Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

La sociedad tunecina quiere ilegalizar el partido de Ben Alí

25/01/2011 14:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La sociedad tunecina no considerará que el proceso democratizador que se está desarrollando en el país ha concluido mientras no se disuelva el nuevo Gobierno interino y se ilegalice el partido del presidente depuesto Zine el Abidine Ben Alí, según las conclusiones de una misión internacional de observación de la Red Euro-Mediterránea de Derechos Humanos (REMDH).

La REMDH ha constatado que los acontecimientos ocurridos entre el 17 diciembre y el 15 de enero constituyen un "alzamiento independiente del pueblo tunecino, exasperado por la falta de libertad, de justicia social y de democracia, así como por la constatación de una corrupción sin precedentes en beneficio de un clan familiar y político".

Una delegación de esta agrupación formada por unas 60 asociaciones pro Derechos Humanos de distintos países, muchas de ellas tunecinas, se entrevistó en la capital del país magrebí entre el 18 y el 22 de enero con representantes de asociaciones de la sociedad civil, sindicalistas, magistrados, periodistas y representantes de los ministerios de Justicia e Interior, entre otros.

Jesús Núñez, miembro de la misión de observación y codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), ha declarado este martes en una rueda de prensa que la REMDH siente, por un lado, "satisfacción por la movilización de un país entero" y, por otro, "inquietud" por lo que vaya a ocurrir a partir de ahora.

En este sentido, ha destacado la "movilización social permanente" que "lidera no un partido político, sino el pueblo tunecino", lo cual es algo "nuevo en el Magreb", pero también ha advertido de que los tunecinos creen que "no basta" con lo que se ha conseguido hasta ahora y que es necesario disolver el Gobierno de transición formado tras la salida de Ben Alí del país, el pasado 14 de enero porque si no, la movilización no alcanzará su objetivo, "el cambio democrático".

También ven imprescindible la ilegalización de la Reagrupación Constitucional Democrática (RCD), el partido en el poder durante el régimen de Ben Alí, por "la persistencia de vínculos entre el Estado y el RCD, como ilustraba hasta hace bien poco la afiliación a esta formación política del presidente en funciones, del primer ministro y de varios de los ministros" designados para asumir las carteras más importantes.

Esta presencia de miembros del antiguo régimen en el nuevo Ejecutivo --los actuales presidente y primer ministro y los ministros de Exteriores, Defensa, Interior y Economía-- "provoca una gran inquietud y rechazo tanto entre los partidos de la oposición como en la sociedad civil", que además opinan que no basta con que esos dirigentes dejen de ser militantes del RCD, según la REMDH.

RIESGO DE PARALIZACIÓN DEL PROCESO

Además, Núñez ha explicado que hay varios factores que pueden "boicotear el proceso de cambio democrático". Como factores internos, la Policía política y las células del RCD, que son "omnipresentes" en Túnez.

Y como factores externos, países como Libia, cuyo dirigente, Muamar Gadafi, ha apoyado a Ben Alí y expresado su malestar por lo que está ocurriendo en el país vecino, y Argelia, donde el Ejército teme un "efecto dominó" y podría querer frenar el proceso tunecino.

Otro asunto preocupante para la REMDH es que las asociaciones tunecinas no saben cuántos presos políticos hay en las cárceles de un país cuyo anterior Gobierno ha estado "violando sistemáticamente los Derechos Humanos" ni cuántas personas murieron o fueron detenidas durante las protestas antigubernamentales de las últimas semanas.

RECOMENDACIONES

Por ello, insta a las autoridades tunecinas a publicar una lista de las personas detenidas en las manifestaciones y a ponerlas en libertad, al igual que a todos los presos de conciencia y a confirmar que la Policía ya no lleva a cabo detenciones arbitrarias y que no maltrata ni tortura.

Asimismo, la REMDH recomienda que se tomen medidas para confiscar los bienes fruto de la corrupción y se detenga a los sospechosos de haber cometido delitos para obtenerlos, que se garantice la libre circulación de todos los tunecinos, se restauren la libertad de prensa y en Internet y la libertad de asociación, se desarticulen los vínculos entre el Estado y el RCD y se satisfagan las necesidades inmediatas de la población.

También considera ineludible que se nombre un Gobierno de transición "que tenga la confianza de la población" y que se realicen las reformas legales necesarias para poder celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales libres y transparentes bajo observación internacional "en un plazo razonable".

Por último, la agrupación euromediterránea reclama que las tres comisiones que analizarán los recientes acontecimientos, la corrupción y la reforma de las instituciones y las leyes sean independientes, dispongan de recursos suficientes y estén compuestas por miembros reconocidos de la sociedad civil y que se cree una comisión independiente para investigar las violaciones graves de Derechos Humanos cometidas desde la independencia de Túnez.

PAPEL DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

La REMDH subraya en su declaración que "la Unión Europea y, especialmente, España, Francia e Italia, que durante décadas han apoyado al régimen de Ben Alí", en este momento deben "apoyar sin reservas al pueblo tunecino".

Núñez ha criticado el "cinismo" de la comunidad internacional, que al "apostar por la estabilidad, lo cual en Túnez significaba apoyar el 'statu quo'", respaldaba al anterior Gobierno porque Ben Alí "le interesaba como socio, independientemente de las violaciones de los Derechos Humanos" que se cometían en el país.

El codirector del IECAH se ha referido específicamente al Gobierno español, que, a su juicio, "no ha dado un mensaje claro" acerca de los acontecimientos que se desarrollan en Túnez. Ante esta actitud, se ha preguntado "a qué espera" el Ejecutivo para apoyar al "pueblo movilizado".

Núñez ha dicho que "sorprende" que Estados Unidos, desde el otro lado del Atlántico, haya expresado su respaldo al pueblo tunecino y que la mayoría de los gobiernos de los países europeos no lo hayan hecho. "Hay que acompañar los procesos de cambio, y la Unión Europea y los distintos gobiernos nacionales tienen las herramientas para hacerlo", ha señalado.

En cualquier caso, Núñez cree que si el Gobierno interino "supera el momento crítico", que durará "entre dos y tres semanas", y "logra la estabilidad", esto "bastará" para los países de la UE.

Aparte de respaldar el proceso de reforma democrática, la REMDH opina que la comunidad internacional debe colaborar para la incautación de fondos fruto de la corrupción, proporcionar el apoyo financiero que requieren las reformas y la satisfacción de las necesidades económicas y sociales de los tunecinos y oponerse a los intentos de injerencia externa en los asuntos de Túnez. Igualmente, la UE debe revisar todos los acuerdos que tenía con este país.

FUTURO

En cuanto a lo que ocurrirá a partir de ahora, Núnez ha afirmado que a los tunecinos les preocupa la ausencia de un "interlocutor válido" para el proceso democratizador y que ninguna de las personas entrevistadas ha sabido decir quién podría liderar el futuro del país.

Por otra parte, ha añadido, hay que decidir cuándo habrá elecciones presidenciales: si se celebrasen mañana, podría ser precipitado, y si se espera varios meses para que los partidos recién legalizados se organicen y hagan campaña, el paso del tiempo podría frenar el proceso de cambio.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2531
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.