Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Sorprenden a Israel manifestaciones palestinas alrededor de fronteras

15/05/2011 13:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Israel se vio sorprendido hoy por una ola de manifestaciones alrededor de todas sus fronteras, que llevaron a enfrentamientos con la muerte de más de quince personas, en una jornada de recuerdo de la Nakba palestina. La mayor cantidad de víctimas, diez según el último recuento, murieron en el sur de Líbano, en las manifestaciones frente a la verja de seguridad que separan ese país de Israel, y que causaron también más de un centenar de heridos según medios de prensa beirutíes. "Las manifestaciones en el sur del Líbano se centraron en la zona de la Buena Frontera o Puerta de Fatma, y en Marun A-Ras", dijeron a Notimex oficiales militares israelíes que revisaban la integridad de la frontera. El Día de la Nakba, que literalmente significa "Desastre", es la jornada más relevante del calendario palestino y el que ha marcado su identidad como pueblo, con el exilio de millones de personas en más de sesenta años. Los enfrentamientos estallaron a primera hora de la tarde, cuando miles de manifestantes palestinos y libaneses se concentraron en el sur del país y un grupo se acercó a la frontera e intentó forzar la verja para entrar en Israel. "Los soldados dispararon de forma muy puntual para que nadie la cruzara", dijeron los oficiales, al deslindarse de cualquier responsabilidad en la muerte de más de diez personas y las heridas causadas a un más de un centenar al otro lado de la frontera. Imágenes de las manifestaciones reflejan que también el Ejército libanés pudo haber abierto fuego para impedir que los manifestantes se acercaran a Israel, aunque hasta el momento no es claro de dónde provenían todos los disparos. Los sucesos en la frontera con Líbano ocurrieron poco después de que varias decenas de palestinos que residen en los campos de refugiados en Siria consiguieron entrar en Israel por el Monte Hermón, y alcanzar los poblados vecinos, entre ellos Majdel Shams. La ciudad, en días normales un paradisíaco reducto, arrastró hoy todo el bullicio de la región cuando los refugiados palestinos y los drusos que habitan el Golán, territorio sirio ocupado por Israel, aunaron su voz contra el Estado hebreo. "No creíamos que esto podía suceder, esto es inédito", dijo uno de los habitantes de la ciudad, en cuya plaza principal tuvo lugar una manifestación espontánea contra la ocupación israelí. A unos cientos de metros, en plena montaña, el Ejército israelí lidiaba aún con los agujeros que los refugiados habían hecho en la verja de seguridad y por los que habían conseguido pasar, dejando atrás a una veintena de heridos y al menos dos muertos. La televisión panárabe Al Arabiya informó de cuatro fallecidos, pero en Israel sólo se pudo confirmar dos y alrededor de veinte heridos. Esta tarde, los casi ochenta palestinos que llegaron a Majdel Shams eran devueltos a Siria con ayuda de los dirigentes de la ciudad drusa, funcionarios sirios y fuerzas de la ONU allí desplegadas. "Estábamos preparados para algo así, pero no nos imaginábamos que sería desde Siria", explicaron los militares israelíes. Desde Jerusalén, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ordenó a todas las fuerzas permanecer en estado de máxima alerta durante las próximas horas, y declaró a los medios que "Israel no tolerará la violación de su soberanía". Por su parte, la cancillería israelí acusó a Siria de haber aprovechado el Día palestino de la Nakba para "distraer la atención" de la comunidad internacional de las siete semanas de represión militar contra la oposición siria y la muerte en ellas de 800 personas. La Nakba conmemora la resolución de partición que aprobó Naciones Unidas en 1947, que debía dividir la Palestina bajo Mandato Británico en un Estado árabe y otro judío. Para una buena parte de los árabes locales, los palestinos, la Nakba fue el comienzo del destierro por los campos de refugiados que hoy se reparten por Cisjordania (ocupada en 1947 por Jordania), Gaza (entonces ocupada por Egipto), Jordania, Líbano y Siria. La cifra de palestinos que fueron forzados al exilio por la guerra de 1948 oscila entre los 450 mil y los 750 mil, según las versiones históricas minimalista y maximalista, pero nadie discute que 63 años después ascienden a 4.2 millones. "Dentro del proceso de gestación de pueblos y naciones árabes en Oriente Medio, la identidad palestina acabó consolidándose después del 48 en los campos de refugiados", nos explica Said, un joven estudiante de la ciudad israelí de Haifa. Aunque ni sus abuelos ni padres conocieron en persona el exilio porque sus aldeas y pueblos quedaron dentro del límite territorial de Israel y la guerra no les obligó a marcharse, también los 1.2 millones de árabes israelíes conmemoran la Nakba. "Todos sin excepción tenemos algún familiar que lo sufrió, o que tuvo que abandonar sus tierras y marcharse a otro pueblo (dentro mismo de Israel), o cuyas tierras fueron injustamente expropiadas", agrega el estudiante, con no poco resentimiento hacia el Estado en el que dice sentirse "ciudadano de segunda clase". La responsabilidad del destierro es volcada por los palestinos en Israel, y como parte de procesos negociadores pasados, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) exigía a Tel Aviv que la asumiera y permitiera el regreso de los refugiados. Una postura que fue evolucionado en la última década a la más pragmática de que Israel reconozca su responsabilidad histórica, permita el regreso de una cifra simbólica y compense económicamente al resto. Los territorios palestinos fueron hoy también testigos de violentos disturbios, que dejaron un muerto y medio centenar de heridos en la franja de Gaza, gobernada por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás). Los hechos ocurrieron en la frontera del paso de Erez, en el que miles de manifestantes trataron de cruzar a Israel y fueron repelidos por el ejército antes de llegar a la frontera. En Cisjordania, bajo el gobierno del presidente de la ANP Mahmoud Abbas, el día fue de duelo con una sirena que sonó por toda Ramala y una manifestación en la que pidieron el respeto a los derechos de los refugiados. Otros disturbios tuvieron lugar en la parte palestina de Jerusalén, en varios distritos de Cisjordania y en comunidades palestinas de Israel, en estos casos sin demasiada trascendencia. La ya de por sí tensa jornada había comenzado en Tel Aviv con el atropello de más de una docena de personas por un conductor árabe, entre ellas un israelí que murió por las heridas, en un incidente que la Policía investiga para decidir si fue atentado o accidente de tránsito.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
767
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.