Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

¿Para qué sirve un presidente de Europa?

20/11/2009 22:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estados Unidos de América Barack Obama. El segundo es menos mediático pero lleva las riendas de la principal potencia emergente, el presidente chino Hu Jintao

Esta semana se han estrechado la mano los dos hombres más importantes del mundo, ninguno de los cuales es europeo. El primero es también una celebridad tan popular como las mayores estrella de cine, el presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama. El segundo es menos mediático pero lleva las riendas de la principal potencia emergente, el presidente chino Hu Jintao.

¿Quién hay en Europa que pueda hablarles en igualdad de condiciones?

La cumbre que se ha celebrado esta nochevenía marcada por la foto del binomio y el desasosiego entre los líderes europeos, sabedores de que individualmente no sirven de contrapeso al equilibrio oriente - occidente entre gigantes.

De este modo lo expresaba el ministro de Exteriores británico David Milliband, quién también ha sonado en las quinielas como "presidenciable" europeo:

Sinceramente, creo que a menos que Europa elija un presidente, nos encontraremos con que un G-2 informal, si no formal, emerge como un eje clave para la toma de decisiones en el mundo: Estados Unidos y China.

La Unión necesita desesperadamente un rostro común que haga valer el peso de sus 495 millones de ciudadanos frente al mundo. Y eso es lo que establece el Tratado de Lisboa por partida doble, un Presidente europeo y un Alto representante de Exteriores. Pero ni las presidencias nacionales han estado nunca excesivamente dispuestas a renunciar a decidir por su cuenta (un ejemplo reciente es el rechazo de España a reconocer la independencia de Kosovo, contra el criterio de la gran mayoría de Europa), ni la ciudadanía se siente involucrada en un proceso que se ha decidido a sus espaldas.

¿Y cuáles serán sus funciones, para empezar?

En su crónica para EFE, José Manuel Sanz hace un excelente pero breve desglose de sus atribuciones. La brevedad no es culpa suya: es por lo escaso que especifica el Tratado.

Para empezar, se le llamará Presidente de la UE, pero técnicamente será el "presidente del Consejo Europeo". Este órgano de gobierno se equipara a los otros tres existentes en la Unión: la Comisión Europea, elConsejo de Ministros y el Parlamento Europeo. El Consejo es la "cúspide de la pirámide" en palabras de Sanz, ya que reúne a los jefes de gobierno de los Estados. La labor del presidente será moderar los debates y generar consenso. Pero no tendrá capacidad decisoria: la presidencia de la UE seguirá siendo rotatoria entre sus miembros.

Fuera del Consejo, el Presidente ejercerá también la representación "en políticas de exteriores y seguridad", pero no usurpará la cabeza de la diplomacia al también nuevo Alto representante. La idea es que sea una referencia constante durante los dos años y medio que dure su mandato, frente a la frecuente y multicolor alternancia de las presidencias rotatorias.

¿Quién hay en Europa que pueda hablarles en igualdad de condiciones?

El Presidente será también vicepresidente de la Comisión Europea, el "poder ejecutivo" que designa a los comisarios y representa a Europa en decisiones referentes a tratados comerciales, política energética, cooperación o ecología. El presidente de la CE será una legislatura más José Manuel Durão Barroso, quien espera la designación del presidente de la UE y la entrada en vigor del Tratado el 1 de diciembre para poder componer la Comisión.

Recapitulando el trabalenguas, Europa tendrá una triarquía de presidentes: Presidente de la UE, Presidente de la CE y Presidente semestral, que a partir de enero será José Luis Rodríguez Zapatero, previsiblemente el primero en experimentar con la nueva 'triple entente' europea.

Hablarle al mundo con una sola voz

En cuanto al cuarto en discordia, el Alto representante, no es en realidad un puesto nuevo ya Javier Solana lo lleva desempeñando diez años. El nuevo Alto representante será un "superministro" de exteriores, sólo dependiente de la Comisión y no de los gobiernos, que tendrá la titánica misión de coordinar y unificar la diplomacia europea.

Sin duda es la división política interna lo que más perjudica el peso de la UE en el mundo. Durante la última crisis de Gaza, Israel se quejó públicamente de que Solana, Francia e Inglaterra estuvieran interviniendo cada uno por su cuenta en nombre de Europa, y les recomendó no sin sorna que "se pusieran primero de acuerdo".

¿Llegará el Presidente de la UE a convertirse en el rostro que el mundo asocie a Europa? Parece difícil, comenzando por el hecho de que sus propios ciudadanos no habrán intervenido en su elección. ¿Qué nos dice ahora mismo el nombre de los elegidos, el primer ministro belga Herman Van Rompuy y la laborista británica Catherine Ashton?

Retos

No habrá un 'fenómeno Obama', ya que el Presidente será un tecnócrata de consenso desconocido para gran parte del continente. Y tampoco encarnará el poder como un Hu Jintao, visto que sus atribuciones son esencialmente representativas. Su primer desafío será hacerse respetar, reto que está en al aire. Lo que sí sabemos es lo que le costará a las arcas: seis millones para él y su equipo.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
5166
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.