Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Librosquevoyleyendo escriba una noticia?

«El sonido de tu cabello» de Juan Ramón Biedma

19
- +
06/06/2020 06:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image «El sonido de tu cabello» de Juan Ramón Biedma Amanece en las tres mil viviendas, Sevilla, uno de los suburbios más peligrosos de Europa. De la iglesia evangélica, acordonada por los antidisturbios, salen los operarios del anatómico forense empujando una camilla con el cuerpo torturado y mutilado de una joven. La inspectora Perpetua Carrizo, a cargo de la investigación (y responsable de otra búsqueda, a vida o muerte, que no figura en ningún registro), se adentra en el barrio, ante el gesto preocupado de sus compañeros. Set Santiago, un abogado que tras cumplir cinco años de prisión sobrevive gracias al turno de oficio y efectuando cobros para un prestamista, debe ocuparse de la defensa del presunto asesino enfrentándose a Sacramento, la abogada que ejerce la Acusación Particular. Una brillante mirada escénica y un conjunto de personajes de gran potencia narrativa completan un engranaje endiablado que se mueve entre Sevilla y Ciudad Juárez, y tiene como trasfondo décadas de feminicidios sin resolver, talleres clandestinos, supermercados de la droga y mucha ambigüedad moral. A la sombra del "muló", el espectro de los gitanos, que vuelve a la vida para resolver cuentas pendientes. Juan Ramón Biedma, autor reconocido con los principales galardones de novela negra, ha ganado el XXI Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones con "El sonido de tu cabello", la más policíaca y fatalmente romántica de sus narraciones. «Elegante a la hora de mostrar la perversidad del mundo. Cuando uno lee a Biedma sabe que está ante otra cosa.» Carlos Augusto Casas, PÚBLICO «En cuanto vio al hombre más allá de la barrera del motel supo que la estaba esperando; intentó adivinar si daba buena o mala sombra, su vieja maña para detectar a los desconocidos poco fiables, pero el sol se quitó de en medio cuando más lo necesitaba, así que siguió su camino y, ya en la calle, se dejó mirar largamente mientras se dirigía a la parada del autobús, también ella sin sombra, perdiéndose en la tarde del desierto.»

Datos técnicos Editorial: Alianza (2020) Nº de páginas: 456 Formato: Tapa blanda / Versión Kindle ISBN: 978-8491818731 Precio: 17, 10€ / 10, 44€

Sobre el autor: Juan Ramón Biedma

El término "cabrón" es sumamente interesante. Al menos lo es para mí. El contexto en el que se inserta va a determinar su significado. No es lo mismo descalificar a una persona como cabrón , ya sea en base a su cornamenta o a su mala leche, que denominarlo así en frases tales como "qué cabrón eres", expresión muy enraizada en el sur de España y no desconocida en otros puntos de la piel de toro. En este caso estamos haciendo referencia al ingenio o maestría de alguien que ha realizado una proeza.

Pues bien, desde aquí quiero decirle a Juan Ramón Biedma, lo siguiente: ¡Qué cabrón eres!, y me referiré a la maestría con la que utiliza el lenguaje, las palabras, los significados y, sobre todo, la ironía y mala leche que destila a la hora de escribir.

Considerándome un seguidor de su obra creo, sinceramente, que con El sonido de tu cabello , novela con la que ha conquistado el XXI Premio de Novela Fernando Quiñones, Biedma ha conseguido construir la mejor de sus obras (hasta el momento). En ella vuelca todo su genio para conseguir el resultado pretendido: una historia al estilo Biedma. ¿Y qué es una historia al estilo Biedma? Resumiré lo que significa este estilo para mí, un estilo muy reconocible, la Meca de cualquier escritor o artista. Me encantaría que me pasasen un manuscrito anónimo y descubrir, solo atendiendo a la forma de escribir, que aquel pertenece a este sevillano que acapara premios literarios como sellos (no es esta una palabra escogida al azar dado que la Filatelia y la Numismática juegan cierto papel en la trama).

Una novela de Biedma se caracteriza por la inserción de los siguientes elementos:

  • Barrio inmundo, "chungo" en donde no sea excepcional (es más, suele ser la norma) encontrar trapicheos de droga o sustancias ilegales.
  • Mendigos, yonquis, locos y pirados, prostitutas, proxenetas, viejos verdes, palilleros o cualquier otro semblante que se asemeje a los enumerados.
  • Noche, tinieblas y recuerdos de vampiros y zombies (su aroma).
  • Pobreza, podredumbre, síndrome de Diógenes.
  • Protagonistas atípicos con "mala pipa" y peores intenciones, sin conciencia, objeto de chantajes y ávidos de sexo si este se presenta fácil.
  • Olor a orina o a basura.
  • Sótanos en los que uno no entraría ni a cambio de todo el oro del mundo.
  • Capos y capós, que no son lo mismo.
  • Alguna que otra riña de gallos, que bien puede cambiarse por riña de niños, de fulanas o de cualesquiera contrincantes que se les ocurra.
  • Sevilla, por supuesto, y el barrio de Pío XII (aunque sea de pasada o como guiño sentimentaloide)
  • La Cruz, santos o vírgenes y nada de idolatría, dulía o hiperdulía.
  • Doble sentido de las palabras o el más negro humor encondido en cada expresión.
  • Tramas complicadas en las que uno se puede perder si no está atento.
  • Principios, nudos y desenlaces delirantes.
  • Seres mutantes si viene al caso.
  • Alguna que otra cerveza o bebida espirituosa, a ser posible mezclada con sustancias prohibidas.
  • Corrupción, sexo guarro, flujos y sangre.
  • Los curas son bienvenidos, da igual el cargo que ocupen en la jerarquía de la Iglesia.
  • Peleas, fuego, armas.
  • Inmundicia.
  • Personajes con nombres absurdos o, al menos, rebuscados.

