la llegada de muyahidines, alimenta y ampara a ONG de signo islamista que se encargan de realzar la turquización de Bosnia que es aceptada y defendida con ardor por los nuevos "bosniacos". Del supuesto embargo de armas y créditos a Bosnia durante la guerra mejor no hablar, por que podemos provocar muchas cínicas carcajadas en Turquía, Irán, Indonesia, Arabia y sobre todo en Sarajevo. Ciudad en la que el padre la patria bosnia Izetbegovic, (el padre) en sus momentos de agonía hizo prometer al presidente turco " que se encargaría de los asuntos bosnios". image Fuerzas vivas(es real) de la Federación Bosnia en el acto de homenaje en Sarajevo.

Así se cerraba una historia de amor-odio. Pues en su pútrida declaración islámica siempre se mostró muy crítico con la antigua metrópoli por cuanto tenía de federal, laico, republicano y "occidental". No obstante la llegada de Erdogan lo cambió todo. La transición turca ha sido un éxito. La Turquía y Bosnia de hoy dan fe de ello. El antiguo presidente turco sigue siendo un defensor de que Srebrenica fue un acto de genocidio. Y lo ha comparado reiteradamente con las matanzas de Homs. Y eso antes que le derribaran "su" avión. Una vez firmado un acuerdo de armamento y cooperación junto con los emiratos para suministrar armas a los rebeldes, las infiltraciones y las bases rebeldes en suelo turco han ido aumentando. Con el visto bueno de USA que actuó como observador en la sanción de dicho "acuerdo" Mientras en el otro lado, los kurdos de tendencia comunista luchan contra los nuevos libertadores sirios. Turquía extiende sus influencias, bien visibles en los Balcanes, donde su crecimiento económico contrasta con la miserable Europa balcánica, y conquista a sus tradicionales enemigos con un exotismo de rebajas potenciado por un mayor poder económico y por el gran éxito de su música y culebrones televisivos. La buena salud del cinturón islámico que atraviesa Serbia, Bosnia, Kosovo, Montenegro y Bulgaria con áreas musulmanas cada vez más proselitistas hace evocar viejos fantasmas. Pero el enemigo sigue siendo Serbia, o la República Srpska, o los chetniks-comunistas-nazis que aún impiden la paz y la "multiculturalidad" en Bosnia. La realidad siempre es más compleja que la historia oficial, pero raras veces alcanza su amoralidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Edug (186 noticias)
Fuente:
yugoslavos.blogspot.com
Visitas:
3605
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.