Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Jimenez escriba una noticia?

Ji Sizun, cárcel a un inocente

10/08/2009 03:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ji Sizun

PH2008081202588

Por Lucía Aragón

Hace un año que se efectuaron las Olimpiadas en Pekín y el compromiso del régimen de mejorar su récord en derechos humanos sigue sin cumplir. El sistema judicial chino está más cerca de "El Proceso" de Kafka que de un auténtico estado de derecho.

Ji Sizun es un abogado autodidacta que representó a mucha gente pobre, a veces sin recibir paga. Hace un año, en el cuarto día de las Olimpiadas de Pekín quería manifestarse en uno de los "parques oficiales" de protesta. En lugar de eso terminó en la cárcel.

Liu, un abogado de Pekín de 45 años, viaja regularmente a Fuzhou, la capital de la provincia de Fujian, donde actualmente se encuentran en prisión cuatro de sus clientes. Tres de ellos firmaron la Carta 08 pidiendo una nueva constitución, un nuevo sistema político y finalmente una nueva China. Liu siente un profundo vínculo con las personas que son tratadas injustamente y las defiende legalmente. La televisora alemana Deutsche Welle le otorgó un premio, el régimen chino le negó la visa de salida impidiéndole viajar a Alemania para recibirlo en persona. Otro incidente cotidiano en el juego del poder.

Su cuarto caso en Fujian es especialmente complicado, un hombre que desapareció durante los Juegos Olímpicos. Se trata de Ji Sizun de quien se desconocía su destino. Ahora se sabe que está detenido en la cárcel de Wuyishan, ubicada en medio de un magnifico paisaje declarado patrimonio de la humanidad, por lo cual visitarlo es muy complicado.

¿Por qué fue detenido Ji? ¿Por querer protestar? ¿Por ser un crítico del régimen? ¿Por tratar de dañar la imagen de China durante las Olimpiadas, cuando era primordial? Fue condenado a 3 años de cárcel por algo totalmente ridículo "falsificación intencional de documentos nacionales y sus sellos soberanos". Esto expone el engaño con el que el régimen chino envolvió a un ingenuo COI. Pero también esto suena ridículo puesto que es imposible que el COI y su presidente Jacques Rogge pudieran cerrar los ojos ante la evidente persecución a tibetanos, uigures y a Falun Gong.

Se esperaba que Ji acabara en un campo de trabajos forzados, en reeducación o que fuera asesinado en un presunto accidente. No obstante, fue llevado a la Oficina nacional de apelaciones donde se lleva su caso una vez más a puerta cerrada. Los delegados de su provincia ya lo estaban esperando. Es una característica del sistema chino que cada provincia tiene oficinas de enlace en Pekín y se hacen responsables de su gente cuando se encuentran en la capital.

Como los funcionarios de la apelación no mostraron interés, Ji fue enviado a su provincia y detenido en el Hotel de la Agricultura de la ciudad de Zhangzhou bajo arresto domiciliario. Hasta aquí su búsqueda hubiera sido imposible, las autoridades chinas operan en secreto, los políticos no tienen interés en la transparencia, la policía es un mundo aparte y el poder judicial es una maquinaría anónima, solo se oye hablar de ella en público cuando sirve a los intereses de propaganda del Partido comunista chino. Los temas más sensibles se tratan a puertas cerradas. Pero hasta aquí tenían un grave problema; no tenían de que acusar a Ji. No había caso, no se había cometido ningún crimen, ni siquiera uno menor.

Después de la Revolución Cultural, Ji trabajó en una mina, luego fue asignado como oficinista. Estudió Leyes por su cuenta y se convirtió en un experto jurídico, quienes representan a las personas que no pueden permitirse un abogado. En muchos casos, renunció a sus honorarios si su cliente tenía la razón pero no podía pagar.

Ayudó a defender a los trabajadores migrantes contra los abusos de la policía y defendió en la Corte a mujeres de edad que habían sido expropiadas sin indemnización para construir una represa hidroeléctrica. Ayudó a profesores a recibir su pensión y negoció el pago de daños a las personas víctimas de accidentes de trabajo. En el 2005, logró exponer una red de políticos corruptos en Fuzhou, miembros del partido y agentes de la policía llevándolos a los tribunales. Diecisiete personas fueron acusadas en el caso más sonado y fueron condenados colectivamente a 113 años de prisión. Había acumulado una gran cantidad de enemigos.

Mientras estaba detenido en el Hotel de la Agricultura, la policía "descubrió" documentos incriminatorios en el departamento de Ji: formas selladas que sus clientes tenían que llenar para que fuera su representante legal. Las formas tenían información básica como el nombre del cliente, edad, dirección y estado civil. Todas con el sello de que fueron recibidas por la autoridad judicial con la leyenda "Centro de Justicia- Confirmación de representación legal". La policía y posteriormente el fiscal del distrito dijeron que las formas eran falsificadas y que el falsificador era Ji.

Así tuvieron un caso, del arresto domiciliario fue llevado a un centro de detención al sur de la ciudad. Ahí, Ji fue torturado con privación de sueño, fue interrogado durante horas y luego obligado a permanecer despierto durante 16 horas e incluso hasta de 25 a 30 horas. Hasta ahí se negó a confesar sus supuestos crímenes pero en cuanto lo amenazaron con llevarlo a la celda con los funcionarios que había ayudado a encerrar, dijo lo que querían oír que había falsificado los sellos.

Las autoridades tuvieron su confesión y el 7 de enero ya tenía su condena de 3 años de prisión. Aunque adujo coacción bajo tortura, el juez no lo escuchó.

China tiene leyes y reglamentos. En el caso de Ji no es difícil darse cuenta que la forma trivial en cuestión no es uno de los 13 "documentos nacionales" definidos por la ley y en cuanto a los sellos, la primera frase normativa establece que deben ser redondos y no ovalados como en los documentos de Ji. Las pruebas en las que la corte basó su decisión son las mismas pruebas de la inocencia del condenado.

En la mañana de su detención, en agosto 11 del 2008, Ji dijo: "Hay grandes poderes que están en mi contra, pero no soy el único, somos muchos". Muchos que están luchando por hacer de China un país libre.


Sobre esta noticia

Autor:
José Jimenez (237 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
3321
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.