Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Síndrome nefrótico: sintomas renales que se controlan con tratamiento

27/11/2009 12:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Proteína en la orina, causas, síntomas, tratamiento, medicamentos, dieta, expectativas, complicaciones, asistencia médica, prevención,

SINDROME NEFROTICO: SINTOMAS RENALES QUE PUEDEN CONTROLARSE CON TRATAMIENTO

Es un grupo de síntomas renales que ocasiona proteína en la orina (que excede 3.5 gramos por día) y grasa, bajos niveles de proteína en la sangre y niveles altos de colesterol e hinchazón.

Causas

El síndrome nefrótico es provocado por diversos trastornos que producen daño renal, particularmente la membrana basal del glomérulo (la unidad anatómica funcional del riñón donde radica la función de aclaramiento o filtración del plasma sanguíneo), lo cual determina de inmediato excreción anormal de proteína en la orina.

En los niños los cambios que trae la enfermedad son mínimos y ocurren entre edades de 2 a 6, mientras que la glomerulonefritis membranosa (un engrosamiento de la membrana basal) es el motivo más común en adultos con una inclinación mayor en hombres.

Esta afección puede ocurrir como resultado de una infección, uso de ciertas drogas, cáncer, trastornos genéticos, enfermedades inmunitarias o que afecten múltiples sistemas corporales, incluyendo diabetes, lupus eritematoso sistémico (lesiones del tejido conjuntivo), mieloma múltiple (forma de cáncer de la médula ósea) y amiloidosis (producción anormal de anticuerpos).

También pueden acompañar trastornos renales, como glomerulonefritis (nflamación de las estructuras internas del riñón), glomeruloesclerosis segmentaria y focal (segmentos de esclerosis renal) y glomerulonefritis mesangiocapilar (inflamación y sangre en la orina).

Síntomas

Hinchazón general alrededor de los ojos, en las extremidades, especialmente en los pies y los tobillos.

Abdomen inflamado.

Edema facial.

Apariencia espumosa en la orina.

Aumento de peso (involuntario) por retención de líquidos.

Poco apetito.

Hipertensión arterial.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es mejorar los síntomas, prevenir las complicaciones y retrasar el daño renal progresivo. Es necesario el tratamiento del trastorno causante de por vida para controlar el síndrome nefrótico.

Los medicamentos corticosteroides, inmunodepresores, antihipertensivos y diuréticos ayudan a controlar los síntomas.

Asimismo, a veces hacen falta antibióticos para infecciones.

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) reducen significativamente el grado de pérdida de proteína en la orina.

Se debe tratar la hipertensión, colesterol alto y altos niveles de triglicéridos para atacar el desarrollo de la ateroesclerosis.

Aunque la limitación de colesterol y grasas saturadas en la dieta es de poco beneficio, porque los altos niveles que acompañan esta afección parecen ser producto de sobreproducción del hígado, más que de excesiva ingesta de grasas.

Dieta

La importancia de dietas altas en proteína es de valor discutible. Muchos pacientes que bajan su consumo experimentan una disminución de la proteína en la orina.

Se recomienda una dieta moderada en proteínas (1 gr de proteína por kilogramo de peso corporal al día), sal restringida y reemplazar la vitamina D si el síndrome nefrótico es crónico y no responde a la terapia.

Expectativas

El resultado varía, el síndrome puede ser agudo y a corto plazo, o crónico y sin respuesta a la terapia.

Complicaciones

Ateroesclerosis y cardiopatías conexas.

Trombosis venosa renal (coágulo en vena renal).

Insuficiencia renal aguda o crónica.

Infecciones, incluyendo neumonía neumocócica (infección vírica del tracto respiratorio superior).

Desnutrición.

Sobrecarga de líquidos, insuficiencia cardíaca congestiva, edema pulmonar.

Asistencia médica

Se debe acudir al médico si se presentan síntomas del síndrome, si éstos persisten o surgen: fuerte dolor de cabeza, fiebre, úlceras en la piel, tos, molestia al orinar, o disminución del gasto urinario.

Hay que recurrir a emergencias si se suscitan convulsiones.

Prevención

El tratamiento de las alteraciones causantes del síndrome previene su desarrollo.

Fuente: Charles Silberberg, DO, Private Practice specializing in Nephrology, Affiliated with New York Medical College, Division of Nephrology, Valhalla, NY.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
12152
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.