Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Sólo puede quedar uno

18/11/2010 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La suerte está echada. Después de un largo campeonato, iniciado allá por el mes de Febrero en Daytona, la temporada 2010 de la NASCAR Sprint Cup Series se prepara para vivir su último fin de semana. Tres días en los que tres pilotos se juegan el todo por el todo, y en el que solamente uno pasará a la historia por ser campeón. Tras 35 carreras y 10511 extenuantes y divertidas vueltas, todo se reduce a 400 millas.

En lo que está siendo el final de campaña más apretado desde que se utiliza el Chase para definir al campeón, los tres primeros de la general llegan a Miami con todas las opciones del mundo para levantar la copa.

Denny Hamlin es el que manda (o eso dice él...), ya que si gana la carrera, o queda en segunda posición y lidera el mayor número de vueltas, será campeón hagan lo que hagan los demás.

Sencillo, ¿no?

Jimmie Johnson está sólo a 15 puntitos, y viene de recuperar terreno en Phoenix con otra acertada decisión de Chad Knaus. Además, la actuación de su nuevo grupo en el box fue impecable, así que mientras Hamlin tiembla, el tetracampeón se crece.

¿Y qué pasa con el tercero? Harvick ha demostrado ser el piloto más regular durante todo el año, y es el que mejor posición final media tiene en Homestead. Cuando la mayoría se centra en los dos primeros, el número 29 puede teñir de amarillo el Victory Lane de Miami.

Realmente, la igualdad es máxima, y todo puede pasar.

Durante esta semana, los tres pilotos deberán luchar contra sus miedos, deberán lidiar con sus emociones, y deberán preparar la crucial carrera lo mejor posible. Cualquier fallo de concentración, cualquier error, supondrá decir adiós al título.

Mientras Hamlin y Harvick intentan calentar el ambiente con mensajes en las redes sociales, el defensor del título se ha abstraído completamente de todo lo que le rodea.

Hamlin defiende que tiene el campeonato bajo control, por llegar a la última carrera como líder, y Harvick avisa sobre una posible penalización a mitad de carrera, que pueda dejarle al margen. Como respuesta, el mítico Darrell Waltrip les recuerda que lo tendrán muy difícil para batir a Johnson y su equipo.

Todos los aficionados que esperamos con impaciencia la carrera del domingo podemos especular con lo que puede pasar. Lo ideal sería ver una carrera emocionante, donde los tres se la jueguen en la última vuelta, y el que gane la Ford 400 sea el justo campeón. Pero con 43 coches en pista, la suerte jugará un papel fundamental en el desenlace final. En cualquier momento, un lance de carrera puede dar al traste con las aspiraciones de alguno de los tres aspirantes, y convertir a alguno de los demás competidores en el verdadero protagonista del final de campeonato.

Y cómo no, la "Teoría de la Conspiración" puede aparecer de nuevo, ya que la NASCAR también podría erigirse como juez y verdugo a la hora de tomar una decisión que pueda condenar a alguno de los tres candidatos.

En un deporte donde la tecnología, el profesionalismo, la ingeniería y el trabajo duro son elementos primordiales, la suerte es la que manda. Y en Homestead es posible que pueda ser el factor más importante a la hora de decidir el campeón.

Nadie sabe cómo será la carrera, ni lo que ocurrirá durante esas 400 millas. Lo que si es seguro es que, al final, sólo puede quedar uno.

Nota: Según las últimas noticias la Ford 400 será retransmitida en diferido el domingo por la noche por Teledeporte.

© Imágenes ? Nascar

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
2622
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.