Con estos ingredientes, no debe extrañarles mis comentarios. Claro que, Biedma puede rebatirme, corregirme e incluso complementar mi lista.

De lo que no cabe duda es que se trata de novelas completamente diferentes y en esta no falta de nada. Recomiendo encarecidamente la lectura de una trama en la que hay varios personajes principales. Set Santiago, abogado peculiar especialista en recorrer los bajos fondos y vérselas con lo peor de lo peor del género humano, Sacramento, Mento , una abogada que termina pasándose del bando de los buenos al de los malos o del de los malos al de los malos, según se mire. Perpetua, la inspectora que investiga como le sale del... pero con un fin, no sabemos si el del caso o el suyo propio. Y los "enganchados" de Las Vegas (núcleo duro de Las Tres Mil Viviendas de Sevilla), Los Pajaritos o Torreblanca, barrios que no se quedan atrás en la lista de lugares con más delincuencia y pobreza de Europa.

Más sobre

Asesinatos. Claro que hay asesinatos. Se trata de jóvenes con un mismo perfil. Parece que ahí radica la clave de todo, pero resulta que estos no se cometen, o al menos no se descubren en cualquier sitio. Pensemos... No está mal elegir la iglesia evangélica del corazón de Las Tres Mil para ambientar la narración. El pastor que la rige quiere el bien de su hundida comunidad e intenta sacarla a flote con la ayuda de Dios, pero esta parece no ser suficiente. Las altas tasas de paro y criminalidad obligan a encontrar alternativas nada ortodoxas. Paralelamente, un policía relacionado con los acontecimientos de Ciudad Juárez regresa a Sevilla después de haberse convertido en un monstruo. Hay que añadir un poco de magia, por supuesto. Ritual por aquí, ritual por allá, quema de huesos y videncia y... plato que sale de cocina. Oído.

Juan Ramón Biedma es un cabrón de los del grupo al que nos gustaría pertenecer pero, en cambio, en su novela rulan los cabrones redomados. Resulta que las relaciones con Lomas del Poleo, pedanía de Ciudad Juárez, no son casuales. Allí cambia la vida de un agente de policía cuando debe enfrentarse a un ritual de iniciación un tanto peculiar, una "noche" mejicana de la que no podrá despertar. Al volver a Sevilla, el hombre se ha convertido en depredador y... Tampoco les voy a contar la trama ¿no?

Encontraremos "fragonetas", puestos de mercadillo (o "piojito"), diáconos cagados de miedo, hijos de madres que más bien son "hijos de puta" y a la Santa Muerte vigilando de cerca todos los movimientos. Por supuesto que no faltarán a su cita los juguetes sexuales de todo tipo y hasta aquellos que no podamos imaginar por no existir, diligencias policiales caricaturescas, embrollos necesarios e innecesarios y el esperado Apocalipsis en forma de guerra urbana, indispensable en las obras del autor al que me gusta denominar "apocalíptico".

De nuevo, querido lector, Sevilla será el escenario de sucesos inimaginables que aun después de la lectura serán difíciles de catalogar porque, créanme, nada de lo que salga de esa mente perversa puede catalogarse, a al menos no sin quemar un gran número de neuronas.

Una novela de premio, merecido aun sin haber leído a la competencia, un libro en el que no ha hecho falta más imaginación que trucar una foto de Juanra para presentarla (yo hubiese optado por una más impactante), 451 páginas de delirante literatura de altura, un regalo para el lector y para regalar a lectores, un volumen que no defrauda (y si lo hace se regala y punto), una novela que comprar porque para eso ha sido escrita, un rinconcito del infierno en la tierra, una novela de suspense distinta para mentes abiertas y abridor de chapas para mentes cerradas, para el encasillamiento y la ortodoxia, etc.

Asuman el riesgo de asomarse a este precipicio y si les entra vértigo, recurran a las pastillas. No les aburro más con mis opiniones. Una buena novela que merece ser leída y... hasta la próxima.

image Reseñado por Francisco Javier Torres Gómez Si quieres hacerte con un ejemplar lo puedes hacer desde el siguiente enlace: El sonido de tu cabello


Sobre esta noticia

Autor:
Librosquevoyleyendo (2178 noticias)
Fuente:
librosquevoyleyendo.com
Visitas:
823
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.