Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Martina De La Vega escriba una noticia?

Sopa De Letras

04/02/2011 14:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Camino tranquila cosiendo el sol, lo coloco en el mar y le doy las últimas puntadas a la luna ahí arriba. Ya tengo la casa, el jardín y el mar. Poco queda ya para acabar de construir mi mundo. Vuelan peces por el cielo y nadan gaviotas por el mar. Por la noche, desde la ventana de casa, observo como llueven las tímidas flores del cielo, debe ser el diablo, que se ha puesto a llorar. El cocodrilo se resguarda en el porche, tiene miedo de las flores. Me siento junto a él y acaricio su piel esponjosa. Cuando las flores se han secado y el campo queda inundado de sabia, saco mi máquina de escribir, me gusta cocinar fuera.Todavía no se me da bien y las letras empiezan a salir volando. Los peces vuelan hacia ellas y el cocodrilo camina lento intentando atrapar alguna. Tras el desastre culinario entro en casa y dejo que mi sopa me cuente un cuento, ¡que agradable aroma el de las historias! Quedo sumida en un sueño perturbador, de pronto el sol está en el cielo, los pájaros vuelan y no veo la luna por ninguna parte. Despierto entre sudores agrios. "Aún no he conseguido olvidar ese mundo" me digo. Hace ya varios años que me emancipé, ya estaba harta de las cosas tan raras del mundo. Así que creé el mío propio, aquí todo es normal.Alguna vez se cuela algún niño, pero aquí les dejo, no me molestan, juegan un rato y luego se van. Son los únicos capaces de llegar porque son los únicos que gozan de una mente limpia y una interesante imaginación. Cuando empiezan a perder pelo, se les cae con él la imaginación y todo va flaqueando.Una vez un adulto consiguió entrar, fue tal mi sorpresa, que me acerqué a saludarlo, pero al mirar al cielo y ver mis peces volar corrió de vuelta a su lugar, con tan mala suerte que calló en el mar. Pobre hombre, no fue capaz de entender lo que hasta un niño puede vislumbrar.Así que esta noche cenaré las letras de mi máquina de escribir y en mi sopa escribiré una carta para el otro mundo: "Por favor, no perdáis nunca la imaginación y la ilusión de los niños que siempre queda en nosotros, y sobre todo, trataros la alopecia."


Sobre esta noticia

Autor:
Martina De La Vega (21 noticias)
Fuente:
historiadeunapluma.blogspot.com
Visitas:
5206
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.