Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Katbyan escriba una noticia?

Smartmetering, ¿qué es esto?

23/02/2011 08:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como base de una futura mejora en la gestión del consumo eléctrico, el gobierno ha legislado la obligatoriedad de instalar contadores inteligentes en los puntos de consumo. ¿Qué son y para qué sirven?

Desde hace más de dos años se encuentra girando y girando en nuestro país la obligación, por parte de las empresas eléctricas, de proceder a la instalación en todos los puntos de consumo de energía de contadores inteligentes. Estos contadores, son capaces de discriminar el consumo realizado en cada momento del día, así como identificar donde en nuestra red están ocurriendo los niveles de consumo más altos y continuos en el tiempo. Además, son capaces de enviar esta información a través de la propia red eléctrica, sobre un sistema de comunicaciones PLC (transmisión de datos sobre el soporte físico de la red eléctrica), y llegar a su destino, donde esta información es susceptible de ser tratada con potentes sistemas de tratamiento masivo de datos.

A destacar que los contadores inteligentes tienen un claro objetivo: optimización del consumo de la energía, mejorando los ratios de su uso y, provocando además de manera paralela reducciones en las emisiones de CO2 a la atmósfera. Si somos capaces de conocer en qué momentos, por incrementos globales de demanda, la energía es más cara; y además identificamos qué elementos de nuestro hogar / empresa son los mayores consumidores de energía; podremos trasladar consumo de estos elementos a períodos de precios más bajos de la energía, y donde previsiblemente el mayor porcentaje de generación esté basado en energías limpias.

Por otra parte, los contadores inteligentes aportarán datos de manera continua que, gestionados por grandes sistemas de tratamiento, ordenación y explotación de la información (BI), serán capaces de proporcionar a las empresas generadoras y distribuidoras de energía datos mucho más precisos de las pautas de consumo, que permitan adaptar las previsiones de generación, según criterios de menor contaminación y costes óptimos, a la demanda estimada en cada momento.

La puesta en marcha del sistema smartmetering (instalación de nuevos contadores + transmisión de datos + recogida, tratamiento de la información + explotación de la información), se anuncia como un nuevo nicho de creación de empleo y, efectivamente así deberá ser. Las empresas elécticas deberían estar ya preparando sus sistemas, formando equipos de especialistas y definiendo las características y dimensiones de un proyecto de altísima inversión, dado que se verá afectado todo el parque de contadores del país, pues todos ellos deberían trasmitir datos continuamente que habrían de ser tratados para ser susceptibles de ser soporte en futuras toma de decisiones, que podría llegar a ser automatizada por un sistema experto.

En los países del norte de Europa hace años superaron ya las experiencias piloto y comenzaron a ejecutar las instalaciones y puesta en marcha del smartmetering

Pero, con España hemos topado, y si bien en los países del norte de Europa hace años superaron ya las experiencias piloto y comenzaron a ejecutar las instalaciones y puesta en marcha del smartmetering; en nuestro país las empresas eléctricas (en teoría beneficiarias a medio largo plazo por la optimización de los recursos energéticos, deficitarios y caros en nuestro país), se encuentran embarcadas en una acción conjunta de presión al Gobierno para que sean, de nuevo los usuarios, quienes paguen de su bolsillo sus necesidades de inversión. Es decir, esta nueva red será propiedad de las empresas eléctricas, pero su instalación y despliegue quieren que sea trasladada al consumidor, quien a la postre no será el beneficiario final en el medio, largo plazo.

De nuevo, nos encontramos con que la inversión en tecnología es tratada como un gasto, un coste a corto plazo que va a reducir los niveles de beneficios de los balances y, o se presiona para que se retrase su ejecución, o se buscan maneras alternativas de no asumirla, repercutiéndola a quien sólo es el consumidor, cuando recordemos su obligatoriedad por las empresas energéticas, para quienes la regulación es el entorno externo en el que se mueven, y sobre el que en teoría no podrían ni deberían influir.

Y mientras tanto los beneficios que podrían aportar a un país con serios problemas de acceso a fuentes de energía, se dilatan y dilatan a costa de balances de enormes beneficios en tiempos de crisis.

Katby@n


Sobre esta noticia

Autor:
Katbyan (55 noticias)
Visitas:
7622
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.